text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Turistas o visitantes, no sólo importa que vengan

      
El pasado jueves el Director de Proexport, publicó el artículo "Turistas o visitantes, lo importante es que vengan". Con todo respeto por el funcionario, a quien conozco y aprecio, quiero discrepar y señalar que el exceso de pragmatismo, en materia de estadísticas, puede ser inconveniente.<br/><br/> No se trata de una simple discusión semántica. Los viajeros son el gran conjunto y los turistas parte de ese universo. Los efectos positivos de su llegada a nuestro país son muy distintos, una es la estructura de gasto de un turista y otra muy distinta la de un visitante por motivos laborales. Las políticas públicas requieren para ser más efectivas y poder ser evaluadas, de una correcta medición.<br/><br/> El número de viajeros y turistas se han incrementado. El informe "Tendencias del Turismo Extranjero en Colombia (Proexport, junio 2006)", muestra cómo entre enero y abril han ingresado al país 791.777 personas, de las cuales 474.156 son colombianas y 317.621 extranjeros. De estos, 186.965 lo hicieron con visas de turismo. Eso es sano y este artículo no pretende poner en duda los logros. Pero un viajero no siempre es un turista.<br/><br/> Un ejemplo de las implicaciones de esta discusión es la forma como se presentan las ‘metas aspiracionales' para el sector (no entiendo ese concepto en el marco de una política pública). Mientras el Jefe de Estado ha puesto como meta 2 millones de turistas este año, el Director de Proexport, siente como logro posible 1,3 millones de visitantes. Si las proporciones entre turistas y visitantes del 2005 se mantienen, estamos hablando que la meta razonable en el 2006 sería de 754 mil turistas. ¿De dónde salió entonces la ‘meta aspiracional' de 2 millones? De la confusión de intentar presentar mejores resultados de la política de turismo mostrando no el volumen de turistas, sino el global de visitantes.<br/><br/> Las cifras son suficientemente buenas como para necesitar un ‘empujón estadístico'. La ocupación hotelera está creciendo, en lo corrido de este año es del 54,4 por ciento, mientras en el mismo período del 2005 fue del 52,1 por ciento, el número de turistas pasó de 166 mil a 186. Las inversiones hoteleras reportadas alcanzan la no despreciable cifra de 27 mil millones de pesos.<br/><br/> Frente al exceso de pragmatismo es bueno recordar que la información estadística oficial es un bien público, que no responde sólo a las necesidades o caprichos de los gobernantes de turno. Al país le ha costado construirlas a lo largo de los años. Las estadísticas, en este caso de ingresos de turistas extranjeros, pueden, deben ser mejoradas, pero preservando lo que como sociedad hemos construido.<br/><br/> El doctor Luis Guillermo Plata señala que se está construyendo un consenso con los gremios para mejorar la medición del sector. Ello es deseable y conveniente y valdría la pena esperar los resultados de esa labor, antes de precipitarse a evaluar la situación del turismo extranjero, con las cifras globales de los visitantes foráneos.<br/><br/> El sector ha venido obteniendo información que le permite tomar decisiones de calidad. Además de los registros de migración del DAS (fuente primaria de las cifras en discusión) el país cuenta con algunas encuestas sobre turismo, los registros hoteleros y se ha avanzado en la construcción de la cuenta satélite. Por todo esto, no sólo es importante y bienvenido que aumenten los turistas y los visitantes, también es importante y mucho, que tengamos claro que no son lo mismo.<br/><br/><br/><font size=1 style=font-style: italic;>* Tomado de Portafolio<br/><br/></font><font size=1></font><font size=1 style=font-style: italic;><br/></font>
El pasado jueves el Director de Proexport, publicó el artículo "Turistas o visitantes, lo importante es que vengan". Con todo respeto por el funcionario, a quien conozco y aprecio, quiero discrepar y señalar que el exceso de pragmatismo, en materia de estadísticas, puede ser inconveniente.

No se trata de una simple discusión semántica. Los viajeros son el gran conjunto y los turistas parte de ese universo. Los efectos positivos de su llegada a nuestro país son muy distintos, una es la estructura de gasto de un turista y otra muy distinta la de un visitante por motivos laborales. Las políticas públicas requieren para ser más efectivas y poder ser evaluadas, de una correcta medición.

El número de viajeros y turistas se han incrementado. El informe "Tendencias del Turismo Extranjero en Colombia (Proexport, junio 2006)", muestra cómo entre enero y abril han ingresado al país 791.777 personas, de las cuales 474.156 son colombianas y 317.621 extranjeros. De estos, 186.965 lo hicieron con visas de turismo. Eso es sano y este artículo no pretende poner en duda los logros. Pero un viajero no siempre es un turista.

Un ejemplo de las implicaciones de esta discusión es la forma como se presentan las ‘metas aspiracionales' para el sector (no entiendo ese concepto en el marco de una política pública). Mientras el Jefe de Estado ha puesto como meta 2 millones de turistas este año, el Director de Proexport, siente como logro posible 1,3 millones de visitantes. Si las proporciones entre turistas y visitantes del 2005 se mantienen, estamos hablando que la meta razonable en el 2006 sería de 754 mil turistas. ¿De dónde salió entonces la ‘meta aspiracional' de 2 millones? De la confusión de intentar presentar mejores resultados de la política de turismo mostrando no el volumen de turistas, sino el global de visitantes.

Las cifras son suficientemente buenas como para necesitar un ‘empujón estadístico'. La ocupación hotelera está creciendo, en lo corrido de este año es del 54,4 por ciento, mientras en el mismo período del 2005 fue del 52,1 por ciento, el número de turistas pasó de 166 mil a 186. Las inversiones hoteleras reportadas alcanzan la no despreciable cifra de 27 mil millones de pesos.

Frente al exceso de pragmatismo es bueno recordar que la información estadística oficial es un bien público, que no responde sólo a las necesidades o caprichos de los gobernantes de turno. Al país le ha costado construirlas a lo largo de los años. Las estadísticas, en este caso de ingresos de turistas extranjeros, pueden, deben ser mejoradas, pero preservando lo que como sociedad hemos construido.

El doctor Luis Guillermo Plata señala que se está construyendo un consenso con los gremios para mejorar la medición del sector. Ello es deseable y conveniente y valdría la pena esperar los resultados de esa labor, antes de precipitarse a evaluar la situación del turismo extranjero, con las cifras globales de los visitantes foráneos.

El sector ha venido obteniendo información que le permite tomar decisiones de calidad. Además de los registros de migración del DAS (fuente primaria de las cifras en discusión) el país cuenta con algunas encuestas sobre turismo, los registros hoteleros y se ha avanzado en la construcción de la cuenta satélite. Por todo esto, no sólo es importante y bienvenido que aumenten los turistas y los visitantes, también es importante y mucho, que tengamos claro que no son lo mismo.


* Tomado de Portafolio


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.