text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Red de información académica en la UN

      
En la Universidad Nacional existe un gran potencial que no alcanza a ser dimensionado por su dispersión. El conocimiento se encuentra a lo largo de sus 37 escuelas, 36 institutos de investigación, 27 centros de extensión, nueve museos, dos observatorios, una hemeroteca, 31 bibliotecas, dos estaciones biológicas, 80 centros de documentación y cerca de un millón de volúmenes representados en libros, revistas, tesis y publicaciones.<br/><br/>La Dirección del Sistema Nacional de Bibliotecas (Sinab) de la UN se creó para administrar, organizar y proyectar esta fábrica de conocimiento. "Lo que se busca con la creación de esta Dirección es construir un gran sistema que trascienda el manejo de las bibliotecas hacia una red de conocimiento académico que soporte los procesos de enseñanza y aprendizaje, y ponerlo acorde a las principales universidades del mundo", puntualiza Álvaro Arias Cruz, su director.<p> </p><p>La misión del Sinab es canalizar y articular los medios, los recursos bibliodocumentales y el talento humano especializado, para prestar un servicio integral y eficaz a todos los usuarios, reales y potenciales, por medio de la conformación de una plataforma sólida que facilite el acceso rápido y oportuno a la información, en la que el componente tecnológico y el recurso humano tendrán mucho peso.</p><p> </p><p>Para convertir el Sistema en una herramienta universitaria, académica y administrativa fundamental, se adoptarán parámetros y estándares nacionales e internacionales de clase mundial para bibliotecas universitarias. Esta labor gira alrededor de seis pilares estratégicos: integralidad, normalización, calidad, servicio al cliente, talento humano y sostenibilidad. Disponer los recursos y servicios hacia la atención y asistencia al usuario, es la manera como el Sinab busca hacer más presencia institucional acorde con las políticas del Plan Global de Desarrollo de la Administración.</p><p>El Sinab integrará las diferentes divisiones de bibliotecas de la Universidad pertenecientes a sus siete sedes, para ello contará con un portal que sirva de interfaz, en el que los usuarios accedan y utilicen todos los recursos de información impresos o electrónicos existentes en todas las bibliotecas. Contará con un "metabuscador" para la consulta del portafolio de recursos bibliográficos disponibles en los catálogos, revistas electrónicas y bases de datos adquiridas o creadas por la Universidad, de modo que en una sola búsqueda el usuario pueda obtener toda la información que requiera sobre un tema determinado.</p><p>Esto permitirá una verdadera conectividad, reflejada en un mejor servicio y atención. Por ejemplo, un usuario de Bogotá podrá encontrar los mismos servicios en cualquier sede de la Universidad. Esto aplica también para la infraestructura física, que debe ser un espacio acogedor y agradable, además de estandarizado.</p><p>Los criterios de calidad se apoyan en un programa integral de certificación bajo las normas ISO 9001, donde la normalización -de procesos, procedimientos, formas y formatos- comprometerá al talento humano. Para ello, el Sinab elaborará el Plan Nacional de Capacitación para el personal directivo, profesional y operativo, con el apoyo del Programa Universidad Virtual. "Además de educar, la Universidad debe enseñar a encontrar y a buscar la información y los recursos; esa es la tendencia educativa de hoy", explica Arias Cruz, por esto la capacitación también estará dirigida a los usuarios.</p><p>Un tratamiento especial requieren las sedes San Andrés, Arauca y Leticia de la UN que, por estar en la frontera, tienen necesidades de información binacionales, que suplirá el trabajo del Sistema.</p><p></p><p>Los "clientes" del Sinab son los profesores investigadores y estudiantes de pregrado y posgrado, cuyo crecimiento anual oscila el 6%; esto significa que las colecciones deben crecer en esa misma proporción.</p><p>El proyecto propone un Plan Nacional de Adquisiciones para evitar la duplicidad en las compras y optimizar los recursos. "En coordinación con la Dirección Nacional de Programas Curriculares y la Dirección Nacional de Investigación se, canalizará, por la Intranet y apoyados en docentes y monitores, los requerimientos bibliográficos en sus distintos soportes. Esta información, cruzada con las bases de datos de las bibliotecas, permitirá programar las compras para cada periodo", comenta Arias Cruz.</p><p>Crear el gran repositorio "Proyecto Biblioteca Digital UN", con base en toda la producción bibliográfica que genera la Universidad al servicio de las redes de bibliotecas del país, implementar la tecnología inalámbrica en Internet, adquirir bases de datos especializadas, ampliar los horarios de atención, son sólo algunas de las innovaciones que pronto se adelantarán. El reto de la Dirección del Sistema Nacional de Bibliotecas es que en cinco años, incluso hasta 2010, el Sinab se convierta en una de las redes de bibliotecas académicas líder en la nación, con visibilidad y reconocimiento internacional. Canalizar este potencial evidenciará el impacto de la Universidad en el mundo.</p><p>"A través del Sinab, la presente administración está apostando para que las bibliotecas y demás unidades de información en la Universidad se transformen en espacios académicos orientados a la búsqueda, recuperación, consulta, análisis, síntesis, generación y publicación de nuevo conocimiento. La biblioteca de hoy debe ser parte integral del proceso de enseñanza y aprendizaje, como una gran aula más", concluye Arias Cruz.</p>
En la Universidad Nacional existe un gran potencial que no alcanza a ser dimensionado por su dispersión. El conocimiento se encuentra a lo largo de sus 37 escuelas, 36 institutos de investigación, 27 centros de extensión, nueve museos, dos observatorios, una hemeroteca, 31 bibliotecas, dos estaciones biológicas, 80 centros de documentación y cerca de un millón de volúmenes representados en libros, revistas, tesis y publicaciones.

La Dirección del Sistema Nacional de Bibliotecas (Sinab) de la UN se creó para administrar, organizar y proyectar esta fábrica de conocimiento. "Lo que se busca con la creación de esta Dirección es construir un gran sistema que trascienda el manejo de las bibliotecas hacia una red de conocimiento académico que soporte los procesos de enseñanza y aprendizaje, y ponerlo acorde a las principales universidades del mundo", puntualiza Álvaro Arias Cruz, su director.

 

La misión del Sinab es canalizar y articular los medios, los recursos bibliodocumentales y el talento humano especializado, para prestar un servicio integral y eficaz a todos los usuarios, reales y potenciales, por medio de la conformación de una plataforma sólida que facilite el acceso rápido y oportuno a la información, en la que el componente tecnológico y el recurso humano tendrán mucho peso.

 

Para convertir el Sistema en una herramienta universitaria, académica y administrativa fundamental, se adoptarán parámetros y estándares nacionales e internacionales de clase mundial para bibliotecas universitarias. Esta labor gira alrededor de seis pilares estratégicos: integralidad, normalización, calidad, servicio al cliente, talento humano y sostenibilidad. Disponer los recursos y servicios hacia la atención y asistencia al usuario, es la manera como el Sinab busca hacer más presencia institucional acorde con las políticas del Plan Global de Desarrollo de la Administración.

El Sinab integrará las diferentes divisiones de bibliotecas de la Universidad pertenecientes a sus siete sedes, para ello contará con un portal que sirva de interfaz, en el que los usuarios accedan y utilicen todos los recursos de información impresos o electrónicos existentes en todas las bibliotecas. Contará con un "metabuscador" para la consulta del portafolio de recursos bibliográficos disponibles en los catálogos, revistas electrónicas y bases de datos adquiridas o creadas por la Universidad, de modo que en una sola búsqueda el usuario pueda obtener toda la información que requiera sobre un tema determinado.

Esto permitirá una verdadera conectividad, reflejada en un mejor servicio y atención. Por ejemplo, un usuario de Bogotá podrá encontrar los mismos servicios en cualquier sede de la Universidad. Esto aplica también para la infraestructura física, que debe ser un espacio acogedor y agradable, además de estandarizado.

Los criterios de calidad se apoyan en un programa integral de certificación bajo las normas ISO 9001, donde la normalización -de procesos, procedimientos, formas y formatos- comprometerá al talento humano. Para ello, el Sinab elaborará el Plan Nacional de Capacitación para el personal directivo, profesional y operativo, con el apoyo del Programa Universidad Virtual. "Además de educar, la Universidad debe enseñar a encontrar y a buscar la información y los recursos; esa es la tendencia educativa de hoy", explica Arias Cruz, por esto la capacitación también estará dirigida a los usuarios.

Un tratamiento especial requieren las sedes San Andrés, Arauca y Leticia de la UN que, por estar en la frontera, tienen necesidades de información binacionales, que suplirá el trabajo del Sistema.

Los "clientes" del Sinab son los profesores investigadores y estudiantes de pregrado y posgrado, cuyo crecimiento anual oscila el 6%; esto significa que las colecciones deben crecer en esa misma proporción.

El proyecto propone un Plan Nacional de Adquisiciones para evitar la duplicidad en las compras y optimizar los recursos. "En coordinación con la Dirección Nacional de Programas Curriculares y la Dirección Nacional de Investigación se, canalizará, por la Intranet y apoyados en docentes y monitores, los requerimientos bibliográficos en sus distintos soportes. Esta información, cruzada con las bases de datos de las bibliotecas, permitirá programar las compras para cada periodo", comenta Arias Cruz.

Crear el gran repositorio "Proyecto Biblioteca Digital UN", con base en toda la producción bibliográfica que genera la Universidad al servicio de las redes de bibliotecas del país, implementar la tecnología inalámbrica en Internet, adquirir bases de datos especializadas, ampliar los horarios de atención, son sólo algunas de las innovaciones que pronto se adelantarán. El reto de la Dirección del Sistema Nacional de Bibliotecas es que en cinco años, incluso hasta 2010, el Sinab se convierta en una de las redes de bibliotecas académicas líder en la nación, con visibilidad y reconocimiento internacional. Canalizar este potencial evidenciará el impacto de la Universidad en el mundo.

"A través del Sinab, la presente administración está apostando para que las bibliotecas y demás unidades de información en la Universidad se transformen en espacios académicos orientados a la búsqueda, recuperación, consulta, análisis, síntesis, generación y publicación de nuevo conocimiento. La biblioteca de hoy debe ser parte integral del proceso de enseñanza y aprendizaje, como una gran aula más", concluye Arias Cruz.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.