text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

UN resuelve complejo problema físico

      
<span style=font-style: italic;>Noticia tomada de UN Periódico No. 92, mayo 2006</span><br/><br/>Caos y complejidad son dos palabras que al ciudadano común le evocan cuestiones difíciles, inaccesibles, y en todo caso, incómodas.  Pero para los investigadores del <span style=font-style: italic;>Grupo Caos y Complejidad</span>, del Departamento de Física de la Universidad Nacional, estos vocablos evocan imágenes de arduo trabajo matemático, largas jornadas de labor intelectual, compensados con hechos como la comprensión matemática de fenómenos aparentemente irreductibles al azar y la publicación que logró el grupo en la edición de febrero de la revista <a href=https://scitation.aip.org/getabs/servlet/GetabsServlet?prog=normal&id=PRLTAO000096000007070403000001&idtype=cvips&gifs=yes target=_blank>Physical Review Letters</a>, una de las más prestigiosas de este ámbito científico en el mundo.<br/><br/>El artículo <a target=_blank href=https://arxiv.org/PS_cache/quant-ph/pdf/0508/0508057.pdf>Semiclassical Propagator of the Wigner Function</a>  pasó los exigentes filtros de edición de la revista y se constituye en un punto de referencia sobre la investigación en la búsqueda de lenguajes comunes para la física clásica y la cuántica, es decir, la relación entre las leyes que rigen el cosmos a escalas macro y atómica.<br/><br/>A este respecto, el director del grupo, Thomas Dittrich, señala que tienen algo de cierto los mitos generados alrededor de la aparente imcopatibilidad entre los "dos universos" y la ciencia disponible para comprender su funcionamiento.  Sin embargo, el hallazgo que presentaron a la comunidad científica mundial, basados en el trabajo sobre la función de Wigner disminuye la incertidmbre sobre el diálogo entre físicos clásicos y cuánticos.<br/><br/>De esta manera, un complicadísimo problema halla solución, al menos en uno de sus elementos claves: la reducción de indeterminación en la descripción de trayectorias para escalas atómicas.  Una cuestión que hace 30 años se encontraba irresoluble. "Un grupo de la Universidad de Harvard había dicho en 1976 que el problema no se podía resolver. Pero nosotros, en la U. Nacional, lo hicimos, señala Dittrich.<br/><br/>Hoy un trabajo de físicos formados en el <span style=font-style: italic;>Grupo Caos y Complejidad, </span>del Departamento de Física de la Universidad Nacional, espera aplicar el hallazgo en no menos de veinte años en áreas como la química cuántica, la óptica cuántica y la computación cuántica, entre otras.<br/><br/>"<span style=font-style: italic;>Un grupo de la Universidad de Harvard había dicho en 1976 que el problema no se podía resolver. Pero nosotros, en la U. Nacional, lo hicimos</span>.   <br/>Thomas Dittrich, investigador del Departamento de Física de la UN.
Noticia tomada de UN Periódico No. 92, mayo 2006

Caos y complejidad son dos palabras que al ciudadano común le evocan cuestiones difíciles, inaccesibles, y en todo caso, incómodas.  Pero para los investigadores del Grupo Caos y Complejidad, del Departamento de Física de la Universidad Nacional, estos vocablos evocan imágenes de arduo trabajo matemático, largas jornadas de labor intelectual, compensados con hechos como la comprensión matemática de fenómenos aparentemente irreductibles al azar y la publicación que logró el grupo en la edición de febrero de la revista Physical Review Letters, una de las más prestigiosas de este ámbito científico en el mundo.

El artículo Semiclassical Propagator of the Wigner Function  pasó los exigentes filtros de edición de la revista y se constituye en un punto de referencia sobre la investigación en la búsqueda de lenguajes comunes para la física clásica y la cuántica, es decir, la relación entre las leyes que rigen el cosmos a escalas macro y atómica.

A este respecto, el director del grupo, Thomas Dittrich, señala que tienen algo de cierto los mitos generados alrededor de la aparente imcopatibilidad entre los "dos universos" y la ciencia disponible para comprender su funcionamiento.  Sin embargo, el hallazgo que presentaron a la comunidad científica mundial, basados en el trabajo sobre la función de Wigner disminuye la incertidmbre sobre el diálogo entre físicos clásicos y cuánticos.

De esta manera, un complicadísimo problema halla solución, al menos en uno de sus elementos claves: la reducción de indeterminación en la descripción de trayectorias para escalas atómicas.  Una cuestión que hace 30 años se encontraba irresoluble. "Un grupo de la Universidad de Harvard había dicho en 1976 que el problema no se podía resolver. Pero nosotros, en la U. Nacional, lo hicimos", señala Dittrich.

Hoy un trabajo de físicos formados en el Grupo Caos y Complejidad, del Departamento de Física de la Universidad Nacional, espera aplicar el hallazgo en no menos de veinte años en áreas como la química cuántica, la óptica cuántica y la computación cuántica, entre otras.

"Un grupo de la Universidad de Harvard había dicho en 1976 que el problema no se podía resolver. Pero nosotros, en la U. Nacional, lo hicimos".  
Thomas Dittrich, investigador del Departamento de Física de la UN.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.