text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La Revista Universidad de Antioquia en la Web

      
<p> Este año la publicación llega a su número 300, luego de 75 años de existencia, hecho que la sitúa como una de las publicaciones culturales más antiguas del país y la de mayor permanencia.<br/><br/> El propósito de llegar a un mayor número de lectores nacionales y extranjeros, sin descuidar su calidad intelectual, diversidad y diseño, es lo que motiva a los editores de la publicación a dar este nuevo paso, que es también el de los nuevos tiempos. </p><p><em>Por: Elkin Restrepo<br/> Poeta y cuentista<br/> Director de la <a href=https://www.udea.edu.co/revistaudea target=_blank>Revista Universidad de Antioquia</a></em><br/><br/>  <br/><br/> Hoy, cuando las publicaciones culturales se acaban o se cuentan en los dedos de las manos, reemplazadas por aquellas otras cuyo único afán son las noticias de la farándula o los males del corazón, todo aquello que se ensaña en trivializar la vida, que una revista cultural, emblema por lo demás de una gran Universidad, llegue al número 300, podría decirse que es casi escandaloso. De hecho, buenas o malas, son muy pocas las revistas que en nuestro país lo pueden contar. Y contar bien.<br/><br/> Fundada en mayo de l935 por el Dr. Alfonso Mora Naranjo, quien, junto a la creación de la Biblioteca y la Imprenta de la <a href=https://estudios.universia.net/colombia/institucion/universidad-antioquia target=_blank>Universidad de Antioquia</a>, llevó adelante un punto programático de la Revolución en Marcha de Alfonso López Pumarejo para la Universidad Pública, el espíritu de respeto al conocimiento, a la libertad de opinión y servicio a la verdad, constituyen elementos que se confunden con su naturaleza misma.<br/><br/> Cualesquiera hayan sido los tiempos, buenos o malos (malos como casi siempre sucede en Colombia), este propósito ha prevalecido. Dicho de otra manera, la revista ha representado un frente de resistencia a la barbarie, cualquiera sea su rostro, que en Colombia es feroz con cuanto brote de civilidad se produce.<br/><br/> En ella, basta echar un vistazo a sus cientos de páginas, lo que por fuera se calla, persigue, omite o relega, o simplemente no es apropiado, aquí tiene y ha tenido un lugar, ahora y antes, haciendo eco de la función misma de la Universidad. Que habla del saber, la libertad, la igualdad y la fraternidad, más aún cuando se trata de hacer tabla rasa de ellas.<br/><br/> Un poema, una pintura, un ensayo, un documento científico, una crónica periodística, una fotografía, adquieren su verdadero sentido cuando, al publicarse, ponen de manifiesto una fuerza espiritual que cierra el paso al bárbaro y al violento y muestra lo mejor del ser humano, dándonos de paso valor, fortaleciéndonos para no caer.<br/><br/> Cuando en Medellín, para hablar de tiempos cercanos, nadie daba nada por la vida de nadie, la revista estuvo ahí, sin dejar de publicarse, divulgando el trabajo de los escritores y pensadores, de aquí y allá, que además de ofrecernos placer y conocimiento, ofrecían también una razón y un sentido a la existencia.<br/><br/> Fuera de las grandes palabras, podría decirse que ésta es una revista que tiene siempre en cuenta al lector, al buen lector, y busca responder a su curiosidad y diversidad de intereses de la mejor manera, sin subyugarlo o someterlo a ortodoxias que maniaten o menoscaben su libertad, sin abusar de él.<br/><br/> Y lo ha hecho, en todo tiempo, gracias al compromiso de un destacado grupo de escritores, investigadores, artistas, periodistas y científicos, nacionales y extranjeros, a la responsabilidad y respaldo del gobierno de la Universidad, a los Directores y miembros del Comité Editorial y a los asistentes, diseñadoras y auxiliares.<br/><br/> Las técnicas y programas digitales, incorporados desde hace algún tiempo al trabajo de diseño y producción, la han beneficiado no sólo en una mayor calidad editorial, sino también, que por razón de éstas, bien podemos afirmar, como nunca antes, que somos “contemporáneos de todos los hombres”.<br/><br/> A partir de este número trescientos, de manera simultánea a la versión en imprenta, iniciamos la Página Web para su lectura y consulta desde cualquier lugar del planeta. O de la galaxia, tal como van las cosas.<br/></p>

Este año la publicación llega a su número 300, luego de 75 años de existencia, hecho que la sitúa como una de las publicaciones culturales más antiguas del país y la de mayor permanencia.

El propósito de llegar a un mayor número de lectores nacionales y extranjeros, sin descuidar su calidad intelectual, diversidad y diseño, es lo que motiva a los editores de la publicación a dar este nuevo paso, que es también el de los nuevos tiempos.

Por: Elkin Restrepo
Poeta y cuentista
Director de la Revista Universidad de Antioquia


 

Hoy, cuando las publicaciones culturales se acaban o se cuentan en los dedos de las manos, reemplazadas por aquellas otras cuyo único afán son las noticias de la farándula o los males del corazón, todo aquello que se ensaña en trivializar la vida, que una revista cultural, emblema por lo demás de una gran Universidad, llegue al número 300, podría decirse que es casi escandaloso. De hecho, buenas o malas, son muy pocas las revistas que en nuestro país lo pueden contar. Y contar bien.

Fundada en mayo de l935 por el Dr. Alfonso Mora Naranjo, quien, junto a la creación de la Biblioteca y la Imprenta de la Universidad de Antioquia, llevó adelante un punto programático de la Revolución en Marcha de Alfonso López Pumarejo para la Universidad Pública, el espíritu de respeto al conocimiento, a la libertad de opinión y servicio a la verdad, constituyen elementos que se confunden con su naturaleza misma.

Cualesquiera hayan sido los tiempos, buenos o malos (malos como casi siempre sucede en Colombia), este propósito ha prevalecido. Dicho de otra manera, la revista ha representado un frente de resistencia a la barbarie, cualquiera sea su rostro, que en Colombia es feroz con cuanto brote de civilidad se produce.

En ella, basta echar un vistazo a sus cientos de páginas, lo que por fuera se calla, persigue, omite o relega, o simplemente no es apropiado, aquí tiene y ha tenido un lugar, ahora y antes, haciendo eco de la función misma de la Universidad. Que habla del saber, la libertad, la igualdad y la fraternidad, más aún cuando se trata de hacer tabla rasa de ellas.

Un poema, una pintura, un ensayo, un documento científico, una crónica periodística, una fotografía, adquieren su verdadero sentido cuando, al publicarse, ponen de manifiesto una fuerza espiritual que cierra el paso al bárbaro y al violento y muestra lo mejor del ser humano, dándonos de paso valor, fortaleciéndonos para no caer.

Cuando en Medellín, para hablar de tiempos cercanos, nadie daba nada por la vida de nadie, la revista estuvo ahí, sin dejar de publicarse, divulgando el trabajo de los escritores y pensadores, de aquí y allá, que además de ofrecernos placer y conocimiento, ofrecían también una razón y un sentido a la existencia.

Fuera de las grandes palabras, podría decirse que ésta es una revista que tiene siempre en cuenta al lector, al buen lector, y busca responder a su curiosidad y diversidad de intereses de la mejor manera, sin subyugarlo o someterlo a ortodoxias que maniaten o menoscaben su libertad, sin abusar de él.

Y lo ha hecho, en todo tiempo, gracias al compromiso de un destacado grupo de escritores, investigadores, artistas, periodistas y científicos, nacionales y extranjeros, a la responsabilidad y respaldo del gobierno de la Universidad, a los Directores y miembros del Comité Editorial y a los asistentes, diseñadoras y auxiliares.

Las técnicas y programas digitales, incorporados desde hace algún tiempo al trabajo de diseño y producción, la han beneficiado no sólo en una mayor calidad editorial, sino también, que por razón de éstas, bien podemos afirmar, como nunca antes, que somos “contemporáneos de todos los hombres”.

A partir de este número trescientos, de manera simultánea a la versión en imprenta, iniciamos la Página Web para su lectura y consulta desde cualquier lugar del planeta. O de la galaxia, tal como van las cosas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.