text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

En Uniandes expertos afirmaron que para escribir es necesario tener formación literaria

      
Antonio Orejudo recurrió a símiles con la gastronomía para expresar su visión sobre la mezcla de géneros literarios y el quehacer del escritor. Comparó la preparación del cocido español con la manera como el escritor mezcla todos los recursos que tiene a su alcance para producir obras heterogéneas que se niegan a cualquier clasificación. Dijo también que escribir ajustándose a las normas de un género cualquiera era como cocinar siguiendo una receta.

Por su parte, Reig apuntó que los géneros literarios eran un necesario marco de referencia tanto para el lector como para el escritor, y los contrastó con los géneros de una relación sentimental: "a partir de cierta edad, lo que nos gusta a todos es la mezcla de géneros: acostarte con tu mujer como si fuera un adulterio, tener un ligue de una noche como si fuera la mujer de tu vida, etc. En literatura pasa igual, a partir de cierta edad lo que más nos gusta a todos es jugar a mezclar géneros".

Cuando alguien del público preguntó si creían que la literatura tiene el potencial de producir cambios significativos en la sociedad, Orejudo se mostró bastante escéptico. Dijo que en el siglo XXI, cuando la literatura se disputa la atención de los posibles lectores con la televisión e Internet, ya no cabe hablar de que un libro tenga el potencial de cambiar nada. "Acepto que la literatura tiene la capacidad de movilizar, si por movilizar entendemos las largas filas que se formaron enfrente de las librerías para comprar los libros de Harry Potter", dijo.

Dijo también que lo único que por estos días puede afectar la vida es el desplome de los mercados financieros del mundo. Reig, en cambio, destacó que la literatura tiene un potencial de movilización y cambio probado en siglos anteriores, y se declaró como un individuo cuyo tejido moral está formado por las lecturas acumuladas a lo largo de su vida.

Para terminar, la Decana de la Facultad de Artes y Humanidades, Claudia Montilla, quien moderó la charla, les preguntó si creían que pueden formarse escritores en las universidades o las escuelas de creación literaria. Al respecto, Orejudo respondió con una pregunta: "¿se forman músicos en un conservatorio?".

Advirtió, eso sí, que en su doble condición de escritor y estudioso de la literatura se enfrentaba al peligro de que el crítico se asomara por encima del hombro del escritor con la tentación de interpretar lo que iba escribiendo, de ahí que muchas veces se preguntara si su escritura sería más espontánea si no hubiera cursado estudios literarios.

Reig coincidió con Orejudo y comparó su situación -la suya y la de su colega- con la de la paloma de Kant que se lamentaba porque el aire le impedía hacer toda clase de giros durante el vuelo, sin darse cuenta de que en el vacío sería incapaz de volar: "de la misma manera, nosotros no escribiríamos como lo hacemos si no tuviéramos una formación literaria".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.