text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Estados Unidos y Europa se levantarán o se hundirán juntos?

      
https://www.thinkstockphotos.com
Thinkstockphotos.com

El día 25 de octubre, la empresa de investigaciones Conference Board informó que la confianza del consumidor americano había descendido hasta niveles no registrados desde el auge de la recesión. Los 12 miembros de una "supercomisión" del Congreso tienen problemas para entenderse, y faltan sólo algunas semanas para que acabe el plazo de presentación de una fórmula que reduzca los déficits presupuestarios de EEUU antes de que entren en vigor de forma automática una serie medidas draconianas. En Europa, los gobiernos discuten como lidiar con la crisis de la deuda de Grecia y de otros países. ¿Las cosas están tan mal como parecen?

Desafortunadamente, sí, dicen los profesores de Wharton especializados en economía y mercados financieros. En una reciente presentación ante el consejo de Wharton, Franklin Allen, Richard Marston y Kent Smetters advirtieron que la recuperación aún va a tardar, y que las condiciones actuales pueden empeorar antes de mejorar. (Para más detalles sobre los desafíos que enfrenta la zona del euro, pulse aquí para ver un vídeo con Allen y Mauro Guillen, profesor de Gestión de Wharton).

¿EEUU ya estaría en recesión? "Técnicamente, no", dijo Smetters, profesor de Negocios y Políticas públicas, añadiendo que un 4% de crecimiento anual del PIB en el segundo trimestre, así como las señales recibidas del mercado de futuros, muestran que los inversores creen que hay un 75% de probabilidades de que el crecimiento prosiga.

Eso no significa, sin embargo, que las condiciones sean buenas. Gran parte del crecimiento está siendo anulado por el aumento de la inflación, de modo que el crecimiento "real", post-inflación, es de sólo un 1,3%, dijo Smetters. El PIB continúa muy por debajo de donde estaría si hubiera mantenido su trayectoria anterior a la recesión, añadió.

Aunque algunas empresas americanas estén divulgando resultados muy buenos, otras no lo están, inclusive grandes bancos. Después de la reactivación económica que tuvo lugar en la primavera de 2009, y que se extendió hasta la primavera de 2011, el mercado bursátil está inquieto, porque los inversores temen al futuro. Continuará habiendo turbulencias en los mercados financieros de todo el mundo, pronosticó Smetters. Los costes de los contratos de opciones, usados como medio de garantía contra pérdidas en las inversiones, subieron de forma drástica indicando que ése es también el pensamiento de los inversores. "El precio es más del doble desde hace un año y medio o dos", dijo Smetters. "Con eso el mercado está diciendo básicamente que, sí, habrá mucha volatilidad".

Aunque EEUU está técnicamente en fase de recuperación, hay características inusuales en la recuperación actual, añadió Marston, profesor de Finanzas. "Básicamente, estamos en medio de una recuperación clásica en lo que se refiere a los mercados financieros y al consumo". Además, "las exportaciones están un 10% por encima de lo que estaban antes del inicio de la recesión". El PIB, aunque por debajo de la tendencia de largo plazo observada hasta ahora, está situado a un nivel similar al de antes de la recesión, mientras que el consumo está siendo mayor que antes de la recesión, dijo Marston.

Entonces, ¿cuál es el problema? Normalmente, el consumo se dispara después de que acaba la recesión. Esta vez éste se ha recuperado, pero no se ha acelerado, dijo Marston. El balance patrimonial doméstico "continúa estando severamente dañado" en gran medida debido a las pérdidas procedentes del colapso del precio de la vivienda. Una vivienda común cuesta actualmente un 20% a un 30% menos que antes de la recesión, y cerca de ¼ de los propietarios con hipotecas deben más de lo que vale su casa. Millones de americanos corren el riesgo de que su vivienda sea embargada, vía ejecución hipotecaria. 

Además, "la demanda de mano de obra continúa muy por debajo de lo normal", observó Marston. El elevado nivel de desempleo, que continúa estancado en torno a un 9,1%, significa que millones de personas no están gastando tanto como lo harían normalmente, y muchos de los que hoy tienen empleo han reducido los gastos porque se sienten inseguros. El desempleo está extendiéndose más de lo normal, y por eso las competencias de los trabajadores se están quedando desactualizadas, haciendo que tengan menos oportunidades de lograr un nuevo empleo que esté igual de remunerado que su empleo anterior. Las perspectivas de empleo son particularmente sombrías para las personas sin educación superior: el desempleo para quienes tienen educación superior es de sólo un 4,2%.

Lo más importante es que "las inversiones en las empresas continúan siendo reducidas", dijo Marston. Ellas elevaron sus inversiones en torno a un 20% desde el inicio de 2005 hasta el final de 2007. Ese número, sin embargo, disminuyó desde entonces, y hoy en día solo está cerca de un 5% por encima del nivel de 2005. Algunas empresas de gran tamaño tienen reservas enormes que podrían financiar las contrataciones u otras formas de expansión, pero no gastan porque, con una demanda baja, no hay necesidad de expandirse. En una recuperación normal, las empresas gastan en edificios de oficinas, fábricas y otras instalaciones, impulsando la economía. "Esta vez, la expansión que tuvo lugar en el sector de inmuebles hace prácticamente innecesaria la búsqueda de más espacio", resaltó Marston.

Además, las empresas que quieren expandirse, pero no disponen de caja suficiente para pagar ese tipo de proyectos, tienen dificultades para obtener préstamos. Aunque muchos acreedores tengan dinero para prestar, ellos temen no recuperarlo si las condiciones económicas no mejoran, observó Marston. Los préstamos comerciales e industriales continúan muy por debajo de los niveles más elevados de principios de 2009, aunque los activos financieros en los bancos comerciales sean de unos US$ 2 billones, o sea, el doble del nivel registrado a principios de 2009.

Los bancos están guardando dinero para cumplir con las nuevas exigencias regulatorias, muchas de las cuáles todavía se están formulando, dijo Marston. Las instituciones financieras también necesitan tener reservas a mano en caso de que tengan que pagar sumas elevadas como resultado de acuerdos procedentes de acciones judiciales interpuestas por varios países contra bancos que comercializaron títulos hipotecarios cuyo valor se derrumbó.

Continúe leyendo este artículo en la página Web de Universia Knowledge Wharton.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.