text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Innovadoras metodologías para la enseñanza de la Medicina

      
<p>A lo largo de la carrera, los estudiantes aprenden cosas que a médicos de generaciones pasadas les tocó aprender cuando ya estaban ejerciendo. Ello, gracias a la orientación del currículo y al uso de nuevas metodologías para la enseñanza de la medicina: clases con la metodología Paciente estandarizado y con el uso de simuladores y en un laboratorio de anatomía pionero en América Latina.<br/><br/>A través del módulo Paciente estandarizado del curso Introducción a la Medicina, Los Andes quiere que desde primer semestre los estudiantes sean conscientes de la necesidad de una buena comunicación y aprendan a tratar al paciente de manera más humana, según María Consuelo Gutiérrez, secretaria general de la Facultad de Medicina.<br/><br/>En la clase, tanto el paciente como el médico actúan. El paciente es un actor del Teatro Libre, contratado por la Universidad y entrenado por Catalina Triana, profesora uniandina especializada en medicina familiar en la Universidad de Texas. El doctor es uno de los médicos de la Facultad, que también debe seguir el guión escrito por Triana y en el que se simulan diferentes situaciones, de las cuales los estudiantes deben evaluar la atención brindada por el médico.<br/><br/>Esta consulta también la realizan los estudiantes en la Cámara de Gessel, área de entrenamiento que permite aislar a los observadores de quienes realizan la actividad, la cual se graba en video para que, posteriormente, el alumno la evalúe con el profesor y aclare qué hacer frente a diversas situaciones como elaborar una historia clínica o dar una mala noticia.<br/><br/>La metodología paciente estandarizado se usa en Estados Unidos desde hace cerca de 15 años y Los Andes la implementó con el objetivo de que el estudiante sea consciente de su responsabilidad social desde que inicia sus estudios.<br/><br/>Centro de Habilidades Médicas<br/>Otra de las metodologías es el uso de simuladores, que están en el Centro de Habilidades Médicas. Entre ellos está el Sim-Man, que simula diferentes patologías (infarto y neumonía, entre otras) y además tiene pulso, respira y hasta habla y se queja.<br/><br/>Esto les permite a los estudiantes equivocarse y corregir los procedimientos médicos cuantas veces sea necesario hasta aprender a realizarlos adecuadamente y antes de iniciar sus prácticas en la Fundación Santa Fe. Por ello, desde el primer semestre tienen clases con los simuladores.<br/><br/>Los Sim-Man llegaron al país hace tres años y ya se usan en varias universidades del país como El Bosque (Bogotá) o el Instituto de Ciencias de la Salud (CES, en Medellín), entre otras.<br/><br/>Con estos simuladores, los estudiantes, a medida que aprenden la medicina básica y la clínica, pueden entrenar y mejorar las prácticas médicas, dice Adriana Torres, coordinadora de los cursos de educación básica continuada en atención cardiovascular de emergencia en Los Andes. Agrega que en 2001 realizó un estudio con la Universidad El Bosque en el que se evaluó una clase magistral y una con simuladores: El desempeño se midió en el aspecto clínico y tanto en las notas como en el aprendizaje le fue mejor al grupo que estudió con simuladores.<br/><br/>Laboratorio de anatomía<br/>Los Andes estrena un Laboratorio pionero en Latinoamérica en el que, a diferencia de las clases de anatomía en las cuales un cadáver era protagonista y una morgue el escenario, los estudiantes uniandinos aprenden esta materia con tecnología de punta.<br/><br/>En este espacio un profesor realiza la disección necesaria y a través de una cámara de video la transmite a diferentes monitores de alta resolución ubicados en el mismo lugar y alrededor de los cuales se sitúan los estudiantes.<br/><br/>Así, las estructuras del cuerpo se pueden estudiar incluso a nivel microscópico, ya que la cámara puede acercarse donde el ojo humano a simple vista no podría.<br/><br/>Según Carlos Felipe Villamil, jefe de Patología de la Fundación Santa Fe, quien estudió y ha sido docente de la Universidad de Harvard, este Laboratorio no tiene nada que envidiarle al de la universidad estadounidense: Inclusive en Estados Unidos no es muy común encontrar un laboratorio de anatomía con estas características. Antes se aprendía con un libro de anatomía, pero era algo que se podía hacer en la casa. La utilización de monitores de alta resolución, así como la interacción que esto permite, es una metodología muy novedosa y totalmente distinta a como nos tocó aprender a otras generaciones.<br/><br/>Futuro: Visualización interactiva en 3D <br/>Actualmente se desarrolla un proyecto interdisciplinario entre las facultades de Ingeniería y Medicina de Los Andes que busca proveer ambientes de visualización interactiva para la enseñanza de la medicina.<br/><br/>Con ese propósito, los laboratorios de Informática Gráfica y de Multimedia han desarrollado software que por el momento permite proyectar imágenes de partes del cuerpo humano en tercera dimensión (se necesitan gafas especiales para verlas) y manipular la imagen de un corazón con un guante especial.<br/><br/>Este proyecto para educación en simuladores comenzó el año pasado y desde hace cuatro meses vienen trabajando con las primeras versiones demostrativas de estos programas informáticos. Este nuevo ambiente de visualización interactiva les permitirá a los estudiantes, por ejemplo, internarse dentro del hueso, reconstruir un hígado o dividir un órgano por planos para conocer mejor su anatomía y sus estructuras en el ámbito celular con el fin de identificar una patología.<br/><br/>A diferencia de generaciones anteriores de médicos, a los que nos tocó aprender con cadáveres en los que todo se veía igual, la idea es que con este Laboratorio los estudiantes dispongan de nuevas herramientas que les ayuden a entender mejor y más fácil, dice el decano de Medicina.<br/><br/>Según el ingeniero de sistemas Pablo Figueroa, investigador del Laboratorio de Informática Gráfica: La idea es que este tipo de tecnología le permita al médico tomar mejores decisiones en resonancia magnética. </p><p></p>

A lo largo de la carrera, los estudiantes aprenden cosas que a médicos de generaciones pasadas les tocó aprender cuando ya estaban ejerciendo. Ello, gracias a la orientación del currículo y al uso de nuevas metodologías para la enseñanza de la medicina: clases con la metodología Paciente estandarizado y con el uso de simuladores y en un laboratorio de anatomía pionero en América Latina.

A través del módulo Paciente estandarizado del curso Introducción a la Medicina, Los Andes quiere que desde primer semestre los estudiantes sean conscientes de la necesidad de una buena comunicación y aprendan a tratar al paciente de manera más humana, según María Consuelo Gutiérrez, secretaria general de la Facultad de Medicina.

En la clase, tanto el paciente como el médico actúan. El paciente es un actor del Teatro Libre, contratado por la Universidad y entrenado por Catalina Triana, profesora uniandina especializada en medicina familiar en la Universidad de Texas. El doctor es uno de los médicos de la Facultad, que también debe seguir el guión escrito por Triana y en el que se simulan diferentes situaciones, de las cuales los estudiantes deben evaluar la atención brindada por el médico.

Esta "consulta" también la realizan los estudiantes en la Cámara de Gessel, área de entrenamiento que permite aislar a los observadores de quienes realizan la actividad, la cual se graba en video para que, posteriormente, el alumno la evalúe con el profesor y aclare qué hacer frente a diversas situaciones como elaborar una historia clínica o dar una mala noticia.

La metodología paciente estandarizado se usa en Estados Unidos desde hace cerca de 15 años y Los Andes la implementó con el objetivo de que el estudiante sea consciente de su responsabilidad social desde que inicia sus estudios.

Centro de Habilidades Médicas
Otra de las metodologías es el uso de simuladores, que están en el Centro de Habilidades Médicas. Entre ellos está el Sim-Man, que simula diferentes patologías (infarto y neumonía, entre otras) y además tiene pulso, respira y hasta habla y se queja.

Esto les permite a los estudiantes equivocarse y corregir los procedimientos médicos cuantas veces sea necesario hasta aprender a realizarlos adecuadamente y antes de iniciar sus prácticas en la Fundación Santa Fe. Por ello, desde el primer semestre tienen clases con los simuladores.

Los Sim-Man llegaron al país hace tres años y ya se usan en varias universidades del país como El Bosque (Bogotá) o el Instituto de Ciencias de la Salud (CES, en Medellín), entre otras.

"Con estos simuladores, los estudiantes, a medida que aprenden la medicina básica y la clínica, pueden entrenar y mejorar las prácticas médicas", dice Adriana Torres, coordinadora de los cursos de educación básica continuada en atención cardiovascular de emergencia en Los Andes. Agrega que en 2001 realizó un estudio con la Universidad El Bosque en el que se evaluó una clase magistral y una con simuladores: "El desempeño se midió en el aspecto clínico y tanto en las notas como en el aprendizaje le fue mejor al grupo que estudió con simuladores".

Laboratorio de anatomía
Los Andes estrena un Laboratorio pionero en Latinoamérica en el que, a diferencia de las clases de anatomía en las cuales un cadáver era protagonista y una morgue el escenario, los estudiantes uniandinos aprenden esta materia con tecnología de punta.

En este espacio un profesor realiza la disección necesaria y a través de una cámara de video la transmite a diferentes monitores de alta resolución ubicados en el mismo lugar y alrededor de los cuales se sitúan los estudiantes.

Así, las estructuras del cuerpo se pueden estudiar incluso a nivel microscópico, ya que la cámara puede acercarse donde el ojo humano a simple vista no podría.

Según Carlos Felipe Villamil, jefe de Patología de la Fundación Santa Fe, quien estudió y ha sido docente de la Universidad de Harvard, este Laboratorio no tiene nada que envidiarle al de la universidad estadounidense: "Inclusive en Estados Unidos no es muy común encontrar un laboratorio de anatomía con estas características. Antes se aprendía con un libro de anatomía, pero era algo que se podía hacer en la casa. La utilización de monitores de alta resolución, así como la interacción que esto permite, es una metodología muy novedosa y totalmente distinta a como nos tocó aprender a otras generaciones".

Futuro: Visualización interactiva en 3D
Actualmente se desarrolla un proyecto interdisciplinario entre las facultades de Ingeniería y Medicina de Los Andes que busca proveer ambientes de visualización interactiva para la enseñanza de la medicina.

Con ese propósito, los laboratorios de Informática Gráfica y de Multimedia han desarrollado software que por el momento permite proyectar imágenes de partes del cuerpo humano en tercera dimensión (se necesitan gafas especiales para verlas) y manipular la imagen de un corazón con un guante especial.

Este proyecto para educación en simuladores comenzó el año pasado y desde hace cuatro meses vienen trabajando con las primeras versiones demostrativas de estos programas informáticos. Este nuevo ambiente de visualización interactiva les permitirá a los estudiantes, por ejemplo, internarse dentro del hueso, reconstruir un hígado o dividir un órgano por planos para conocer mejor su anatomía y sus estructuras en el ámbito celular con el fin de identificar una patología.

"A diferencia de generaciones anteriores de médicos, a los que nos tocó aprender con cadáveres en los que todo se veía igual, la idea es que con este Laboratorio los estudiantes dispongan de nuevas herramientas que les ayuden a entender mejor y más fácil", dice el decano de Medicina.

Según el ingeniero de sistemas Pablo Figueroa, investigador del Laboratorio de Informática Gráfica: "La idea es que este tipo de tecnología le permita al médico tomar mejores decisiones en resonancia magnética".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.