text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Científico colombiano en la Antártica

      
El profesor Orlando Hernández, un geólogo colombiano que cursa su Doctorado en Geofísica en la Ohio State University con el apoyo de COLFUTURO, la Comisión Fulbright y la Universidad Nacional, hace parte del grupo de investigación que reveló al mundo este hallazgo.<br/><br/> Se trata de un cráter de meteorito de 480 kilómetros de diámetro ubicado a más de 1.600 metros de profundidad bajo la capa polar. Se estima que es producto de un impacto anterior y mucho mayor que el que provocó la extinción de los dinosaurios; un impacto que se cree causó la mayor destrucción de vida en la historia de la tierra. <br/><br/> El profesor Hernández es geólogo de la Universidad Nacional de Colombia y antes de viajar a Ohio, cursó una Maestría en Exploración Geofísica en el International Institute for Geo-information Science and Earth Observations de Delft, Holanda. Trabajó en Ingeominas y desde hace casi diez años está vinculado a la Universidad Nacional como docente e investigador del Departamento de Geociencias.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>De Bogotá a la Antártica </span><br/><br/> De manera paralela a su trabajo con el grupo del cráter de Wilkes Land, Hernández trabaja en su tesis doctoral. <span style=font-style: italic;>Actualmente estoy finalizando mi proyecto de investigación relacionado con el análisis tectónico del Noroeste de Suramérica a partir de la integración de anomalías satelitales, aerotransportadas y terrestres de los campos gravimétrico y magnético</span>. <br/><br/><span style=font-style: italic;> Este estudio cubre las áreas marinas y terrestres del territorio colombiano; se trata de estudiar las estructuras geológicas mas regionales a partir de los resultados que arrojan los satélites de la Nasa y luego analizar estructuras geológicas mas detalladas utilizando bases de datos obtenidas mediante vuelos de aeronaves y datos de superficie, para obtener un modelo en tres dimensiones del país. Con base en los resultados estoy modelando sectores con mayor o menor actividad sísmica y zonas promisorias para la exploración de recursos mineros y energéticos</span>, relata. Planea terminar sus estudios de doctorado en lo que resta de 2006 y regresar al país a reintegrarse como profesor asociado del Departamento de Geociencias de la Universidad Nacional. <br/><br/><span style=font-style: italic;>Desde allí continuaré con mi docencia e investigación en geología y geofísica, apoyando la carrera de Geología, los programas de Maestría en Geología y Geofísica y participando en la apertura del primer programa de Doctorado en Geofísica en Colombia. Desde la Universidad Nacional continuare trabajando conjuntamente con Ohio State University y la Nasa</span>.<br/><br/> Entre tanto, el profesor Hernández y su equipo de investigación, integrado por los profesores Ralph von Frese y Laramie Potts, coordinadores; otros estudiantes de Ohio State University, científicos de la Nasa e investigadores internacionales de Rusia y Corea, preparan un especial sobre su histórico hallazgo para el canal National Geographic.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>El cráter de Wilkes Land</span><br/><br/> El hallazgo del equipo de científicos de Ohio State University significa un vuelco definitivo en los estudios geológicos y así lo han registrado publicaciones y sistemas de información científica y noticiosa como Nature, CBS, BBC y National Geographic. <br/><br/> La presencia del cráter fue descubierta por el Grupo de Ohio State a través de un complejo método que emplea las fluctuaciones de la gravedad medidas por satélites de la Nasa para modelar el subsuelo bajo la superficie de hielo del Antártica. Allí encontraron una zona de penetración de 320 kilómetros de ancho de material del manto con una concentración de masa o mascon como evidencia geológica que ascendió y penetro material de la corteza terrestre.<br/><br/><span style=font-style: italic;>El mascon es el equivalente planetario de un chichón en la cabeza. Se forma donde se presenta un golpe fuerte de objetos sobre la superficie de un planeta. Después del impacto, la capa del manto se desplaza hacia la corteza, la cuál lo sostiene justo debajo del cráter</span>, explica el profesor Hernández.<br/><br/> Estas medidas de gravedad determinadas a través de los satélites, permiten concluir que el meteorito impactó rocas con edades superiores a 250 millones de años, época de la extinción masiva del Pérmico-Triásico, una era famosa en la historia geológica ya que durante ésta fue exterminada casi toda la vida animal de la tierra.<br/><br/><span style=font-style: italic;>Todos los cambios ambientales que habrían resultado del impacto habrían creado un ambiente altamente cáustico que era realmente duro de soportar. Por lo tanto tiene mucho sentido que gran parte de la vida en el planeta se extinguió en ese momento</span>, explica Ralph von Frese, profesor de Ciencias Geológicas de Ohio State University y uno de los coordinadores del equipo de investigación.<br/><br/> Por otra parte, el tamaño y localización del cráter hallado (en la región de Wilkes Lands en el Este de Antártica, sur de Australia) también sugiere que habría podido iniciar la desintegración del supercontinente de Gondwana creando la grieta tectónica que desplazó a Australia hacia el norte.<br/><br/><br/><br/>
El profesor Orlando Hernández, un geólogo colombiano que cursa su Doctorado en Geofísica en la Ohio State University con el apoyo de COLFUTURO, la Comisión Fulbright y la Universidad Nacional, hace parte del grupo de investigación que reveló al mundo este hallazgo.

Se trata de un cráter de meteorito de 480 kilómetros de diámetro ubicado a más de 1.600 metros de profundidad bajo la capa polar. Se estima que es producto de un impacto anterior y mucho mayor que el que provocó la extinción de los dinosaurios; un impacto que se cree causó la mayor destrucción de vida en la historia de la tierra.

El profesor Hernández es geólogo de la Universidad Nacional de Colombia y antes de viajar a Ohio, cursó una Maestría en Exploración Geofísica en el International Institute for Geo-information Science and Earth Observations de Delft, Holanda. Trabajó en Ingeominas y desde hace casi diez años está vinculado a la Universidad Nacional como docente e investigador del Departamento de Geociencias.


De Bogotá a la Antártica


De manera paralela a su trabajo con el grupo del cráter de Wilkes Land, Hernández trabaja en su tesis doctoral. "Actualmente estoy finalizando mi proyecto de investigación relacionado con el análisis tectónico del Noroeste de Suramérica a partir de la integración de anomalías satelitales, aerotransportadas y terrestres de los campos gravimétrico y magnético.

Este estudio cubre las áreas marinas y terrestres del territorio colombiano; se trata de estudiar las estructuras geológicas mas regionales a partir de los resultados que arrojan los satélites de la Nasa y luego analizar estructuras geológicas mas detalladas utilizando bases de datos obtenidas mediante vuelos de aeronaves y datos de superficie, para obtener un modelo en tres dimensiones del país. Con base en los resultados estoy modelando sectores con mayor o menor actividad sísmica y zonas promisorias para la exploración de recursos mineros y energéticos", relata. Planea terminar sus estudios de doctorado en lo que resta de 2006 y regresar al país a reintegrarse como profesor asociado del Departamento de Geociencias de la Universidad Nacional.

"Desde allí continuaré con mi docencia e investigación en geología y geofísica, apoyando la carrera de Geología, los programas de Maestría en Geología y Geofísica y participando en la apertura del primer programa de Doctorado en Geofísica en Colombia. Desde la Universidad Nacional continuare trabajando conjuntamente con Ohio State University y la Nasa".

Entre tanto, el profesor Hernández y su equipo de investigación, integrado por los profesores Ralph von Frese y Laramie Potts, coordinadores; otros estudiantes de Ohio State University, científicos de la Nasa e investigadores internacionales de Rusia y Corea, preparan un especial sobre su histórico hallazgo para el canal National Geographic.


El cráter de Wilkes Land


El hallazgo del equipo de científicos de Ohio State University significa un vuelco definitivo en los estudios geológicos y así lo han registrado publicaciones y sistemas de información científica y noticiosa como Nature, CBS, BBC y National Geographic.

La presencia del cráter fue descubierta por el Grupo de Ohio State a través de un complejo método que emplea las fluctuaciones de la gravedad medidas por satélites de la Nasa para modelar el subsuelo bajo la superficie de hielo del Antártica. Allí encontraron una zona de penetración de 320 kilómetros de ancho de material del manto con una concentración de masa o mascon como evidencia geológica que ascendió y penetro material de la corteza terrestre.

"El mascon es el equivalente planetario de un chichón en la cabeza. Se forma donde se presenta un golpe fuerte de objetos sobre la superficie de un planeta. Después del impacto, la capa del manto se desplaza hacia la corteza, la cuál lo sostiene justo debajo del cráter", explica el profesor Hernández.

Estas medidas de gravedad determinadas a través de los satélites, permiten concluir que el meteorito impactó rocas con edades superiores a 250 millones de años, época de la extinción masiva del Pérmico-Triásico, una era famosa en la historia geológica ya que durante ésta fue exterminada casi toda la vida animal de la tierra.

"Todos los cambios ambientales que habrían resultado del impacto habrían creado un ambiente altamente cáustico que era realmente duro de soportar. Por lo tanto tiene mucho sentido que gran parte de la vida en el planeta se extinguió en ese momento", explica Ralph von Frese, profesor de Ciencias Geológicas de Ohio State University y uno de los coordinadores del equipo de investigación.

Por otra parte, el tamaño y localización del cráter hallado (en la región de Wilkes Lands en el Este de Antártica, sur de Australia) también sugiere que habría podido iniciar la desintegración del supercontinente de Gondwana creando la grieta tectónica que desplazó a Australia hacia el norte.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.