text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Presente y futuro de Santander según sus mejores estudiantes

      
El nombre de Santander y de sus universidades quedó en alto en noviembre de 2005 durante el examen de Calidad de la Educación Superior, Ecaes, prueba final de la carrera a la que se someten los universitarios de Colombia.<br/><br/> La Universidad Industrial de Santander UIS demostró su calidad al obtener los mejores puntajes nacionales en Bacteriología y en las ingenierías Mecánica, Eléctrica, Industrial, Electrónica, de Sistemas y Petróleos. <br/><br/> Las posiciones fueron obtenidas por los estudiantes Henry Giovanni Gómez Gómez, Álvaro Fabián Muñoz Rodríguez, Andrés Julián Arévalo Romero, Sergio Antonio Muñoz Pinzón, Gilberto Gómez Gualdrón, Edwin Salamanca Torres y Rudy Gómez Cepeda.<br/><br/> De acuerdo con los registros nacionales, la UIS se ubicó como la segunda universidad del país, por el número de primeros puestos logrados en los distintos programas evaluados en los últimos Ecaes.<br/><br/> La Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, también obtuvo una participación representativa, con el mejor estudiante en Comunicación Social.<br/><br/> La Universidad Nacional de Colombia logró el primer lugar de desempeño y obtuvo el primer lugar en 14 de los programas evaluados. Con esta prueba, el Estado pretende medir el conocimiento de los jóvenes de 30 áreas profesionales que están a punto de enfrentarse a la realidad laboral del país.<br/><br/> Las propias instituciones de educación universitaria, las asociaciones de facultades y algunas agrupaciones de profesionales son las encargadas de diseñar el examen, luego de un debate previo para definir la pertinencia de las preguntas y de las situaciones que los estudiantes deben analizar en la prueba.<br/><br/> Los altos puntajes logrados por el Departamento demuestran la buena calidad de la educación universitaria en la región. 15 entrevistó a seis de estos estudiantes para saber qué piensan del futuro de Santander en sus campos de acción.<br/><br/> Otros puestos destacados fueron:<br/><ul><li> Tercer puesto en Psicología, Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB</li><li>Tercer puesto en Optometría, Universidad Santo Tomás</li><li>Quinto puesto en Derecho, Universidad Libre de Santander</li><li>Quinto y octavo en Tecnología en Electrónica, Unidades Tecnológicas de Santander</li><li>Décimo segundo puesto en Enfermería, Universidad Cooperativa de Colombia</li></ul><br/><br/><span style=font-weight: bold;>¿Qué son los Ecaes?</span><br/><br/> Los Exámenes de Calidad de la Educación Superior, Ecaes, son una herramienta para evaluar el nivel de competencias de los estudiantes universitarios. En 2003 se aplicaron a 27 programas de pregrado, en el 2004 a 43 y en el 2005 a 49.Para el 2006 se decidió aplicar estas pruebas en dos grupos. <br/><br/> El primero, relacionado con ingenierías y áreas matemáticas, que presentó exámenes el pasado 4 de junio y conocerá los resultados el 1 de agosto próximo. El segundo grupo, orientado más a las ciencias sociales, aplicará el examen a finales de noviembre y los resultados se revelarán a finales de enero de 2007.<br/><br/> Los Ecaes son pruebas académicas de carácter oficial y obligatorias que forman parte, con otros procesos y acciones, de un conjunto de instrumentos de que dispone el Gobierno de Colombia para evaluar la calidad de la educación en el país.<br/><br/> Con esta prueba, el Ministerio de Educación Nacional pretende comprobar el grado de desarrollo de las competencias de los estudiantes que cursan el último año de los programas académicos de pregrado en las instituciones de educación superior.<br/><br/> Los Ecaes se consideran una fuente de información importante dentro de los procesos de autoevaluación personal e institucional y, de esta manera, contribuyen a la cualificación del sistema de educación superior colombiano, señaló la ministra de Educación, Cecilia María Vélez.<br/><br/> Agregó que una de las ventajas de tener un buen puntaje en los Ecaes es que la hoja de vida de los profesionales que ingresan al mundo laboral tendrá algo positivo para mostrar de entrada y además, recibirán con mayor facilidad becas nacionales y extranjeras.<br/><br/><br style=font-weight: bold;/><span style=font-weight: bold;>¿Cómo se preparan los Ecaes?</span><br/><br/> Casi tan importante como los exámenes es la discusión previa que se genera en torno a estas pruebas. Uno de los aspectos es la controversia que debe presentarse para definir qué se va a evaluar y cómo evaluarlo.<br/><br/> De estas discusiones, docentes, directivos de programas y funcionarios del Ministerio de Educación y del Icfes se preguntan: ¿Qué puede esperar la sociedad de un área específica profesional?<br/><br/> Con la asesoría técnica del Icfes y la participación de asociaciones académicas y docentes se plantea el marco conceptual del examen y las preguntas que deben hacerse.<br/><br/> De todas las instituciones educativas se presentan propuestas y el Icfes selecciona las preguntas más pertinentes, además de que realiza talleres con los docentes, en las diversas regiones, a fin de que ellos aprendan a formular dichas preguntas y revisen si efectivamente ellas permiten evaluar a los estudiantes en las distintas áreas del aprendizaje. <br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Traiganos conocimiento y experiencia para repartirlos por toda la región<br/><br/></span>Álvaro Fabián Muñoz, Ingeniería de Petróleos de la UIS.<br/><br/>Éste ingeniero de petróleos UIS cuenta que en el bachillerato siempre dejaba los trabajos escolares para última hora y aún así, era uno de los estudiantes más destacados del colegio Guanentá, de San Gil. Muñoz también obtuvo el mejor puntaje del Icfes de su promoción.<br/><br/> No obstante, cuando entró a la universidad debió cambiar sus métodos de estudio porque la exigencia era mayor y debía mantener el perfil que había ganado de buen estudiante. Para lograrlo, sacrificó los deportes que practicaba; la natación, el voleibol y el tenis de mesa quedaron de lado y ocupó todo su tiempo con el estudio.<br/><br/> Los sacrificios dieron resultado. Obtuvo la mejor calificación del Ecaes en Ingeniería de Petróleos en el país con 132,7 puntos, aunque dice que no logró prepararse por completo para la prueba, los resultados hablan por sí solos.<br/><br/> Por ahora tiene dudas sobre sus estudios de especialización, pero ve claro que su futuro laboral está en el área de la simulación, la producción y la explotación de yacimientos petrolíferos, campos de trabajo que están bien remunerados y que demandan mucha responsabilidad, por las grandes sumas de dinero en juego.<br/><br/> Muñoz afirma que en el futuro la región debe pensar en la prestación de servicios a las grandes empresas petroleras para aprovechar los recursos y la infraestructura que ya hay.<br/><br/> Precisamente uno de sus sueños es trabajar en una de las grandes empresas petroleras para luego traer todo ese conocimiento y experiencia para repartirlo en la región y crear su propia empresa de servicios.<br/><br/><span style=font-style: italic;>Traigamos conocimiento y experiencia y repartámoslos por toda la región</span>, comenta. De ese modo, dice que se solucionará un problema que tienen los profesionales en Santander, pues según él, a los ingenieros se les prepara muy bien en la parte técnica pero tienen graves falencias en lo humano.<br/><br/> Asegura que en la universidad hace falta reforzar el liderazgo y el trabajo en equipo, claves básicas para crear empresa.<br/><br/> Resalta los logros adelantados por los semilleros de investigación de la UIS , grupos de trabajo que cuentan con el apoyo del Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), para desarrollar investigaciones que preparan mejor al estudiante y lo ayudan con aportes económicos. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>En Colombia necesitamos más capital de inversión<br/><br/></span>Rudy Cepeda Gómez, Ingeniería Electrónica de la UIS.<br/><br/>Nació en Bucaramanga en 1985, estudió en el Instituto Técnico Superior Industrial de Barrancabermeja y desde pequeño le gustó la electrónica: leía libros especializados cada vez que podía y soñaba con crear robots y máquinas voladoras. Aún hoy sueña con trabajar en el campo de la aviación.<br/><br/> Largas noches en vela estudiando no siempre son la mejor fórmula para obtener buenos resultados. El ingeniero electrónico de la UIS de 21 años Rudy Cepeda Gómez lo sabe y por eso no cree en las trasnochadas académicas.<br/><br/> Por el contrario, prefiere salir a rumbear, estar con sus amigos, jugar un videojuego o tocar el saxofón. Cepeda asegura que es un poco indisciplinado, el resultado que obtuvo en la prueba Ecaes demuestra lo contrario.<br/><br/> Dice que la clave del éxito está en los grupos de estudio, una forma de trabajo que permite resolver los problemas académicos de manera más eficiente y completa. Cepeda afirma que fueron sus compañeros de estudio quienes lo prepararon para la prueba nacional, pues él era el profesor del grupo, por exigencia de sus mismos compañeros, y como tal debió estar siempre un paso adelante. Eso le permitió que obtuviera una calificación de 134,6 puntos en el examen estatal.<br/><br/> Por ahora trabaja en un proyecto de fisioterapia y ha contado con el apoyo económico de su mamá, de su papá y  del de su compañera de trabajo, pues la universidad no puede costearle los componentes para el proyecto, sólo le ayuda prestándole laboratorios y libros, motivo por el cual decidió pedir apoyo fuera del país, donde logró conseguir unos aparatos en prueba, de manera gratuita.<br/><br/> Éste y otros motivos hacen que el campo de la Ingeniería Electrónica en Colombia aún esté en una fase inicial. <span style=font-style: italic;>Hace falta mucho tejido industrial para que el profesional pueda desarrollar todo su potencial</span>, comenta Cepeda, pues la mayoría de profesionales de la región tienen cargos que pueden ser ocupados por cualquier otro ingeniero sin importar su área.<br/><br/> Para él, parte de la solución está en la inversión de capital en la industria, pero asegura que ahí mismo está el problema porque los capitales no se invierten si no se ven los resultados.<br/><br/> Cepeda dice que lo más importante ahora es que los estudiantes universitarios den a conocer todo su potencial y muestren de lo que son capaces en la región, porque en Colombia, con todo el saber que se tiene y las ganas de producir y crear, sólo falta el empujón económico para salir adelante y poner en marcha la industria electrónica nacional.<br/><br/> Finalmente, Cepeda espera que en el futuro la Ingeniería Electrónica del país tome el camino de la microelectrónica, base fundamental para el desarrollo de piezas para todas las demás ingenierías. Pero por ahora no ve cerca esa posibilidad, tan sólo una luz a lo lejos en el túnel, porque el suyo, aquí, sigue siendo un campo inexplorado. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Los medios no le apuestan a los intereses regionales<br/><br/></span>Edgar Alfonso Serrano, Comunicación Social de la UNAB<span style=font-weight: bold;></span>.<br/><br/>Llegó a Bucaramanga con la timidez propia de un niño de 14 años y con el temor de enfrentarse a un mundo muy distinto de su pueblo natal, San Vicente de Chucurí. Edgar Alfonso comenzó a estudiar en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, con apoyo de una beca.<br/><br/> Hoy, a los 20 años, está terminando su práctica de periodismo en Bogotá en la redacción del periódico El Tiempo. Tenía también la ilusión de ser un gran periodista y ahora lleva el título de mejor estudiante del país en Comunicación Social, con 126,1 puntos. Desde diciembre pasado trabaja en El Tiempo , después de haberse preparado como reportero en 15 y en Vivir la UNAB.<br/><br/> Alfonso Serrano reconoce que en el periodismo de Santander <span style=font-style: italic;>por lo general, hay mucha improvisación y poco profesionalismo. En el tiempo que llevo trabajando en Bogotá me he dado cuenta de que en Santander también hay periodistas bastante buenos, lo que pasa es que la mayoría no están bien preparados o tienen un enfoque errado del periodismo. La radio es quizá la que peor está</span>.<br/><br/> En cuanto al panorama de los medios regionales dice que es <span style=font-style: italic;>muy lamentable porque el presupuesto es mínimo y los periodistas deben trabajar en esas condiciones. Los sueldos son muy bajos y hay mucho desempleo, esto obliga a los reporteros a trabajar por los intereses de los propietarios de los medios y los intereses de quienes los financian. Y eso es un problema ético</span>.<br/><br/> Y añade: <span style=font-style: italic;>Mi posición puede ser un poco regionalista porque no soy de los que piensa que todo lo de la capital es maravilloso. Sé que en Santander hay mucho potencial y mucha calidad en la educación, sin embargo, los medios, sobre todo los más importantes, no le apuestan a lo regional</span>.<br/><br/> Respecto a cómo ve el periodismo santandereano en unos años responde que <span style=font-style: italic;>es posible que se siga dando una migración de los nuevos profesionales a los medios de Bogotá porque la oferta en la región es muy pobre. Esto puede cambiar si las empresas de periodismo trabajaran un poco más en la calidad de la información. Si los problemas económicos que agobian a los periodistas persisten, la situación no será distinta</span>".<br/><br/><span style=font-style: italic;>Si un periodista no gana bien no siente la motivación para trabajar con responsabilidad en el oficio. En pocas palabras, si los periodistas no ganan bien, no tendrán mucho por hacer y entonces la sociedad no tendrá una buena información</span>, afirma Alfonso.<br/><br/> Consultado sobre las posibles fallas de los periodistas que llegan a la Capital , asegura que h<span style=font-style: italic;>ay universidades en Bucaramanga donde la calidad es muy alta en comparación con las de Bogotá"</span>. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Los sistemas apuntan a quedarse dormidos y son reacios al cambio<br/><br/></span>Andrés Julián Arévalo, Ingeniería Industrial de la UIS.<br/><br/>Con una posición muy clara sobre el desarrollo productivo en la industria santandereana Andrés Julián Arévalo, de 22 años, ingeniero industrial UIS, le apuesta a la idea de que la educación puede traer grandes beneficios a las empresas de la región con un proyecto de investigación sobre una nueva herramienta pedagógica para acercar la realidad a las aulas.<br/><br/> Arévalo asegura que a los sectores fuertes de Santander, calzado y confección, <span style=font-style: italic;>les hace falta llevar la educación a la industria porque no hay conciencia de que es necesario manejar conceptos de productividad, investigación de operaciones y optimización de procesos, pero considero que las cosas van marchando bien. Sin embargo, habría más posibilidades de desarrollo industrial si se introdujera la educación a la industria productiva de la región</span>.<br/><br/> Está consciente de que con el Tratado de Libre Comercio, que ya es un hecho, s<span style=font-style: italic;>iento que las industrias, por el simple juego del comercio internacional, tienen que mejorar sus procesos productivos y su capacidad intelectual.</span><br/><br/><span style=font-style: italic;> Si no es así, la industria en unos años va a retroceder y no podrá competir con las de otros países que sí han tenido la educación para actualizar y mejorar sus procesos de producción.</span><br style=font-style: italic;/><br style=font-style: italic;/><span style=font-style: italic;> No obstante, en algunos casos los empresarios han empezado a reconocer estas falencias porque ya están tratando de certificarse con normas Iso 9001, es más, muchos de los practicantes de la UIS están ayudando a empresas de la región a certificarse</span>".<br/><br/> Al preguntársele por qué cree que algunos empresarios no le apuestan a la educación, dijo que: <span style=font-style: italic;>La gente nueva sale muy bien preparada, pero nuestra región tiende a quedarse en lo que ya se hace: los sistemas apuntan a quedarse dormidos y son reacios al cambio. De todas maneras este cambio es algo obligatorio para el mejoramiento. Siento que para los empresarios santandereanos invertir en producción intelectual puede ser un riesgo, pero no comprenden que eso les generará resultados en materia de competitividad y ventas</span>. <br/><br/>Respecto a si existen intereses por una formación, Andrés Julián Arévalo respondió que existen algunas falencias educativas, <span style=font-style: italic;>pero se está trabajando para mejorarlas. Es necesario buscar nuevas técnicas pedagógicas que permitan que el estudiante sea líder de su educación y el papel del docente sea el de un facilitador del proceso</span>. <br/><br/>En su concepto, los ingenieros industriales <span style=font-style: italic;>deben formarse con mentalidad de empresarios, pues hay muchos profesionales que salen a ser empleados, eso no está mal, pero es bueno que se fomente esa capacidad emprendedora para crear empresa y generar empleo en la región. Me parece fundamental que los profesionales se relacionen con su departamento para que descubran qué posibilidades de trabajo existen</span>.<br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Nuestra obligación es sacar adelante esta tierra<br/><br/></span>Sergio Antonio Muñoz Pinzón, Ingeniería Mecánica de la UIS.<br/><br/>Sergio Antonio Muñoz Pinzón, ingeniero mecánico de la UIS , prefiere madrugar a caminar en vez de salir a rumbear en las noches. Ama a su familia y admira el mundo que lo rodea, pero también discute con mucho ánimo acerca de las leyes que rigen el mundo físico. Y entra en discusiones que harían tambalear la fe de cualquiera, por eso asiste a una iglesia cristiana. Muñoz prefiere estudiar solo porque aprende más. En ocasiones estudia en grupo, pero le molesta tener que presionar a la gente para que responda. <span style=font-style: italic;>La preparación va en cada persona, si quieres aprender, aprendes</span>, comenta.<br/><br/> Estudiar una sola carrera no le bastó, por lo que decidió estudiar Ingeniería Mecánica y Electrónica, de manera simultánea: <span style=font-style: italic;>Me gusta la Mecánica por el tratamiento que da a la energía y la Electrónica porque proporciona el control para manipular esa energía</span>.<br/><br/> Junto a su hermano, que también estudia Ingeniería Mecánica, piensa crear una empresa de metalmecánica. Según él, <span style=font-style: italic;>un ingeniero es un científico aplicado</span>.<br/><br/> Dice que su meta es la optimización de recursos, motivo por el cual la ingeniería nunca se terminará de inventar. <span style=font-style: italic;>El desarrollo de la Mecánica en Santander es regular y debe mejorar</span>, manifiesta y dice que el futuro está en la generación de energía, la automatización de la manufactura y la producción de partes y repuestos, actividades que harían más competitiva la región.<br/><br/> Dice que parte del atraso regional se debe a la falta de inversión de las empresas en nuevas tecnologías y el atraso de la academia, pues hay profesores que no se preocuparon por profundizar sus conocimientos. <span style=font-style: italic;>Santander es una tierra rica en recursos donde hace falta unión para progresar, es una obligación activar la industria santandereana</span>, afirma. <br/><br/><br/><div style=text-align: left;><span style=font-weight: bold;>Las empresas deben entender la necesidad de entrar al mundo de la tecnología<br/><br/></span>Gilberto Gómez, Ingeniería de Sistemas de la UIS.<span style=font-weight: bold;><span style=font-weight: bold;><br/><br/></span></span>Desde que comenzó su vida académica, Gilberto Gómez Gualdrón tomó la decisión de dedicarse por completo al estudio.<br/></div><br/> Gómez, ingeniero de sistemas UIS de 22 años, está convencido de que la educación es la clave para obtener un buen desempeño laboral en el futuro.<br/><br/> Con base en esa forma de pensar, decidió desde muy temprano constituir un sólido grupo de estudio. Según él, está fue la clave para obtener el mejor resultado en las pruebas Ecaes en Ingeniería de Sistemas.<br/><br/> Él reconoció que en su campo de acción lo que se puede apreciar es que <span style=font-style: italic;>las empresas y las compañías de la región están avanzando o están empezando a preocuparse por adaptarse a la tecnología. Un ingeniero de sistemas, en la actualidad, tiene muchas posibilidades de trabajo. Lo fundamental en este momento es que las empresas entiendan la necesidad de entrar al mundo de las tecnologías, para así competir en negocios o servicios</span>.<br/><br/> Cuestionado sobre cómo ve la Ingeniería de Sistemas en los próximos 10 años en la región, reconoció que hay mucha expectativa en las empresas <span style=font-style: italic;>debido a que el mundo está avanzando rápidamente en el campo de la tecnología y en todas sus ciencias afines: telecomunicaciones, electrónica y otras. Entonces es necesaria la adaptación a éstas por el fenómeno de la globalización. Es importante hacer inversión por parte de las universidades, de las empresas y del Estado para garantizar un futuro próspero de la profesión</span>.<br/><br/> Respecto al vínculo que debe existir entre teoría y práctica, Gilberto Gómez dijo que: D<span style=font-style: italic;>epende de la carrera. Hay unas en las que la parte práctica, vincularse al mundo real desde el mismo estudio, se hace más evidente. En mi carrera no es mucha la interacción que se tiene con la realidad. Se están implementando cosas nuevas, prácticas y proyectos empresariales, pero aún es muy limitada la aplicación de los conocimientos teóricos a situaciones reales y locales. Es evidente que hay mucho futuro en investigación, en desarrollo interno, pero es necesario que las personas se puedan vincular a empresas desde la universidad, no sólo como proyecto de grado o como prácticas empresariales, sino desde el principio, tener un vínculo que permitiese avanzar académicamente y en la experiencia</span>. <br/><br/><br/>
El nombre de Santander y de sus universidades quedó en alto en noviembre de 2005 durante el examen de Calidad de la Educación Superior, Ecaes, prueba final de la carrera a la que se someten los universitarios de Colombia.

La Universidad Industrial de Santander UIS demostró su calidad al obtener los mejores puntajes nacionales en Bacteriología y en las ingenierías Mecánica, Eléctrica, Industrial, Electrónica, de Sistemas y Petróleos.

Las posiciones fueron obtenidas por los estudiantes Henry Giovanni Gómez Gómez, Álvaro Fabián Muñoz Rodríguez, Andrés Julián Arévalo Romero, Sergio Antonio Muñoz Pinzón, Gilberto Gómez Gualdrón, Edwin Salamanca Torres y Rudy Gómez Cepeda.

De acuerdo con los registros nacionales, la UIS se ubicó como la segunda universidad del país, por el número de primeros puestos logrados en los distintos programas evaluados en los últimos Ecaes.

La Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, también obtuvo una participación representativa, con el mejor estudiante en Comunicación Social.

La Universidad Nacional de Colombia logró el primer lugar de desempeño y obtuvo el primer lugar en 14 de los programas evaluados. Con esta prueba, el Estado pretende medir el conocimiento de los jóvenes de 30 áreas profesionales que están a punto de enfrentarse a la realidad laboral del país.

Las propias instituciones de educación universitaria, las asociaciones de facultades y algunas agrupaciones de profesionales son las encargadas de diseñar el examen, luego de un debate previo para definir la pertinencia de las preguntas y de las situaciones que los estudiantes deben analizar en la prueba.

Los altos puntajes logrados por el Departamento demuestran la buena calidad de la educación universitaria en la región. 15 entrevistó a seis de estos estudiantes para saber qué piensan del futuro de Santander en sus campos de acción.

Otros puestos destacados fueron:
  • Tercer puesto en Psicología, Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB
  • Tercer puesto en Optometría, Universidad Santo Tomás
  • Quinto puesto en Derecho, Universidad Libre de Santander
  • Quinto y octavo en Tecnología en Electrónica, Unidades Tecnológicas de Santander
  • Décimo segundo puesto en Enfermería, Universidad Cooperativa de Colombia


¿Qué son los Ecaes?

Los Exámenes de Calidad de la Educación Superior, Ecaes, son una herramienta para evaluar el nivel de competencias de los estudiantes universitarios. En 2003 se aplicaron a 27 programas de pregrado, en el 2004 a 43 y en el 2005 a 49.Para el 2006 se decidió aplicar estas pruebas en dos grupos.

El primero, relacionado con ingenierías y áreas matemáticas, que presentó exámenes el pasado 4 de junio y conocerá los resultados el 1 de agosto próximo. El segundo grupo, orientado más a las ciencias sociales, aplicará el examen a finales de noviembre y los resultados se revelarán a finales de enero de 2007.

Los Ecaes son pruebas académicas de carácter oficial y obligatorias que forman parte, con otros procesos y acciones, de un conjunto de instrumentos de que dispone el Gobierno de Colombia para evaluar la calidad de la educación en el país.

Con esta prueba, el Ministerio de Educación Nacional pretende comprobar el grado de desarrollo de las competencias de los estudiantes que cursan el último año de los programas académicos de pregrado en las instituciones de educación superior.

Los Ecaes se consideran una fuente de información importante dentro de los procesos de autoevaluación personal e institucional y, de esta manera, contribuyen a la cualificación del sistema de educación superior colombiano, señaló la ministra de Educación, Cecilia María Vélez.

Agregó que una de las ventajas de tener un buen puntaje en los Ecaes es que la hoja de vida de los profesionales que ingresan al mundo laboral tendrá algo positivo para mostrar de entrada y además, recibirán con mayor facilidad becas nacionales y extranjeras.


¿Cómo se preparan los Ecaes?

Casi tan importante como los exámenes es la discusión previa que se genera en torno a estas pruebas. Uno de los aspectos es la controversia que debe presentarse para definir qué se va a evaluar y cómo evaluarlo.

De estas discusiones, docentes, directivos de programas y funcionarios del Ministerio de Educación y del Icfes se preguntan: ¿Qué puede esperar la sociedad de un área específica profesional?

Con la asesoría técnica del Icfes y la participación de asociaciones académicas y docentes se plantea el marco conceptual del examen y las preguntas que deben hacerse.

De todas las instituciones educativas se presentan propuestas y el Icfes selecciona las preguntas más pertinentes, además de que realiza talleres con los docentes, en las diversas regiones, a fin de que ellos aprendan a formular dichas preguntas y revisen si efectivamente ellas permiten evaluar a los estudiantes en las distintas áreas del aprendizaje.



Traiganos conocimiento y experiencia para repartirlos por toda la región

Álvaro Fabián Muñoz, Ingeniería de Petróleos de la UIS.

Éste ingeniero de petróleos UIS cuenta que en el bachillerato siempre dejaba los trabajos escolares para última hora y aún así, era uno de los estudiantes más destacados del colegio Guanentá, de San Gil. Muñoz también obtuvo el mejor puntaje del Icfes de su promoción.

No obstante, cuando entró a la universidad debió cambiar sus métodos de estudio porque la exigencia era mayor y debía mantener el perfil que había ganado de buen estudiante. Para lograrlo, sacrificó los deportes que practicaba; la natación, el voleibol y el tenis de mesa quedaron de lado y ocupó todo su tiempo con el estudio.

Los sacrificios dieron resultado. Obtuvo la mejor calificación del Ecaes en Ingeniería de Petróleos en el país con 132,7 puntos, aunque dice que no logró prepararse por completo para la prueba, los resultados hablan por sí solos.

Por ahora tiene dudas sobre sus estudios de especialización, pero ve claro que su futuro laboral está en el área de la simulación, la producción y la explotación de yacimientos petrolíferos, campos de trabajo que están bien remunerados y que demandan mucha responsabilidad, por las grandes sumas de dinero en juego.

Muñoz afirma que en el futuro la región debe pensar en la prestación de servicios a las grandes empresas petroleras para aprovechar los recursos y la infraestructura que ya hay.

Precisamente uno de sus sueños es trabajar en una de las grandes empresas petroleras para luego traer todo ese conocimiento y experiencia para repartirlo en la región y crear su propia empresa de servicios.

"Traigamos conocimiento y experiencia y repartámoslos por toda la región", comenta. De ese modo, dice que se solucionará un problema que tienen los profesionales en Santander, pues según él, a los ingenieros se les prepara muy bien en la parte técnica pero tienen graves falencias en lo humano.

Asegura que en la universidad hace falta reforzar el liderazgo y el trabajo en equipo, claves básicas para crear empresa.

Resalta los logros adelantados por los semilleros de investigación de la UIS , grupos de trabajo que cuentan con el apoyo del Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), para desarrollar investigaciones que preparan mejor al estudiante y lo ayudan con aportes económicos.


En Colombia necesitamos más capital de inversión

Rudy Cepeda Gómez, Ingeniería Electrónica de la UIS.

Nació en Bucaramanga en 1985, estudió en el Instituto Técnico Superior Industrial de Barrancabermeja y desde pequeño le gustó la electrónica: leía libros especializados cada vez que podía y soñaba con crear robots y máquinas voladoras. Aún hoy sueña con trabajar en el campo de la aviación.

Largas noches en vela estudiando no siempre son la mejor fórmula para obtener buenos resultados. El ingeniero electrónico de la UIS de 21 años Rudy Cepeda Gómez lo sabe y por eso no cree en las trasnochadas académicas.

Por el contrario, prefiere salir a rumbear, estar con sus amigos, jugar un videojuego o tocar el saxofón. Cepeda asegura que es un poco indisciplinado, el resultado que obtuvo en la prueba Ecaes demuestra lo contrario.

Dice que la clave del éxito está en los grupos de estudio, una forma de trabajo que permite resolver los problemas académicos de manera más eficiente y completa. Cepeda afirma que fueron sus compañeros de estudio quienes lo prepararon para la prueba nacional, pues él era el profesor del grupo, por exigencia de sus mismos compañeros, y como tal debió estar siempre un paso adelante. Eso le permitió que obtuviera una calificación de 134,6 puntos en el examen estatal.

Por ahora trabaja en un proyecto de fisioterapia y ha contado con el apoyo económico de su mamá, de su papá y  del de su compañera de trabajo, pues la universidad no puede costearle los componentes para el proyecto, sólo le ayuda prestándole laboratorios y libros, motivo por el cual decidió pedir apoyo fuera del país, donde logró conseguir unos aparatos en prueba, de manera gratuita.

Éste y otros motivos hacen que el campo de la Ingeniería Electrónica en Colombia aún esté en una fase inicial. "Hace falta mucho tejido industrial para que el profesional pueda desarrollar todo su potencial", comenta Cepeda, pues la mayoría de profesionales de la región tienen cargos que pueden ser ocupados por cualquier otro ingeniero sin importar su área.

Para él, parte de la solución está en la inversión de capital en la industria, pero asegura que ahí mismo está el problema porque los capitales no se invierten si no se ven los resultados.

Cepeda dice que lo más importante ahora es que los estudiantes universitarios den a conocer todo su potencial y muestren de lo que son capaces en la región, porque en Colombia, con todo el saber que se tiene y las ganas de producir y crear, sólo falta el empujón económico para salir adelante y poner en marcha la industria electrónica nacional.

Finalmente, Cepeda espera que en el futuro la Ingeniería Electrónica del país tome el camino de la microelectrónica, base fundamental para el desarrollo de piezas para todas las demás ingenierías. Pero por ahora no ve cerca esa posibilidad, tan sólo una luz a lo lejos en el túnel, porque el suyo, aquí, sigue siendo un campo inexplorado.


Los medios no le apuestan a los intereses regionales

Edgar Alfonso Serrano, Comunicación Social de la UNAB.

Llegó a Bucaramanga con la timidez propia de un niño de 14 años y con el temor de enfrentarse a un mundo muy distinto de su pueblo natal, San Vicente de Chucurí. Edgar Alfonso comenzó a estudiar en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, con apoyo de una beca.

Hoy, a los 20 años, está terminando su práctica de periodismo en Bogotá en la redacción del periódico El Tiempo. Tenía también la ilusión de ser un gran periodista y ahora lleva el título de mejor estudiante del país en Comunicación Social, con 126,1 puntos. Desde diciembre pasado trabaja en El Tiempo , después de haberse preparado como reportero en 15 y en Vivir la UNAB.

Alfonso Serrano reconoce que en el periodismo de Santander "por lo general, hay mucha improvisación y poco profesionalismo. En el tiempo que llevo trabajando en Bogotá me he dado cuenta de que en Santander también hay periodistas bastante buenos, lo que pasa es que la mayoría no están bien preparados o tienen un enfoque errado del periodismo. La radio es quizá la que peor está".

En cuanto al panorama de los medios regionales dice que es "muy lamentable porque el presupuesto es mínimo y los periodistas deben trabajar en esas condiciones. Los sueldos son muy bajos y hay mucho desempleo, esto obliga a los reporteros a trabajar por los intereses de los propietarios de los medios y los intereses de quienes los financian. Y eso es un problema ético".

Y añade: "Mi posición puede ser un poco regionalista porque no soy de los que piensa que todo lo de la capital es maravilloso. Sé que en Santander hay mucho potencial y mucha calidad en la educación, sin embargo, los medios, sobre todo los más importantes, no le apuestan a lo regional".

Respecto a cómo ve el periodismo santandereano en unos años responde que "es posible que se siga dando una migración de los nuevos profesionales a los medios de Bogotá porque la oferta en la región es muy pobre. Esto puede cambiar si las empresas de periodismo trabajaran un poco más en la calidad de la información. Si los problemas económicos que agobian a los periodistas persisten, la situación no será distinta".

"Si un periodista no gana bien no siente la motivación para trabajar con responsabilidad en el oficio. En pocas palabras, si los periodistas no ganan bien, no tendrán mucho por hacer y entonces la sociedad no tendrá una buena información", afirma Alfonso.

Consultado sobre las posibles fallas de los periodistas que llegan a la Capital , asegura que "hay universidades en Bucaramanga donde la calidad es muy alta en comparación con las de Bogotá".


Los sistemas apuntan a quedarse dormidos y son reacios al cambio

Andrés Julián Arévalo, Ingeniería Industrial de la UIS.

Con una posición muy clara sobre el desarrollo productivo en la industria santandereana Andrés Julián Arévalo, de 22 años, ingeniero industrial UIS, le apuesta a la idea de que la educación puede traer grandes beneficios a las empresas de la región con un proyecto de investigación sobre una nueva herramienta pedagógica para acercar la realidad a las aulas.

Arévalo asegura que a los sectores fuertes de Santander, calzado y confección, "les hace falta llevar la educación a la industria porque no hay conciencia de que es necesario manejar conceptos de productividad, investigación de operaciones y optimización de procesos, pero considero que las cosas van marchando bien. Sin embargo, habría más posibilidades de desarrollo industrial si se introdujera la educación a la industria productiva de la región".

Está consciente de que con el Tratado de Libre Comercio, que ya es un hecho, "siento que las industrias, por el simple juego del comercio internacional, tienen que mejorar sus procesos productivos y su capacidad intelectual.

Si no es así, la industria en unos años va a retroceder y no podrá competir con las de otros países que sí han tenido la educación para actualizar y mejorar sus procesos de producción.

No obstante, en algunos casos los empresarios han empezado a reconocer estas falencias porque ya están tratando de certificarse con normas Iso 9001, es más, muchos de los practicantes de la UIS están ayudando a empresas de la región a certificarse".

Al preguntársele por qué cree que algunos empresarios no le apuestan a la educación, dijo que: "La gente nueva sale muy bien preparada, pero nuestra región tiende a quedarse en lo que ya se hace: los sistemas apuntan a quedarse dormidos y son reacios al cambio. De todas maneras este cambio es algo obligatorio para el mejoramiento. Siento que para los empresarios santandereanos invertir en producción intelectual puede ser un riesgo, pero no comprenden que eso les generará resultados en materia de competitividad y ventas".

Respecto a si existen intereses por una formación, Andrés Julián Arévalo respondió que existen algunas falencias educativas, "pero se está trabajando para mejorarlas. Es necesario buscar nuevas técnicas pedagógicas que permitan que el estudiante sea líder de su educación y el papel del docente sea el de un facilitador del proceso".

En su concepto, los ingenieros industriales "deben formarse con mentalidad de empresarios, pues hay muchos profesionales que salen a ser empleados, eso no está mal, pero es bueno que se fomente esa capacidad emprendedora para crear empresa y generar empleo en la región. Me parece fundamental que los profesionales se relacionen con su departamento para que descubran qué posibilidades de trabajo existen".


Nuestra obligación es sacar adelante esta tierra

Sergio Antonio Muñoz Pinzón, Ingeniería Mecánica de la UIS.

Sergio Antonio Muñoz Pinzón, ingeniero mecánico de la UIS , prefiere madrugar a caminar en vez de salir a rumbear en las noches. Ama a su familia y admira el mundo que lo rodea, pero también discute con mucho ánimo acerca de las leyes que rigen el mundo físico. Y entra en discusiones que harían tambalear la fe de cualquiera, por eso asiste a una iglesia cristiana. Muñoz prefiere estudiar solo porque aprende más. En ocasiones estudia en grupo, pero le molesta tener que presionar a la gente para que responda. "La preparación va en cada persona, si quieres aprender, aprendes", comenta.

Estudiar una sola carrera no le bastó, por lo que decidió estudiar Ingeniería Mecánica y Electrónica, de manera simultánea: "Me gusta la Mecánica por el tratamiento que da a la energía y la Electrónica porque proporciona el control para manipular esa energía".

Junto a su hermano, que también estudia Ingeniería Mecánica, piensa crear una empresa de metalmecánica. Según él, "un ingeniero es un científico aplicado".

Dice que su meta es la optimización de recursos, motivo por el cual la ingeniería nunca se terminará de inventar. "El desarrollo de la Mecánica en Santander es regular y debe mejorar", manifiesta y dice que el futuro está en la generación de energía, la automatización de la manufactura y la producción de partes y repuestos, actividades que harían más competitiva la región.

Dice que parte del atraso regional se debe a la falta de inversión de las empresas en nuevas tecnologías y el atraso de la academia, pues hay profesores que no se preocuparon por profundizar sus conocimientos. "Santander es una tierra rica en recursos donde hace falta unión para progresar, es una obligación activar la industria santandereana", afirma.


Las empresas deben entender la necesidad de entrar al mundo de la tecnología

Gilberto Gómez, Ingeniería de Sistemas de la UIS.

Desde que comenzó su vida académica, Gilberto Gómez Gualdrón tomó la decisión de dedicarse por completo al estudio.

Gómez, ingeniero de sistemas UIS de 22 años, está convencido de que la educación es la clave para obtener un buen desempeño laboral en el futuro.

Con base en esa forma de pensar, decidió desde muy temprano constituir un sólido grupo de estudio. Según él, está fue la clave para obtener el mejor resultado en las pruebas Ecaes en Ingeniería de Sistemas.

Él reconoció que en su campo de acción lo que se puede apreciar es que "las empresas y las compañías de la región están avanzando o están empezando a preocuparse por adaptarse a la tecnología. Un ingeniero de sistemas, en la actualidad, tiene muchas posibilidades de trabajo. Lo fundamental en este momento es que las empresas entiendan la necesidad de entrar al mundo de las tecnologías, para así competir en negocios o servicios".

Cuestionado sobre cómo ve la Ingeniería de Sistemas en los próximos 10 años en la región, reconoció que hay mucha expectativa en las empresas "debido a que el mundo está avanzando rápidamente en el campo de la tecnología y en todas sus ciencias afines: telecomunicaciones, electrónica y otras. Entonces es necesaria la adaptación a éstas por el fenómeno de la globalización. Es importante hacer inversión por parte de las universidades, de las empresas y del Estado para garantizar un futuro próspero de la profesión".

Respecto al vínculo que debe existir entre teoría y práctica, Gilberto Gómez dijo que: "Depende de la carrera. Hay unas en las que la parte práctica, vincularse al mundo real desde el mismo estudio, se hace más evidente. En mi carrera no es mucha la interacción que se tiene con la realidad. Se están implementando cosas nuevas, prácticas y proyectos empresariales, pero aún es muy limitada la aplicación de los conocimientos teóricos a situaciones reales y locales. Es evidente que hay mucho futuro en investigación, en desarrollo interno, pero es necesario que las personas se puedan vincular a empresas desde la universidad, no sólo como proyecto de grado o como prácticas empresariales, sino desde el principio, tener un vínculo que permitiese avanzar académicamente y en la experiencia".


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.