text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El sector textil en Colombia trata de reinventarse tras años de dificultades

      
El fondo fue presentado con poca fanfarria durante<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/colombiatex/ target=_blank><strong> Colombiatex</strong></a>, la feria anual que celebran en Medellín los fabricantes nacionales de textiles y ropa para mostrar sus mercancías a los compradores extranjeros. No obstante, su presentación fue un rayo de luz en un sombrío evento en el que un expositor tras otro se quejaba de las dificultades que tenían para competir frente a las importaciones asiáticas de textiles y ropa, de las cuales casi la mitad son ilegales o copias falsas de marcas que a menudo se venden a un precio significativamente inferior al precio del bien colombiano comparable. Según<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Andi/ target=_blank><strong> ANDI</strong></a>, la principal asociación empresarial del país, la mayor parte de esos bienes ilegales proceden de <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/china/ target=_blank><strong>China</strong></a>.<br/><br/> Aunque factor determinante, la amenaza asiática no ha sido el único culpable de la situación del sector textil en<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Colombia/ target=_blank><strong> Colombia</strong></a>. Paula Trujillo, directora de competitividad de <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/INEXMODA/ target=_blank><strong>InExModa</strong></a>, la asociación comercial del sector que patrocina Colombiatex, afirma que parte de culpa reside en el propio sector, que ha crecido de forma satisfactoria durante años bajo la protección de un sistema internacional de cuotas y un régimen cambiario favorable entre el dólar estadounidense y el peso colombiano pero invirtiendo poco en <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/tecnolog%C3%ADas/ target=_blank><strong>nuevas tecnologías</strong></a> y mercados. “No estábamos caminando a la misma velocidad y con la misma agilidad que otros países”, explica. “Perdimos el tren y ahora tenemos que reinventarnos”.<br/><br/> La conjunción de estos y otros factores ha tenido un resultado muy doloroso. En los últimos años las ventas de textiles y ropa fabricados en Colombia se han estancado en los 5.000 millones anuales, y eso a pesar del fuerte crecimiento del resto de la <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Econom%C3%ADa/ target=_blank><strong>economía</strong></a>. Según Eduardo Botero, director ejecutivo de InExModa, aún es más preocupante que las exportaciones hayan caído el pasado año un 45%, hasta los 1.100 millones de dólares cuando en 2008 alcanzaban los 2.000 millones de dólares. Pocas son las <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/empresas/ target=_blank><strong>empresas</strong></a> que han salido indemnes. Incluso Coltejer, todo un icono en Colombia que da nombre al edificio más alto de Medellín, ha estado al borde de la bancarrota en los últimos años y está intentando por todos los medios reestructurarse. Los trabajadores también están pagando un elevado precio; según ANDI el sector textil y de ropa ha perdido 35.000 <a href=https://empleos.universia.net.co/ target=_blank><strong>empleos</strong></a> -15% del total-, en los últimos dos años.<br/><br/> Lea el artículo completo en <a href=https://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=2031&language=spanish target=_blank><strong>Universia Knowledge@Wharton</strong></a>.<br/><br/>
El fondo fue presentado con poca fanfarria durante Colombiatex, la feria anual que celebran en Medellín los fabricantes nacionales de textiles y ropa para mostrar sus mercancías a los compradores extranjeros. No obstante, su presentación fue un rayo de luz en un sombrío evento en el que un expositor tras otro se quejaba de las dificultades que tenían para competir frente a las importaciones asiáticas de textiles y ropa, de las cuales casi la mitad son ilegales o copias falsas de marcas que a menudo se venden a un precio significativamente inferior al precio del bien colombiano comparable. Según ANDI, la principal asociación empresarial del país, la mayor parte de esos bienes ilegales proceden de China.

Aunque factor determinante, la amenaza asiática no ha sido el único culpable de la situación del sector textil en Colombia. Paula Trujillo, directora de competitividad de InExModa, la asociación comercial del sector que patrocina Colombiatex, afirma que parte de culpa reside en el propio sector, que ha crecido de forma satisfactoria durante años bajo la protección de un sistema internacional de cuotas y un régimen cambiario favorable entre el dólar estadounidense y el peso colombiano pero invirtiendo poco en nuevas tecnologías y mercados. “No estábamos caminando a la misma velocidad y con la misma agilidad que otros países”, explica. “Perdimos el tren y ahora tenemos que reinventarnos”.

La conjunción de estos y otros factores ha tenido un resultado muy doloroso. En los últimos años las ventas de textiles y ropa fabricados en Colombia se han estancado en los 5.000 millones anuales, y eso a pesar del fuerte crecimiento del resto de la economía. Según Eduardo Botero, director ejecutivo de InExModa, aún es más preocupante que las exportaciones hayan caído el pasado año un 45%, hasta los 1.100 millones de dólares cuando en 2008 alcanzaban los 2.000 millones de dólares. Pocas son las empresas que han salido indemnes. Incluso Coltejer, todo un icono en Colombia que da nombre al edificio más alto de Medellín, ha estado al borde de la bancarrota en los últimos años y está intentando por todos los medios reestructurarse. Los trabajadores también están pagando un elevado precio; según ANDI el sector textil y de ropa ha perdido 35.000 empleos -15% del total-, en los últimos dos años.

Lea el artículo completo en Universia Knowledge@Wharton.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.