text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La conformación política del peronismo 1945-1955

      
Es probable que el énfasis puesto en las características del liderazgo de Perón hayan opacado, por no decir mutilado, su estudio. Los análisis abundan en publicaciones referentes a la estructura sindical y obrera como columna vertebral del movimiento, pero descuidaron a las otras dos ramas, es decir, a las que hicieron al peronismo político propiamente dicho. Este trabajo propone analizar cómo se llegó a dicha conformación y cuál fue el criterio utilizado para concluir que la mejor manera de organizar al peronismo y respetar sus diferencias era la división en Partido Peronista (PP), Partido Peronista Femenino (PPF) y Confederación General del Trabajo (CGT).<br/><br/><strong>Hacia el peronismo<br/></strong><br/> La jornada del 17 de octubre de 1945 en <a href=https://revistahistoria.universia.cl/articulo/84/%5BRESE%C3%91A%5D-HISTORIA-POLITICA-NUNCA-MAS-MEMORIA-DESAPARICIONES-ARGENTINA.html target=_blank><strong>Argentin</strong></a>a tuvo varias derivaciones, entre ellas, la restitución del coronel Juan Domingo Perón al centro de la escena política, convertido en un visible líder popular y candidato a la presidencia de la nación. Lo más importante fue la súbita revelación de esa base social cultivada por Perón y su transformación en nuevo actor político que le valió un apoyo diferente del que hasta entonces le habían dado los dirigentes sindicales, que se vieron obligados a encabezar una movilización obrera que los superaba. Esto derivó en un conflicto por la apropiación de la resurrección de Perón y el manejo de las bases. Esta disputa se mantuvo, en esencia, a lo largo de los años, y se contrapone con la imagen de un campo rígido y uniforme de las fuerzas del peronismo inicial.<br/><br/> El ascendiente sobre la masa lo tenía Perón; el resto era la <a href=https://revistahistoria.universia.cl/articulo/94/%5BRESE%C3%91A%5D-BUENOS-AIRES-ARMAS-REVOLUCION-1880-HILDA-SABATO.html target=_blank><strong>construcción política</strong></a>. De allí que su reposicionamiento también dejara en claro la necesidad de organizar y amalgamar a los heterogéneos apoyos ante el súbito llamado a <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/10/28/652176/cristina-fernandez-convierte-primera-mujer-electa-presidenta-argentina.html target=_blank><strong>elecciones</strong></a> realizado por el presidente Edelmiro J. Farrell, que obligó a los sectores allegados a Perón a organizarse y limar rápidamente posibles asperezas a fin de conformar una alianza que lo llevara a la presidencia de la nación. En torno a él se nuclearon fuerzas de distinto origen social, composición, ideología y número, que buscaban perpetuar las políticas sociales y laborales implementadas durante su gestión.<br/><br/><a href=https://revistahistoria.universia.cl/pdfs_revistas/articulo_128_1293464126781.pdf target=_blank><strong>Artículo completo en formato pdf </strong></a>
Es probable que el énfasis puesto en las características del liderazgo de Perón hayan opacado, por no decir mutilado, su estudio. Los análisis abundan en publicaciones referentes a la estructura sindical y obrera como columna vertebral del movimiento, pero descuidaron a las otras dos ramas, es decir, a las que hicieron al peronismo político propiamente dicho. Este trabajo propone analizar cómo se llegó a dicha conformación y cuál fue el criterio utilizado para concluir que la mejor manera de organizar al peronismo y respetar sus diferencias era la división en Partido Peronista (PP), Partido Peronista Femenino (PPF) y Confederación General del Trabajo (CGT).

Hacia el peronismo

La jornada del 17 de octubre de 1945 en Argentina tuvo varias derivaciones, entre ellas, la restitución del coronel Juan Domingo Perón al centro de la escena política, convertido en un visible líder popular y candidato a la presidencia de la nación. Lo más importante fue la súbita revelación de esa base social cultivada por Perón y su transformación en nuevo actor político que le valió un apoyo diferente del que hasta entonces le habían dado los dirigentes sindicales, que se vieron obligados a encabezar una movilización obrera que los superaba. Esto derivó en un conflicto por la apropiación de la resurrección de Perón y el manejo de las bases. Esta disputa se mantuvo, en esencia, a lo largo de los años, y se contrapone con la imagen de un campo rígido y uniforme de las fuerzas del peronismo inicial.

El ascendiente sobre la masa lo tenía Perón; el resto era la construcción política. De allí que su reposicionamiento también dejara en claro la necesidad de organizar y amalgamar a los heterogéneos apoyos ante el súbito llamado a elecciones realizado por el presidente Edelmiro J. Farrell, que obligó a los sectores allegados a Perón a organizarse y limar rápidamente posibles asperezas a fin de conformar una alianza que lo llevara a la presidencia de la nación. En torno a él se nuclearon fuerzas de distinto origen social, composición, ideología y número, que buscaban perpetuar las políticas sociales y laborales implementadas durante su gestión.

Artículo completo en formato pdf

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.