text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El placer de leer y hacer libros

      
Autor de novelas como <em>Asuntos de un hidalgo disoluto</em> (1994), <em>Fragmentos de amor furtivo</em> (1998) y <em>Basura</em> (2000), columnista de la revista <em>Semana</em>, Héctor Abad Faciolince es uno de los intelectuales de mayor reconocimiento en la actualidad en Colombia.<br/><br/> Nació en Medellín en 1958 y estudió periodismo en la Universidad de Antioquia y lenguas y literaturas modernas en la Universidad de Turín (Italia). Hace seis meses fue nombrado como director del Fondo Editorial EAFIT, sumando una nueva faceta a su vida entre los libros.<br/><br/> Lo primero que hizo al frente de la editorial fue ratificar el compromiso que ésta tiene con los profesores de EAFIT, ya que le parecía que el fondo editorial se estaba distanciando de su misión fundamental de publicar el trabajo intelectual de la universidad.<br/><br/> "Yo quise asegurarles que el fondo está ante todo al servicio de los profesores y que con el aval de los decanos y de los comités editoriales de las escuelas y facultades íbamos a sacar más libros de los profesores. Lo hemos logrado en este semestre, lo que se refleja en los 15 títulos de profesores que hemos publicado".<br/><br/> El Fondo Editorial EAFIT siempre se ha caracterizado por estimular la publicación de obras literarias, como una importante vertiente de su labor. Al respecto, Abad Faciolince también señaló que ese enfoque permanece con las nuevas colecciones que se presentaron durante la feria. Ellas son "Letra por Letra" dedicada a publicar novela, cuento y crónica, y la colección "Rescates" que tiene como objetivo publicar textos inéditos o publicados hace mucho tiempo y que se tenían olvidados.<br/><br/> En "Letra por Letra" presentaron dos novedades que son la novela <em>Un mar</em> de Ignacio Piedrahíta y <em>Bitácora desde el cautiverio</em> de Gilberto Echeverri Mejía. <br/><br/> De la colección "Rescates" se presentaron los tres títulos publicados hasta ahora, que son: <em>El payaso interior</em> de Fernando González; <em>Cartas a Aguirre</em> de Gonzalo Arango, y <em>Cuaderno de materia prima</em> de Efe Gómez.<br/><br/> "Me parece que en general el mercado comercial del libro se limita a títulos muy efímeros y a una cultura muy rápida y yo quiero proponer libros que sean de una cultura más lenta, en ediciones cuidadas, con buen diseño y calidad de impresión. Estos títulos de "Rescates" son muy conmovedores e importantes para la cultura colombiana".<br/><br/> Este tipo de textos encuentran un lugar entre las editoriales universitarias porque en el ámbito de las editoriales comerciales tal vez no contarían con el interés necesario. "Curiosamente no es un mal negocio, como se pensaría, porque son libros que sí despiertan gran interés entre la gente y aunque a nosotros nos basta con que se vendan algunos cientos de ejemplares, nos hemos visto en la necesidad de hacer una segunda edición después del tiraje inicial de 1.000 ejemplares por la gran demanda que hemos tenido".<br/><br/> Para Héctor Abad todo lo relacionado con el mundo de los libros resulta apasionante. "Tengo la suerte de haber trabajado siempre con libros, tengo una librería de viejo en Medellín, he traducido, he escrito libros y ahora edito y me siento como los tipógrafos de la antigüedad que hacía libros por gusto y cuidando que fueran objetos bonitos. Le agradezco a la vida poder vivir de lo que más me gusta que son los libros y la lectura".
Autor de novelas como Asuntos de un hidalgo disoluto (1994), Fragmentos de amor furtivo (1998) y Basura (2000), columnista de la revista Semana, Héctor Abad Faciolince es uno de los intelectuales de mayor reconocimiento en la actualidad en Colombia.

Nació en Medellín en 1958 y estudió periodismo en la Universidad de Antioquia y lenguas y literaturas modernas en la Universidad de Turín (Italia). Hace seis meses fue nombrado como director del Fondo Editorial EAFIT, sumando una nueva faceta a su vida entre los libros.

Lo primero que hizo al frente de la editorial fue ratificar el compromiso que ésta tiene con los profesores de EAFIT, ya que le parecía que el fondo editorial se estaba distanciando de su misión fundamental de publicar el trabajo intelectual de la universidad.

"Yo quise asegurarles que el fondo está ante todo al servicio de los profesores y que con el aval de los decanos y de los comités editoriales de las escuelas y facultades íbamos a sacar más libros de los profesores. Lo hemos logrado en este semestre, lo que se refleja en los 15 títulos de profesores que hemos publicado".

El Fondo Editorial EAFIT siempre se ha caracterizado por estimular la publicación de obras literarias, como una importante vertiente de su labor. Al respecto, Abad Faciolince también señaló que ese enfoque permanece con las nuevas colecciones que se presentaron durante la feria. Ellas son "Letra por Letra" dedicada a publicar novela, cuento y crónica, y la colección "Rescates" que tiene como objetivo publicar textos inéditos o publicados hace mucho tiempo y que se tenían olvidados.

En "Letra por Letra" presentaron dos novedades que son la novela Un mar de Ignacio Piedrahíta y Bitácora desde el cautiverio de Gilberto Echeverri Mejía.

De la colección "Rescates" se presentaron los tres títulos publicados hasta ahora, que son: El payaso interior de Fernando González; Cartas a Aguirre de Gonzalo Arango, y Cuaderno de materia prima de Efe Gómez.

"Me parece que en general el mercado comercial del libro se limita a títulos muy efímeros y a una cultura muy rápida y yo quiero proponer libros que sean de una cultura más lenta, en ediciones cuidadas, con buen diseño y calidad de impresión. Estos títulos de "Rescates" son muy conmovedores e importantes para la cultura colombiana".

Este tipo de textos encuentran un lugar entre las editoriales universitarias porque en el ámbito de las editoriales comerciales tal vez no contarían con el interés necesario. "Curiosamente no es un mal negocio, como se pensaría, porque son libros que sí despiertan gran interés entre la gente y aunque a nosotros nos basta con que se vendan algunos cientos de ejemplares, nos hemos visto en la necesidad de hacer una segunda edición después del tiraje inicial de 1.000 ejemplares por la gran demanda que hemos tenido".

Para Héctor Abad todo lo relacionado con el mundo de los libros resulta apasionante. "Tengo la suerte de haber trabajado siempre con libros, tengo una librería de viejo en Medellín, he traducido, he escrito libros y ahora edito y me siento como los tipógrafos de la antigüedad que hacía libros por gusto y cuidando que fueran objetos bonitos. Le agradezco a la vida poder vivir de lo que más me gusta que son los libros y la lectura".
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.