text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Adicción a los videojuegos?

      
<font size=1><span style=font-style: italic;>Tomado de De la urbe digital, publicación de la Universidad de Antioquia</span></font><br/><br/><span style=font-style: italic;>Las adicciones a los videojuegos pueden representar un problema que proviene de trastornos propios de la persona y que son solucionados a través de esa adicción, por ejemplo, cuando una persona adicta viene a consulta, no le tratamos directamente la adicción, sino que buscamos el problema que la persona tiene de fondo y que la ocasiona</span>. expone la sicóloga Elsy Pérez sicoorientadora del área de Bienestar en la Universidad de Antioquia.<br/><br/> Sergio Andrés Pulgarín, un joven de 16 años, presenta varios de los comportamientos de una persona adicta a los videojuegos: introvertido, callado y pasivo, pasa por lo menos 3 horas al día frente al televisor y a su Play Station 2, tratando de viajar en el tiempo, ganando experiencia, para subir de nivel y así encontrar uno de los diez finales que tiene su película favorita Chrono Tigger, catalogada como RPG: Películas que dependen del desempeño del jugador a través de los diferentes mundos para obtener así diferentes resultados.<br/><br/><span style=font-style: italic;>Aquí en Colombia todo mundo juega fútbol y carros mientras que los RPG, son menos comunes, por eso me gustan esta clase de películas</span> dice Sergio.<br/><br/> La industria de los videojuegos no se queda en películas y en consolas, sino que también invierten en publicación de revistas, sitios Web y salones de chat, los cuales facilitan claves para superar mundos, personajes, paradas, o simplemente imágenes alusivas a las películas.<br/><br/> Sergio ha pasado por lo menos diez películas varias veces y participa en salones de chat y lo hace para adquirir imágenes, porque las claves las consigue en revistas que compra mensualmente o intercambia con sus amigos.<br/><br/> Según la revista española PSM 2, en uno de sus recientes números, las compañías Sony, Nintendo y Microsoft, libran un combate encarnizado por el liderazgo en un sector que mueve más dinero que el cine y por ello están dispuestos a perder cantidades astronómicas, vendiendo su hardware muy debajo del precio de costo.<br/><br/> Así la creciente movida de los videojuegos y la facilidad con que se consiguen en el mercado con una gran oferta, además de los problemas personales como la falta de acompañamiento familiar o la presión ejercida por la sociedad de consumo, pueden llevar a que los jóvenes caigan en adicciones como ésta.<br/><br/><span style=font-style: italic;>El verdadero problema radica en que los jóvenes no tengan una guía en el momento en que se inician en esta clase de prácticas... más grave aún es que los contenidos son violentos y no educativos</span>, concluye Diego Alejandro Vélez, sicólogo clínico de la Universidad de Antioquia. <br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>En búsqueda de la cura</span><br/><font size=1 style=font-style: italic;><br/>Extroversia Universia </font><br/><br/>Existe un centro especializado en tratar este tipo de adicción. Se trata  del Smith & Jones Addiction Consultancy, un centro médico ubicado en Holanda especializado en tratamientos para adictos a las drogas y al juego. <br/><br/>El director del centro, Keith Bakker, afirmó que el motivo de esta iniciativa radica en que "<span style=font-style: italic;>contemplamos enormes paralelismos entre los problemas con los videojuegos y el alcohol o los casinos, hasta el punto de que nos traían chicos de 15 años que mostraban el mismo comportamiento que los adictos a los casinos de 50 años</span>".<br/><br/> Algunos síntomas son ansiedad, ataques de pánico, problemas de sueño, pesadillas y los adictos a los juegos, generalmente, tienen el mismo perfil, adolescentes socialmente aislados que desean escapar de la realidad. <br/><br/>Los que sean ingresados en la clínica tendrán que estar de 1 a 2 meses hasta que se les declare curados de la adicción. Sin embargo, el problema radica en evitar que recaigan, ya que "<span style=font-style: italic;>no puedes hacerles una prueba de orina para comprobar que ya no juegan</span>", concluye Bakker.<br/><br/><br/>
Tomado de De la urbe digital, publicación de la Universidad de Antioquia

"Las adicciones a los videojuegos pueden representar un problema que proviene de trastornos propios de la persona y que son solucionados a través de esa adicción, por ejemplo, cuando una persona adicta viene a consulta, no le tratamos directamente la adicción, sino que buscamos el problema que la persona tiene de fondo y que la ocasiona". expone la sicóloga Elsy Pérez sicoorientadora del área de Bienestar en la Universidad de Antioquia.

Sergio Andrés Pulgarín, un joven de 16 años, presenta varios de los comportamientos de una persona adicta a los videojuegos: introvertido, callado y pasivo, pasa por lo menos 3 horas al día frente al televisor y a su Play Station 2, tratando de viajar en el tiempo, ganando experiencia, para subir de nivel y así encontrar uno de los diez finales que tiene su película favorita "Chrono Tigger", catalogada como RPG: Películas que dependen del desempeño del jugador a través de los diferentes mundos para obtener así diferentes resultados.

"Aquí en Colombia todo mundo juega fútbol y carros mientras que los RPG, son menos comunes, por eso me gustan esta clase de películas" dice Sergio.

La industria de los videojuegos no se queda en películas y en consolas, sino que también invierten en publicación de revistas, sitios Web y salones de chat, los cuales facilitan claves para superar mundos, personajes, paradas, o simplemente imágenes alusivas a las películas.

Sergio ha pasado por lo menos diez películas varias veces y participa en salones de chat y lo hace para adquirir imágenes, porque las claves las consigue en revistas que compra mensualmente o intercambia con sus amigos.

Según la revista española PSM 2, en uno de sus recientes números, las compañías Sony, Nintendo y Microsoft, libran un combate encarnizado por el liderazgo en un sector que mueve más dinero que el cine y por ello están dispuestos a perder cantidades astronómicas, vendiendo su hardware muy debajo del precio de costo.

Así la creciente movida de los videojuegos y la facilidad con que se consiguen en el mercado con una gran oferta, además de los problemas personales como la falta de acompañamiento familiar o la presión ejercida por la sociedad de consumo, pueden llevar a que los jóvenes caigan en adicciones como ésta.

"El verdadero problema radica en que los jóvenes no tengan una guía en el momento en que se inician en esta clase de prácticas... más grave aún es que los contenidos son violentos y no educativos", concluye Diego Alejandro Vélez, sicólogo clínico de la Universidad de Antioquia.



En búsqueda de la cura

Extroversia Universia


Existe un centro especializado en tratar este tipo de adicción. Se trata  del Smith & Jones Addiction Consultancy, un centro médico ubicado en Holanda especializado en tratamientos para adictos a las drogas y al juego.

El director del centro, Keith Bakker, afirmó que el motivo de esta iniciativa radica en que "contemplamos enormes paralelismos entre los problemas con los videojuegos y el alcohol o los casinos, hasta el punto de que nos traían chicos de 15 años que mostraban el mismo comportamiento que los adictos a los casinos de 50 años".

Algunos síntomas son ansiedad, ataques de pánico, problemas de sueño, pesadillas y los adictos a los juegos, generalmente, tienen el mismo perfil, adolescentes socialmente aislados que desean escapar de la realidad.

Los que sean ingresados en la clínica tendrán que estar de 1 a 2 meses hasta que se les declare curados de la adicción. Sin embargo, el problema radica en evitar que recaigan, ya que "no puedes hacerles una prueba de orina para comprobar que ya no juegan", concluye Bakker.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.