text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

"El conocimiento se enseña, se reproduce y se produce en la universidad": Vessuri

      
Teniendo en cuenta que la visión de Ciencia, Tecnología e Innovación, CT+I, ha estado en el imaginario del ser humano como una visión de progreso para el futuro, el estudio realizado por Vessuri plantea una serie de profecías sobre los que debería ser el tecnofuturo en ALC, partiendo de la explicación de que todo lo que se informa y documenta, orienta o potencia su realización. <br/><br/> Es así como la promoción de ciertas agendas como racionales y coherentes induce de hecho un futuro tecnológico específico, tanto en escenarios y políticas como en prácticas particulares, mientras que se dejan de lado otros futuros posibles, explica.<br/><br/> En este orden de ideas se plantea la necesidad de crear conocimiento que permita a los países de ALC hallar y desarrollar sus potencialidades. La vía para lograrlo, es sin duda la Educación Superior, (ES), que debe asumir como reto estar a la vanguardia de las necesidades de sus sociedades. <br/><br/> Con dicho contexto, que da a la educación superior el papel de constructora de conocimiento, Vessuri argumenta que la estructura de control científico afecta y es afectada por las representaciones del futuro. De esta forma, contribuimos a elaborar profecías que se realizan en un cierto nivel de realidad, en las cuales las políticas y decisiones prescriptas refuerzan la teoría original, 'probando' su exactitud.<br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Sociedad y universidad</span><br/> La necesidad en la investigación ha crecido poco a poco en ALC. A mediados del Siglo XX se creía que el conocimiento nuevo adquirido a través de la investigación era muy difícil de apropiar, lo que restringió la inversión de los actores económicos y, por consecuencia, limitó la producción y aumentó el consumo de tecnología extranjera. Porque no había necesidad, por tanto, de mecanismos específicos que ayudaran a que el conocimiento fluyera del sector de conocimiento a los mundos económico y social, explica el estudio al referirse a las transformaciones institucionales en el nuevo contexto global.<br/><br/> Pero hace un par de décadas, tras entender que se podía ver de manera diferente la investigación al interior de las universidades, se incrementó en la región la creación de parques científicos y tecnológicos, incubadoras, incentivos fiscales, múltiples iniciativas para proporcionar capital de semilla, políticas de capital de riesgo, incentivos para el personal académico que se comprometiera en tales actividades.<br/><br/> La transformación de la universidad en América Latina y el Caribe, ha sido un proceso, que aunque ha apuntado a frentes ambiguos, ha estado firme y orientada a un cambio importante. Por ejemplo, ha visto la necesidad de establecer bases jurídicas que soporten la producción y transferencia de conocimientos, así como ha generado redes para ello; ha puesto en las agendas su involucramiento e interacción en la vida social y cultural, entre otras.<br/><br/> Es así como esta transformación de la educación superior de ALC le ha permitido a la universidad pública ser protagonista del fuerte remezón, que se ha tenido, y tiene que darse, en la región, que a pesar de un pesado lastre de marginalidad y exclusión de contingentes importantes de la humanidad al que nos enfrentamos, sobre todo cuando la constante en el mundo es una revolución de la inteligencia, la memoria y la inventiva humana. Un reto que de no hacerse adecuadamente pone en riesgo la efectivización de un futuro mejor claramente posible si se superan los obstáculos del presente.<br/><br/> En este contexto, el estudio cuestiona la comercialización de la vida universitaria en el mundo y en ALC: La universidad pública está siendo presionada para reorientar sus actividades y sus recursos a la producción de bienes privados intercambiables en el mercado. Se viene imponiendo en las políticas públicas y prácticas universitarias la orientación hacia el mercado como fin último y como modo de supervivencia de las instituciones de educación superior, introduciendo una serie de conceptos y nociones cuya adopción resulta problemática y a veces traumática.<br/><br/> Al citar al filósofo Michel Serres, 'las nuevas tecnologías nos condenan como especie a volvernos más inteligentes', la autora analiza que la revolución de la información repercute y cambia nuestra relación con el mundo y genera una transformación cognitiva y cultural en las facultades de la memoria, la imaginación y la razón. <br/><br/> Es así como la universidad debe asumir la convergencia de este proceso con el de la globalización, la degradación ambiental, la sociedad de alto riesgo y la brecha creciente entre quienes aprenden y los otros. Una diferencia que creará una demanda de instituciones orientadas a entender lo que sucede en la naturaleza y en la sociedad. Tendencia que, según la autora hará que probablemente el 'aprendizaje lento y profundo' renazca espontáneamente en los próximos años, pero que debe asumirse. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Educación y fuerza de trabajo </span><br/> De igual manera, el análisis de Vessuri también se refiere a lo laboral. Al respecto dice que la sustitución de trabajo por capital ha estado acompañada por un aumento continuado en el uso de energía y de materias primas, que condujo a una sobreexplotación de los recursos ambientales. Por el otro, las estrategias de negocio fueron impulsadas por consideraciones de ahorro de mano de obra hasta el punto en que la ganancia de productividad a nivel del negocio es crecientemente neutralizada por un aumento en los costos de la sociedad.<br/><br/> Razón por la cual los requerimientos financieros de los arreglos de seguridad social incrementaron aún más los costos indirectos de la fuerza de trabajo, intensificando las tendencias hacia el ahorro de fuerza de trabajo, pues el incremento en ella aumenta los precios y disminuye la competitividad en el mercado. Es así como la tecnología más sofisticada se instala en los lugares en donde la mano de obra es más barata.<br/><br/> El reto de la educación superior es el diseño y desarrollo de estrategias que disminuyan a estratificación y rigidización sistémica. Estas serán complejas y buscarán resolver y superar la crisis pedagógica y la restricción espacial al locus específico y limitante del salón de clases, en camino a una utilización pertinente y eficiente de los instrumentos y dispositivos pedagógicos del futuro. Los contenidos se harán crecientemente accesibles en línea, y la educación no será ya 'transmitir conocimientos o saberes' sino que ella misma será reinventada, plantea la investigación.<br/><br/> De igual manera, los desafíos de la ES estarán encaminados a buscar el desarrollo de nuevas aptitudes de comportamiento, como el espíritu de iniciativa, la capacidad de trabajar en equipo, la polivalencia y la movilidad, entre otras, aptitudes que se convertirán en un gran valor en el mundo de trabajo y que han estado en detrimento en los países desarrollados.<br/><br/> Al respecto la investigación plantea que en América Latina, el Caribe y el resto del mundo periférico, ex colonias o no, se agudizarán los intentos de construir sus propias instituciones de educación superior imitando los modelos del mundo desarrollado y tratando de compartir su mismo estilo y estándar de vida, en lugar de buscar resolver sus problemas prácticos siendo más originales y creativos. Pero también crecerán los intentos de inventar una nueva cultura, opuesta a la violencia y deseosa de proteger la naturaleza. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Necesidades de investigación</span><br/> La tendencia en investigación son las tecnologías convergentes, con este nombre se hace referencia a la combinación sinérgica de diferentes tecnologías transformadoras, que constituyen la combinación del conocimiento para la manipulación de la materia viva con la inerte (ETC, 2003), teniendo como objetivo final, impactar directamente a sectores estructurales de la economía, lo político, social y ambiental, define el estudio. <br/><br/> Estas tecnologías transformadoras son: la nanociencia y nanotecnología; la biotecnología y biomedicina, incluyendo la ingeniería genética; la tecnología de la información, incluyendo comunicación y computación avanzada; y las ciencias cognitivas, incluyendo la neurociencia cognitiva (nano-bio-info-cogno, NBIC). <br/><br/> Para explicar su importancia la autora afirma que el paradigma de la convergencia se ha modificado con la llegada de la nanotecnología, ya que con ella la materia, compuesta de moléculas, puede reconstruirse prácticamente de nuevo a través de la nanoescala.<br/><br/> Entonces la generación de conocimiento sobre estas es un reto para ALC, pues a diferencia de los países en desarrollo, en donde su producción y uso se ha generalizado sin regulaciones claras, la previsión de riesgos ambientales, sociales, económicos y el uso adecuado de sus recursos naturales, marcarán una diferencia, pues se prevé que la producción de nuevos materiales basados en las nanotecnologías y otras tecnologías convergentes puede tener efectos nefastos en las economías de los países en desarrollo al permitir la sustitución de materias primas por productos más económicos y libres de condicionamientos geográficos y/o climáticos, incrementando las diferencias entre los países del Norte y del Sur, plantea.<br/><br/> En su estudio Vessuri sostiene que, en los países de la región es posible encontrar, además de las comunidades científicas y de los tomadores de decisiones en el ámbito de las políticas públicas, otros actores directamente interesados así como diferentes organizaciones, que tienen un papel cada vez más importante en la discusión y definición de políticas y naturalmente en la construcción de una conciencia pública sobre el impacto de la tecnología.<br/><br/> Pero como la investigación sobre el tema aún se está fortaleciendo, el conocimiento sobre la prevención no se ha tomado en cuenta, y en consecuencia se toman crecientemente decisiones de política pública en base a información incompleta, fragmentada y pobre, o por la influyente presencia de instituciones y 'expertos' inadecuadamente preparados para comprender y enfrentar los desafíos que imponen las tecnologías transformativas y convergentes. En ese terreno las funciones de la Universidad y de la educación superior son cruciales en la etapa de transición.<br/><br/> En este sentido las universidades, el sector productivo y los gobiernos deben, en opinión de la autora, enfrentar los desafíos de la convergencia de manera coordinada, de manera que se pueda asegurar protección de la población y la naturaleza, además de mejorar la calidad de vida de la sociedad.<br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> CT+I y universidad</span><br/> En el mundo poco a poco ha aumentado la conciencia de la sostenibilidad. Una urgencia a la que se debe dar soluciones inmediatas y que requiere de un cambio radical en la manera de producción y consumo. <br/><br/> Debido a la diferencias de consumo entre los países ricos, en vía de desarrollo y pobres, los países de ALC tienen una gran ventaja pues pueden orientar si investigación al cambio de las tendencias de consumo y producción, hallando la mejor manera de optimizar su riqueza. Vessuri afirma al respecto que se necesitan las perspectivas del Sur para ayudar a analizar comportamiento y valores vinculados al consumo, y ayudar al Norte a desarrollar políticas y prácticas para reducir niveles de consumo excesivos.<br/><br/> Un ejemplo de ello es que, la 'geografía distorsionada del consumo' indica que el consumo general del quinto más rico de la población mundial es 16 veces el del quinto más pobre. El cambio es crucial en la escala individual, organizacional (dentro de, y entre organizaciones) e igualmente en la escala social (entre sistemas funcionalmente autónomos, con su propio código operación), enfatiza el documento.<br/><br/> La generalización de esta necesidad ha prendido las alarmas en el mundo, porque, sin duda, el mismo avance científico y tecnológico de la humanidad ha conducido un agotamiento de la biodiversidad y ha llevado a la desmejora en las condiciones naturales del plantea. El desarrollo sustentable, es aquel capaz de responder a las necesidades del presente, sin comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras satisfagan las suyas. El desarrollo sustentable ha estado ligado muchos años a un conocimiento diferente al de la ciencia, en donde los actores sociales conocen la mejor manera de hacerlo. Esto plantea un nuevo desafío para los científicos y tecnólogos que deben entre a construir un diálogo con otros tipo de conocimientos. En años recientes se ha puesto en evidencia el elevado precio que ha tenido que pagar el mundo moderno por rechazar prácticas tradicionales y los conocimientos que las sostienen en diversos campos de aplicación que van desde la medicina hasta la agricultura.<br/><br/> De igual manera, el abordaje de la ciencia y la tecnología tiene nuevas y diferentes herramientas como la digitalización, las nuevas tecnologías, la globalización y el surgimiento de la investigación y la innovación en cooperación, que le facilitan el acceso al conocimiento.<br/><br/> El acceso libre a la información científica disponible, que supera algunas restricciones legales, permite a los científicos conocer los avances y esfuerzos que otros colegas han realizado para aumentar las posibilidades de avanzar en nuevos conocimientos y desarrollos. En el mundo, la tendencia en la ciencia-e es la vinculación de la investigación teórica con la aplicación estratégica, para la producción de resultados que lleguen a la industria rápidamente, define el estudio.<br/><br/> Aunque la definición de políticas claras para promover el desarrollo de la CT+I en los países de la región está en marcha, la región enfrenta el desafío especial de tener que estimular programas para integrar métodos innovadores de enseñanza y aprendizaje a través del uso de las TIC y el desarrollo de investigaciones que posibiliten que estudiantes, docentes, científicos e ingenieros puedan trabajar y aprender en ambientes ricos en ciberinfraestructura. El aprendizaje a lo largo de la vida, a través de mecanismos formales e informales, será una parte esencial de la fuerza de trabajo en sociedades en las que el conocimiento estará en continua expansión, concluye el estudio.<br/><br/> Finalmente, la antropóloga Vessuri, en una entrevista para la Conferencia Regional de Educación Superior, CRES 2008, concluyó que aunque los países de ALC han sido tradicionalmente consumidores de ciencia y tecnología, los esfuerzos que se han hecho para cambiar esta realidad, son enormes. Pero que para mejorar esta visión, es necesario que la ciencia, tecnología e innovación se democratizarse con calidad (en la región), en las mejores condiciones de producción de conocimiento.<br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Colombia en la búsqueda del conocimiento</span><br/> Sobre la posición de Colombia frente a la construcción de conocimiento, destacó que tras su experiencia personal del Instituto Colombiano para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, Colciencias, me asombró el desarrollo de Colciencias y su aporte a la actividad científica nacional, con construcción de una estrategia de país hacia la tecnología.<br/><br/> Y agrega que en ese sentido Colombia ha dado pasos importantes que se reflejan en su modernización, ese es el tipo de logros que vale la pena destacar donde se ha apostado a desarrollar capacidades científicas, becas y nuevos investigadores. De manera que eso nos muestra un posible camino a seguir y Colciencias es una institución muy interesante y muy valiosa.<br/><br/> Por otro lado, la ministra de educación de Colombia, María Cecilia Vélez White, desatacó que el papel de la universidad en muy importante, porque es desde allí en donde se inicia la construcción una sociedad del conocimiento, en la que la investigación, los descubrimientos y la productividad es lo que realmente le está dando un mejor nivel de vida a la gente, mejorando las condiciones económicas, inclusive, no sólo las condiciones económicas, sino también las espirituales.<br/><br/> Es por esta razón que para la ministra colombiana la universidad cumple un papel clave, muy especialmente en éste país, porque es por allí, por las universidades, por donde corren todos estos nutrientes de la sociedad del conocimiento. <br/><br/>
Teniendo en cuenta que la visión de Ciencia, Tecnología e Innovación, CT+I, ha estado en el imaginario del ser humano como una visión de progreso para el futuro, el estudio realizado por Vessuri plantea una serie de profecías sobre los que debería ser el tecnofuturo en ALC, partiendo de la explicación de que todo lo que se informa y documenta, orienta o potencia su realización.

Es así como "la promoción de ciertas agendas como racionales y coherentes induce de hecho un futuro tecnológico específico, tanto en escenarios y políticas como en prácticas particulares, mientras que se dejan de lado otros futuros posibles", explica.

En este orden de ideas se plantea la necesidad de crear conocimiento que permita a los países de ALC hallar y desarrollar sus potencialidades. La vía para lograrlo, es sin duda la Educación Superior, (ES), que debe asumir como reto estar a la vanguardia de las necesidades de sus sociedades.

Con dicho contexto, que da a la educación superior el papel de constructora de conocimiento, Vessuri argumenta que "la estructura de control científico afecta y es afectada por las representaciones del futuro. De esta forma, contribuimos a elaborar profecías que se realizan en un cierto nivel de realidad, en las cuales las políticas y decisiones prescriptas refuerzan la teoría original, 'probando' su exactitud".


Sociedad y universidad
La necesidad en la investigación ha crecido poco a poco en ALC. A mediados del Siglo XX se creía que el conocimiento nuevo adquirido a través de la investigación era muy difícil de apropiar, lo que restringió la inversión de los actores económicos y, por consecuencia, limitó la producción y aumentó el consumo de tecnología extranjera. Porque "no había necesidad, por tanto, de mecanismos específicos que ayudaran a que el conocimiento fluyera del sector de conocimiento a los mundos económico y social", explica el estudio al referirse a las transformaciones institucionales en el nuevo contexto global.

Pero hace un par de décadas, tras entender que se podía ver de manera diferente la investigación al interior de las universidades, se incrementó en la región la creación de parques científicos y tecnológicos, incubadoras, incentivos fiscales, múltiples iniciativas para proporcionar capital de semilla, políticas de capital de riesgo, incentivos para el personal académico que se comprometiera en tales actividades.

La transformación de la universidad en América Latina y el Caribe, ha sido un proceso, que aunque ha apuntado a frentes ambiguos, ha estado firme y orientada a un cambio importante. Por ejemplo, ha visto la necesidad de establecer bases jurídicas que soporten la producción y transferencia de conocimientos, así como ha generado redes para ello; ha puesto en las agendas su involucramiento e interacción en la vida social y cultural, entre otras.

Es así como esta transformación de la educación superior de ALC le ha permitido a la universidad pública ser protagonista del fuerte remezón, que se ha tenido, y tiene que darse, en la región, que a pesar de "un pesado lastre de marginalidad y exclusión de contingentes importantes de la humanidad" al que nos enfrentamos, sobre todo cuando la constante en el mundo es una revolución de la inteligencia, la memoria y la inventiva humana. Un reto que de no hacerse adecuadamente "pone en riesgo la efectivización de un futuro mejor claramente posible si se superan los obstáculos del presente".

En este contexto, el estudio cuestiona la comercialización de la vida universitaria en el mundo y en ALC: "La universidad pública está siendo presionada para reorientar sus actividades y sus recursos a la producción de bienes privados intercambiables en el mercado. Se viene imponiendo en las políticas públicas y prácticas universitarias la orientación hacia el mercado como fin último y como modo de supervivencia de las instituciones de educación superior, introduciendo una serie de conceptos y nociones cuya adopción resulta problemática y a veces traumática".

Al citar al filósofo Michel Serres, 'las nuevas tecnologías nos condenan como especie a volvernos más inteligentes', la autora analiza que "la revolución de la información repercute y cambia nuestra relación con el mundo y genera una transformación cognitiva y cultural en las facultades de la memoria, la imaginación y la razón".

Es así como la universidad debe asumir "la convergencia de este proceso con el de la globalización, la degradación ambiental, la sociedad de alto riesgo y la brecha creciente entre quienes aprenden y los otros". Una diferencia que creará una demanda de instituciones orientadas a entender lo que sucede en la naturaleza y en la sociedad. Tendencia que, según la autora "hará que probablemente el 'aprendizaje lento y profundo' renazca espontáneamente en los próximos años", pero que debe asumirse.


Educación y fuerza de trabajo
De igual manera, el análisis de Vessuri también se refiere a lo laboral. Al respecto dice que "la sustitución de trabajo por capital ha estado acompañada por un aumento continuado en el uso de energía y de materias primas, que condujo a una sobreexplotación de los recursos ambientales. Por el otro, las estrategias de negocio fueron impulsadas por consideraciones de ahorro de mano de obra hasta el punto en que la ganancia de productividad a nivel del negocio es crecientemente neutralizada por un aumento en los costos de la sociedad".

Razón por la cual "los requerimientos financieros de los arreglos de seguridad social incrementaron aún más los costos indirectos de la fuerza de trabajo, intensificando las tendencias hacia el ahorro de fuerza de trabajo", pues el incremento en ella aumenta los precios y disminuye la competitividad en el mercado. Es así como la tecnología más sofisticada se instala en los lugares en donde la mano de obra es más barata.

El reto de la educación superior es el diseño y desarrollo de estrategias que disminuyan a estratificación y rigidización sistémica. Estas serán complejas y buscarán "resolver y superar la crisis pedagógica y la restricción espacial al locus específico y limitante del salón de clases, en camino a una utilización pertinente y eficiente de los instrumentos y dispositivos pedagógicos del futuro. Los contenidos se harán crecientemente accesibles en línea, y la educación no será ya 'transmitir conocimientos o saberes' sino que ella misma será reinventada", plantea la investigación.

De igual manera, los desafíos de la ES estarán encaminados a buscar el desarrollo de nuevas aptitudes de comportamiento, como el espíritu de iniciativa, la capacidad de trabajar en equipo, la polivalencia y la movilidad, entre otras, aptitudes que se convertirán en un gran valor en el mundo de trabajo y que han estado en detrimento en los países desarrollados.

Al respecto la investigación plantea que "en América Latina, el Caribe y el resto del mundo periférico, ex colonias o no, se agudizarán los intentos de construir sus propias instituciones de educación superior imitando los modelos del mundo desarrollado y tratando de compartir su mismo estilo y estándar de vida, en lugar de buscar resolver sus problemas prácticos siendo más originales y creativos. Pero también crecerán los intentos de inventar una nueva cultura, opuesta a la violencia y deseosa de proteger la naturaleza".


Necesidades de investigación
La tendencia en investigación son las tecnologías convergentes, "con este nombre se hace referencia a la combinación sinérgica de diferentes tecnologías transformadoras, que constituyen la combinación del conocimiento para la manipulación de la materia viva con la inerte (ETC, 2003), teniendo como objetivo final, impactar directamente a sectores estructurales de la economía, lo político, social y ambiental", define el estudio.

Estas tecnologías transformadoras son: la nanociencia y nanotecnología; la biotecnología y biomedicina, incluyendo la ingeniería genética; la tecnología de la información, incluyendo comunicación y computación avanzada; y las ciencias cognitivas, incluyendo la neurociencia cognitiva (nano-bio-info-cogno, NBIC).

Para explicar su importancia la autora afirma que "el paradigma de la convergencia se ha modificado con la llegada de la nanotecnología, ya que con ella la materia, compuesta de moléculas, puede reconstruirse prácticamente de nuevo a través de la nanoescala".

Entonces la generación de conocimiento sobre estas es un reto para ALC, pues a diferencia de los países en desarrollo, en donde su producción y uso se ha generalizado sin regulaciones claras, la previsión de riesgos ambientales, sociales, económicos y el uso adecuado de sus recursos naturales, marcarán una diferencia, pues "se prevé que la producción de nuevos materiales basados en las nanotecnologías y otras tecnologías convergentes puede tener efectos nefastos en las economías de los países en desarrollo al permitir la sustitución de materias primas por productos más económicos y libres de condicionamientos geográficos y/o climáticos, incrementando las diferencias entre los países del Norte y del Sur", plantea.

En su estudio Vessuri sostiene que, "en los países de la región es posible encontrar, además de las comunidades científicas y de los tomadores de decisiones en el ámbito de las políticas públicas, otros actores directamente interesados así como diferentes organizaciones, que tienen un papel cada vez más importante en la discusión y definición de políticas y naturalmente en la construcción de una conciencia pública sobre el impacto de la tecnología".

Pero como la investigación sobre el tema aún se está fortaleciendo, el conocimiento sobre la prevención no se ha tomado en cuenta, y en consecuencia "se toman crecientemente decisiones de política pública en base a información incompleta, fragmentada y pobre, o por la influyente presencia de instituciones y 'expertos' inadecuadamente preparados para comprender y enfrentar los desafíos que imponen las tecnologías transformativas y convergentes. En ese terreno las funciones de la Universidad y de la educación superior son cruciales en la etapa de transición".

En este sentido las universidades, el sector productivo y los gobiernos deben, en opinión de la autora, enfrentar los desafíos de la convergencia de manera coordinada, de manera que se pueda asegurar protección de la población y la naturaleza, además de mejorar la calidad de vida de la sociedad.


CT+I y universidad
En el mundo poco a poco ha aumentado la conciencia de la sostenibilidad. Una urgencia a la que se debe dar soluciones inmediatas y que requiere de un cambio radical en la manera de producción y consumo.

Debido a la diferencias de consumo entre los países ricos, en vía de desarrollo y pobres, los países de ALC tienen una gran ventaja pues pueden orientar si investigación al cambio de las tendencias de consumo y producción, hallando la mejor manera de optimizar su riqueza. Vessuri afirma al respecto que "se necesitan las perspectivas del Sur para ayudar a analizar comportamiento y valores vinculados al consumo, y ayudar al Norte a desarrollar políticas y prácticas para reducir niveles de consumo excesivos".

Un ejemplo de ello es que, "la 'geografía distorsionada del consumo' indica que el consumo general del quinto más rico de la población mundial es 16 veces el del quinto más pobre. El cambio es crucial en la escala individual, organizacional (dentro de, y entre organizaciones) e igualmente en la escala social (entre sistemas funcionalmente autónomos, con su propio código operación)", enfatiza el documento.

La generalización de esta necesidad ha prendido las alarmas en el mundo, porque, sin duda, el mismo avance científico y tecnológico de la humanidad ha conducido un agotamiento de la biodiversidad y ha llevado a la desmejora en las condiciones naturales del plantea. El desarrollo sustentable, "es aquel capaz de responder a las necesidades del presente, sin comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras satisfagan las suyas". El desarrollo sustentable ha estado ligado muchos años a un conocimiento diferente al de la ciencia, en donde los actores sociales conocen la mejor manera de hacerlo. Esto plantea un nuevo desafío para los científicos y tecnólogos que deben entre a construir un diálogo con otros tipo de conocimientos. "En años recientes se ha puesto en evidencia el elevado precio que ha tenido que pagar el mundo moderno por rechazar prácticas tradicionales y los conocimientos que las sostienen en diversos campos de aplicación que van desde la medicina hasta la agricultura".

De igual manera, el abordaje de la ciencia y la tecnología tiene nuevas y diferentes herramientas como la digitalización, las nuevas tecnologías, la globalización y el surgimiento de la investigación y la innovación en cooperación, que le facilitan el acceso al conocimiento.

El acceso libre a la información científica disponible, que supera algunas restricciones legales, permite a los científicos conocer los avances y esfuerzos que otros colegas han realizado para aumentar las posibilidades de avanzar en nuevos conocimientos y desarrollos. "En el mundo, la tendencia en la ciencia-e es la vinculación de la investigación teórica con la aplicación estratégica, para la producción de resultados que lleguen a la industria rápidamente", define el estudio.

Aunque la definición de políticas claras para promover el desarrollo de la CT+I en los países de la región está en marcha, "la región enfrenta el desafío especial de tener que estimular programas para integrar métodos innovadores de enseñanza y aprendizaje a través del uso de las TIC y el desarrollo de investigaciones que posibiliten que estudiantes, docentes, científicos e ingenieros puedan trabajar y aprender en ambientes ricos en ciberinfraestructura. El aprendizaje a lo largo de la vida, a través de mecanismos formales e informales, será una parte esencial de la fuerza de trabajo en sociedades en las que el conocimiento estará en continua expansión", concluye el estudio.

Finalmente, la antropóloga Vessuri, en una entrevista para la Conferencia Regional de Educación Superior, CRES 2008, concluyó que aunque los países de ALC han sido tradicionalmente consumidores de ciencia y tecnología, los esfuerzos que se han hecho para cambiar esta realidad, son enormes. Pero que para mejorar esta visión, es necesario que "la ciencia, tecnología e innovación se democratizarse con calidad (en la región), en las mejores condiciones de producción de conocimiento".


Colombia en la búsqueda del conocimiento
Sobre la posición de Colombia frente a la construcción de conocimiento, destacó que tras su experiencia personal del Instituto Colombiano para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, Colciencias, "me asombró el desarrollo de Colciencias y su aporte a la actividad científica nacional, con construcción de una estrategia de país hacia la tecnología".

Y agrega que "en ese sentido Colombia ha dado pasos importantes que se reflejan en su modernización, ese es el tipo de logros que vale la pena destacar donde se ha apostado a desarrollar capacidades científicas, becas y nuevos investigadores. De manera que eso nos muestra un posible camino a seguir y Colciencias es una institución muy interesante y muy valiosa".

Por otro lado, la ministra de educación de Colombia, María Cecilia Vélez White, desatacó que el papel de la universidad en muy importante, porque "es desde allí en donde se inicia la construcción una sociedad del conocimiento, en la que la investigación, los descubrimientos y la productividad es lo que realmente le está dando un mejor nivel de vida a la gente, mejorando las condiciones económicas, inclusive, no sólo las condiciones económicas, sino también las espirituales".

Es por esta razón que para la ministra colombiana "la universidad cumple un papel clave, muy especialmente en éste país, porque es por allí, por las universidades, por donde corren todos estos nutrientes de la sociedad del conocimiento".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.