text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Quiere alquilar la habitación libre? La creciente popularidad del consumo colaborativo

      
Todo fue en vano. Pero después de recibir financiación y orientación de la incubadora Y Combinator, en 2009, la <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/empresa/ target=_blank><strong>empresa </strong></a>emergente despegó. Airbnb —el nombre de la empresa era, originalmente, Airbed and Breakfast [colchón inflable y desayuno] en referencia a los colchones inflables que suelen utilizar los huéspedes— tiene catalogadas 16.000 ciudades en todo el mundo y ya ha hecho reservas para más de dos millones de noches.<br/><br/> Lo que aquellos inversores de capital riesgo no percibieron fue la tendencia cada vez más fuerte denominada hoy en día "consumo colaborativo". La idea central de la nueva tendencia de "consumo colaborativo" consiste en que tecnologías como Internet y los smartphones pueden ayudar al consumidor a transformar en <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/dinero/ target=_blank><strong>dinero</strong></a> los activos que posee —el coche o la casa, por ejemplo— de una manera que antes era difícil o simplemente imposible de lograr.<br/><br/> "Hay dos fuerzas en convergencia", dice David Bell, profesor de Marketing de <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/wharton/ target=_blank><strong>Wharton</strong></a>: "La primera de ellas es la idea de que es mejor tener acceso a alguna cosa que poseerla. La segunda consiste en la percepción de que mucha gente cuenta con recursos poco usados.<br/><br/> Es posible, por ejemplo, que alguien tenga un coche que esté parado 22 horas al día. El combustible que pone el sistema a funcionar es la<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Tecnolog%C3%ADa/ target=_blank><strong> tecnología</strong></a> y los medios sociales, como se ve en el caso de las aplicaciones para el iPhone, que crean mercados donde antes no había nada".<br/><br/> Lea el artículo completo en<a href=https://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=2102&language=spanish target=_blank><strong> Universia Knowledge@Wharton</strong></a>.<br/><br/>
Todo fue en vano. Pero después de recibir financiación y orientación de la incubadora Y Combinator, en 2009, la empresa emergente despegó. Airbnb —el nombre de la empresa era, originalmente, Airbed and Breakfast [colchón inflable y desayuno] en referencia a los colchones inflables que suelen utilizar los huéspedes— tiene catalogadas 16.000 ciudades en todo el mundo y ya ha hecho reservas para más de dos millones de noches.

Lo que aquellos inversores de capital riesgo no percibieron fue la tendencia cada vez más fuerte denominada hoy en día "consumo colaborativo". La idea central de la nueva tendencia de "consumo colaborativo" consiste en que tecnologías como Internet y los smartphones pueden ayudar al consumidor a transformar en dinero los activos que posee —el coche o la casa, por ejemplo— de una manera que antes era difícil o simplemente imposible de lograr.

"Hay dos fuerzas en convergencia", dice David Bell, profesor de Marketing de Wharton: "La primera de ellas es la idea de que es mejor tener acceso a alguna cosa que poseerla. La segunda consiste en la percepción de que mucha gente cuenta con recursos poco usados.

Es posible, por ejemplo, que alguien tenga un coche que esté parado 22 horas al día. El combustible que pone el sistema a funcionar es la tecnología y los medios sociales, como se ve en el caso de las aplicaciones para el iPhone, que crean mercados donde antes no había nada".

Lea el artículo completo en Universia Knowledge@Wharton.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.