text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Prepárate para la vida universitaria

      
Una de las razones es que la mayoría de los bachilleres no se familiarizan con el programa de pregrado y por lo tanto no saben cuál puede ser la profesión que más se acomoda a sus competencias, vocación e intereses.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> Saber escoger</span><br/> Otro caso grave, cuyos resultados negativos se ven en el futuro, es que muchos estudiantes de último grado solo se inclinan por carreras que tienen un nombre atractivo o porque su hermano mayor, su padre o su mejor amigo la escogieron.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> Buena orientación profesional</span><br/> Carlos Hernando Forero, director de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), dice que el problema radica en la falta de una buena orientación profesional, lo que hace que los estudiantes abandonen las clases en la mitad de la carrera, cuando no lo hacen en el segundo o tercer semestre.<br/><br/> Teniendo en cuenta lo anterior, para evitar el aumento de las cifras de deserción, muchas universidades se han puesto en contacto con algunos colegios para crear convenios con el objetivo de preparar mejor a los estudiantes para la vida universitaria.<br/><br/> La psicóloga educativa Carmenza Peñalosa afirma que la experiencia y la investigación muestran que la orientación profesional es algo más que una cátedra.<br/><br/> La elección de una profesión y de un camino comienza en la infancia y se extiende hacia la adultez.<br/><br/> A veces lo que se hace al finalizar el bachillerato es aplicar pruebas psicológicas y entrevistas para obtener un perfil, pero esto no es sino una parte de la orientación, comentó la profesional.<br/><br/> Agregó que la orientación es algo más y que el ejercicio debe trazarse en contextos de información sobre instituciones, esfuerzo y disciplina para diseñar y cumplir un proyecto de vida.<br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> La ventaja de los promedios</span><br/> En estos tiempos hacer una carrera profesional gracias a los beneficios de una beca es una de las positivas opciones que puede tener un estudiante muy piloso y con alto grado de compromiso con su educación.<br/><br/> La disciplina y el rendimiento académico es fundamental. Este beneficio se obtienen en las universidades que de manera autónoma son las que otorgan este tipo de ayudas a sus estudiantes si su rendimiento y promedios son excelentes.<br/><br/> Existen becas del ciento por ciento del valor de la matrícula que dependen de que el puntaje del Icfes sea superior a 350, en el antiguo examen y 450, en el nuevo.<br/><br/> Más allá de una cátedra académica, la orientación profesional permite al futuro bachiller tener una idea de sus proyecciones.<br/><br/> También están las que se otorgan por el buen desempeño académico reflejado en un promedio superior a 4,5, eso sí, con la condición de que su disciplina sea excelente. La beca puede ser prorrogable si el estudiante mantiene su promedio.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> La primera etapa</span><br/> Iniciar la vida universitaria es gratificante, porque se empieza en una de la etapas más importantes de la vida.<br/><br/> Pero también trae consigo el sabor amargo de tener que enfrentar a estudiantes con mucha cancha, que buscan intimidar a aquellos que aún no están familiarizados con el ambiente.<br/><br/> Pero, la idea no es asustarse, sino tomar aliento para enfrentar cualquier situación negativa con madurez y tranquilidad.<br/><br/> Sin embargo, para que no llegue desorientado, pregunte en las oficinas de admisión si cuentan con folletos o revistas de introducción a la universidad.<br/><br/> Con este folleto el estudiante nuevo puede ubicarse en el interior del claustro y conocer los sitios donde se encuentran las aulas, biblioteca, cafetería, auditorios, laboratorios, enfermería, oficinas de calidad estudiantil, canchas, cineclubes y mucho más.<br/><br/> Es solo cuestión de enfrentar los retos que presenta la universidad, es cuestión de analizar la carrera elegida, si existe indecisión sobre lo que se quiere estudiar, lo primero que se debe hacer es un balance entre gustos y habilidades.<br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>¡Nunca olvides!</span><br/> · La selección del programa de pregrado se debe hacer con tranquilidad y responsabilidad, ya que al hacerlo a las carreras se puede estropear el futuro laboral y hasta familiar del profesional.<br/> · A la hora de tomar una decisión es importante no dejarse llevar por los estudios de moda, más bien acérquese a las actividades de orientación profesional que se dictan en casi todas las alma máter y en la mayoría de colegios.<br/> · Los convenios que realizan algunos colegios con las universidades es una buena herramienta y estrategia que le ayudarán a definir las competencias, factor que le dará luces acerca del programa que más se ajuste a sus necesidades.<br/> · Luego de estar seguro sobre su carrera universitaria, llénese de fortaleza y asuma su papel de primíparo con la frente en alto, sin dar papaya a los "veteranos", sin ponerse pintas fuera de tono y especialmente sin dejarse llevar más por la rumba que por las asignaturas.<br/> · La idea de ser universitario es sabérsela gozar, es una forma de disfrutar estudiando y estudiar disfrutando.<br/><br/> Quiere decir que el solo hecho de estudiar no debe ser motivo para dejar de lado las carteleras culturales de su universidad, la rumba y la charla.<br/><br/><br/>
Una de las razones es que la mayoría de los bachilleres no se familiarizan con el programa de pregrado y por lo tanto no saben cuál puede ser la profesión que más se acomoda a sus competencias, vocación e intereses.

Saber escoger
Otro caso grave, cuyos resultados negativos se ven en el futuro, es que muchos estudiantes de último grado solo se inclinan por carreras que tienen un nombre atractivo o porque su hermano mayor, su padre o su mejor amigo la escogieron.

Buena orientación profesional
Carlos Hernando Forero, director de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), dice que el problema radica en la falta de una buena orientación profesional, lo que hace que los estudiantes abandonen las clases en la mitad de la carrera, cuando no lo hacen en el segundo o tercer semestre.

Teniendo en cuenta lo anterior, para evitar el aumento de las cifras de deserción, muchas universidades se han puesto en contacto con algunos colegios para crear convenios con el objetivo de preparar mejor a los estudiantes para la vida universitaria.

La psicóloga educativa Carmenza Peñalosa afirma que la experiencia y la investigación muestran que la orientación profesional es algo más que una cátedra.

La elección de una profesión y de un camino comienza en la infancia y se extiende hacia la adultez.

"A veces lo que se hace al finalizar el bachillerato es aplicar pruebas psicológicas y entrevistas para obtener un perfil, pero esto no es sino una parte de la orientación", comentó la profesional.

Agregó que la orientación es algo más y que el ejercicio debe trazarse en contextos de información sobre instituciones, esfuerzo y disciplina para diseñar y cumplir un proyecto de vida.



La ventaja de los promedios
En estos tiempos hacer una carrera profesional gracias a los beneficios de una beca es una de las positivas opciones que puede tener un estudiante muy piloso y con alto grado de compromiso con su educación.

La disciplina y el rendimiento académico es fundamental. Este beneficio se obtienen en las universidades que de manera autónoma son las que otorgan este tipo de ayudas a sus estudiantes si su rendimiento y promedios son excelentes.

Existen becas del ciento por ciento del valor de la matrícula que dependen de que el puntaje del Icfes sea superior a 350, en el antiguo examen y 450, en el nuevo.

Más allá de una cátedra académica, la orientación profesional permite al futuro bachiller tener una idea de sus proyecciones.

También están las que se otorgan por el buen desempeño académico reflejado en un promedio superior a 4,5, eso sí, con la condición de que su disciplina sea excelente. La beca puede ser prorrogable si el estudiante mantiene su promedio.

La primera etapa
Iniciar la vida universitaria es gratificante, porque se empieza en una de la etapas más importantes de la vida.

Pero también trae consigo el sabor amargo de tener que enfrentar a estudiantes con mucha cancha, que buscan intimidar a aquellos que aún no están familiarizados con el ambiente.

Pero, la idea no es asustarse, sino tomar aliento para enfrentar cualquier situación negativa con madurez y tranquilidad.

Sin embargo, para que no llegue desorientado, pregunte en las oficinas de admisión si cuentan con folletos o revistas de introducción a la universidad.

Con este folleto el estudiante nuevo puede ubicarse en el interior del claustro y conocer los sitios donde se encuentran las aulas, biblioteca, cafetería, auditorios, laboratorios, enfermería, oficinas de calidad estudiantil, canchas, cineclubes y mucho más.

Es solo cuestión de enfrentar los retos que presenta la universidad, es cuestión de analizar la carrera elegida, si existe indecisión sobre lo que se quiere estudiar, lo primero que se debe hacer es un balance entre gustos y habilidades.



¡Nunca olvides!
· La selección del programa de pregrado se debe hacer con tranquilidad y responsabilidad, ya que al hacerlo a las carreras se puede estropear el futuro laboral y hasta familiar del profesional.
· A la hora de tomar una decisión es importante no dejarse llevar por los estudios de moda, más bien acérquese a las actividades de orientación profesional que se dictan en casi todas las alma máter y en la mayoría de colegios.
· Los convenios que realizan algunos colegios con las universidades es una buena herramienta y estrategia que le ayudarán a definir las competencias, factor que le dará "luces" acerca del programa que más se ajuste a sus necesidades.
· Luego de estar seguro sobre su carrera universitaria, llénese de fortaleza y asuma su papel de "primíparo" con la frente en alto, sin dar papaya a los "veteranos", sin ponerse pintas fuera de tono y especialmente sin dejarse llevar más por la rumba que por las asignaturas.
· La idea de ser universitario es sabérsela gozar, es una forma de disfrutar estudiando y estudiar disfrutando.

Quiere decir que el solo hecho de estudiar no debe ser motivo para dejar de lado las carteleras culturales de su universidad, la rumba y la charla.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.