text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ser humano, Ser mujer

      
<i>Por: Francia Lasso Ronderos Comunicadora Social - Periodista GCC - UPN flasso@pedagogica.edu.co</i><br/><br/> Es en su testimonio que quizás pueda evidenciarse ese ¿quién soy?, que entrega en la sensibilidad de sus frases y la calma de una sonrisa. Seguramente características que le imprimen un matiz muy especial en el cargo de Vicerrectora de Gestión de la Universidad Pedagógica Nacional.<br/><br/> Muchos han sido lo sucesos que dan sentido a su vida, los cuales rememora con ternura en los ojos. Un par de pinceladas con sus dedos para organizar sus cabellos e intentar imaginar cuál sería el más importante… Minutos después sacude la cabeza y resume con seguridad: No me atrevería a decir que en mi vida hay un momento cumbre, en realidad hay muchos.<br/><br/> Parafraseando a Borges, en un impulso tácito, su tiempo se ha compuesto de cada instante. Autónomo y, sin embargo, infinito. Tiempo en el que el presente dura entre unos segundos y una minúscula fracción, tanto como puede durar el universo. Y los segundos dedicados al conocimiento son los que la han formado mujer en todas sus facetas: hija, maestra, esposa, amiga y madre.<br/><br/> Con mis hijos he vivido cosas que antes nunca imaginé (…) comparto muchas de sus inquietudes e intereses pero no puedo imponerme en sus vidas. Así, reconociendo que tiene puntos débiles, agrega: Tal vez lo que me ha costado trabajo ha sido entender que ellos son independientes.<br/><br/> Esa sensibilidad maternal aparece también en otros espacios cuando, con simpatía, se refiere a sus estudiantes: El momento en que logro estar con ellos es un momento muy rico, porque aprendo mucho (…) verlos crecer semestre a semestre, notar cómo maduran y se van convirtiendo en maestros es algo supremamente importante para mí.<br/><br/> Su alegría y buen genio salen a flote, mientras relata una anécdota de los tiempos en los que realizaba algunos cursos en Europa, becada por el Consejo Británico. Relato que narra ocupando sus manos en un incesante movimiento. Cuando estaba en Inglaterra hice un viajé con una amiga a Italia. Estábamos en alguna tiendita en Roma y queríamos una manzana, pero no sabíamos cómo decirlo en italiano. Hicimos todo lo posible por darnos a entender con nuestros conocimientos en inglés, francés y español, pero la persona que atendía no tenía idea de lo que le decíamos.<br/><br/> Nos pusimos en la tarea de hacer un análisis lingüístico y buscar la relación con las diferentes formas que conocíamos Pomme, Apple y Manzana. Finalmente, nos dimos por vencidas y, ante esta frustración, lo único que pudimos hacer fue señalarla, cierra la historia con una sonrisa un tanto maliciosa.<br/><br/> En el carácter parece tener la curiosa fusión del compromiso y la responsabilidad que tanto observó en su madre, más la ternura, la honestidad y la calma de su padre. Hija de un hogar lleno de cariño, sus padres se acercan a las bodas de oro y ella completa 25 años de amistad, confianza y respeto junto a su compañero de camino.<br/><br/> Respecto de las cosas positivas, como de las negativas, ella considera que cada paso significa un avance en la vida, una nueva oportunidad de crecimiento por lo que confiesa: Me adapto fácilmente a las situaciones, no sufro con los cambios, lo que hago es enriquecerme cada vez más y más.<br/><br/> En la Universidad Pedagógica lleva 25 años de trabajo, durante los cuales ha sido profesora, coordinadora de prácticas, investigadora, jefe de departamento, decana, y estudiante de maestría. El año pasado fue nombrada Vicerrectora de Gestión Universitaria, lo que se ha constituido en un reto muy grande, porque si bien he tenido la oportunidad de hacer un trabajo administrativo previo, la Vicerrectoría implica responsabilidades nuevas e importantes, más aún cuando desde esta instancia se busca que la Universidad se proyecte y entre en contacto con la realidad educativa del país.<br/><br/> Eso me ha mostrado otros aspectos de la academia y de la administración que antes no había vivido. Con gran entereza se refiere a todas y cada una de las personas del equipo que le acompañan valorando su labor y preocupándose porque ésta les sea reconocida. La Vicerrectoría y la complejidad de sus funciones son su preocupación constante, transformándose en ideas e ideales de acción y proyección. El tópico le ánima, su expresividad revela aquella sensación de quererlo todo para la Universidad.<br/><br/> El testimonio se detiene y sus ojos se focalizan sobre un punto neutro. Reflexiona sobre aquellas características tan suyas que, a veces, dice se pueden ver como una debilidad (…) no soy una persona autoritaria, prefiero los acuerdos y el consenso. Asegura, además, no sentirse sola en las grandes ligas y como mujer se siente respetada y valorada a la hora de la toma de decisiones.<br/><br/> Ver la expresión apacible y sonriente en su rostro es la mejor manera de resumir su vida y describir a esta mujer que, a diario, sale al encuentro de los minutos presentes con vitalidad y dedicación enfrentando valientemente el reto, tal vez haciendo realidad la reflexión Borgiana, según la cual la idea de vivir fuera del tiempo es tan sólo una ambición de los seres humanos.
Por: Francia Lasso Ronderos Comunicadora Social - Periodista GCC - UPN flasso@pedagogica.edu.co

Es en su testimonio que quizás pueda evidenciarse ese ¿quién soy?, que entrega en la sensibilidad de sus frases y la calma de una sonrisa. Seguramente características que le imprimen un matiz muy especial en el cargo de Vicerrectora de Gestión de la Universidad Pedagógica Nacional.

Muchos han sido lo sucesos que dan sentido a su vida, los cuales rememora con ternura en los ojos. Un par de pinceladas con sus dedos para organizar sus cabellos e intentar imaginar cuál sería el más importante… Minutos después sacude la cabeza y resume con seguridad: "No me atrevería a decir que en mi vida hay un momento cumbre, en realidad hay muchos".

Parafraseando a Borges, en un impulso tácito, su tiempo se ha compuesto de cada instante. Autónomo y, sin embargo, infinito. Tiempo en el que el presente dura entre unos segundos y una minúscula fracción, tanto como puede durar el universo. Y los segundos dedicados al conocimiento son los que la han formado mujer en todas sus facetas: hija, maestra, esposa, amiga y madre.

"Con mis hijos he vivido cosas que antes nunca imaginé (…) comparto muchas de sus inquietudes e intereses pero no puedo imponerme en sus vidas." Así, reconociendo que tiene puntos débiles, agrega: "Tal vez lo que me ha costado trabajo ha sido entender que ellos son independientes."

Esa sensibilidad maternal aparece también en otros espacios cuando, con simpatía, se refiere a "sus" estudiantes: "El momento en que logro estar con ellos es un momento muy rico, porque aprendo mucho (…) verlos crecer semestre a semestre, notar cómo maduran y se van convirtiendo en maestros es algo supremamente importante para mí."

Su alegría y buen genio salen a flote, mientras relata una anécdota de los tiempos en los que realizaba algunos cursos en Europa, becada por el Consejo Británico. Relato que narra ocupando sus manos en un incesante movimiento. "Cuando estaba en Inglaterra hice un viajé con una amiga a Italia. Estábamos en alguna tiendita en Roma y queríamos una manzana, pero no sabíamos cómo decirlo en italiano. Hicimos todo lo posible por darnos a entender con nuestros conocimientos en inglés, francés y español, pero la persona que atendía no tenía idea de lo que le decíamos.

Nos pusimos en la tarea de hacer un análisis lingüístico y buscar la relación con las diferentes formas que conocíamos "Pomme, Apple y Manzana." Finalmente, nos dimos por vencidas y, ante esta frustración, lo único que pudimos hacer fue señalarla", cierra la historia con una sonrisa un tanto maliciosa.

En el carácter parece tener la curiosa fusión del compromiso y la responsabilidad que tanto observó en su madre, más la ternura, la honestidad y la calma de su padre. Hija de un hogar lleno de cariño, sus padres se acercan a las bodas de oro y ella completa 25 años de amistad, confianza y respeto junto a su compañero de camino.

Respecto de las cosas positivas, como de las negativas, ella considera que cada paso significa un avance en la vida, una nueva oportunidad de crecimiento por lo que confiesa: "Me adapto fácilmente a las situaciones, no sufro con los cambios, lo que hago es enriquecerme cada vez más y más."

En la Universidad Pedagógica lleva 25 años de trabajo, durante los cuales ha sido profesora, coordinadora de prácticas, investigadora, jefe de departamento, decana, y estudiante de maestría. El año pasado fue nombrada Vicerrectora de Gestión Universitaria, lo que se ha constituido en "un reto muy grande, porque si bien he tenido la oportunidad de hacer un trabajo administrativo previo, la Vicerrectoría implica responsabilidades nuevas e importantes, más aún cuando desde esta instancia se busca que la Universidad se proyecte y entre en contacto con la realidad educativa del país.

Eso me ha mostrado otros aspectos de la academia y de la administración que antes no había vivido. Con gran entereza se refiere a todas y cada una de las personas del equipo que le acompañan valorando su labor y preocupándose porque ésta les sea reconocida. La Vicerrectoría y la complejidad de sus funciones son su preocupación constante, transformándose en ideas e ideales de acción y proyección. El tópico le ánima, su expresividad revela aquella sensación de quererlo todo para la Universidad.

El testimonio se detiene y sus ojos se focalizan sobre un punto neutro. Reflexiona sobre aquellas características tan suyas que, "a veces", dice "se pueden ver como una debilidad (…) no soy una persona autoritaria, prefiero los acuerdos y el consenso." Asegura, además, no sentirse sola en las grandes ligas y como mujer se siente respetada y valorada a la hora de la toma de decisiones.

Ver la expresión apacible y sonriente en su rostro es la mejor manera de resumir su vida y describir a esta mujer que, a diario, sale al encuentro de los minutos presentes con vitalidad y dedicación enfrentando valientemente el reto, tal vez haciendo realidad la reflexión Borgiana, según la cual la idea de vivir fuera del tiempo es tan sólo una ambición de los seres humanos.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.