text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La compra de tesis de grado, un negocio frecuente

      
Unos lo hacen por pereza, otros por ahorrar tiempo, otros simplemente porque pagar les resulta más fácil que pensar un poco y hacerla de su puño y letra.<br/><br/> Pagar una tesis es mucho más fácil de lo que muchos piensan. En las propias universidades se reparten volantes ofreciendo esos servicios. Las hacen en una semana y uno simplemente las lee detenidamente, se las memoriza y listo. En estos momentos se debe ser práctico porque al final la tesis terminan archivadas en el último rincón de las bibliotecas, dice un egresado de Administración de Empresas de una universidad privada de Bogotá, quien prefirió guardar su nombre en reserva. <br/><br/> Yo acepto que mandé a hacer mi tesis de grado. Y la verdad no me arrepiento, si la hubiera hecho yo mismo sería la misma cosa, ya que en los trabajos no las exigen. Ahora tengo un buen puesto en una multinacional y nadie sabe que compré mi tesis para graduarme, dice el administrador.<br/><br/> Sin embargo, no todos los que mandan a hacer la tesis de grado corren con la misma suerte, quien es descubierto presentando trabajos cuyo autor fue otra persona, puede ser expulsado definitivamente de la institución educativa.<br/><br/> Desde hace 15 años Carlos Daniel Franco, un ingeniero químico que contactó Universia está dedicado al negocio de la venta de tesis de grado y trabajos universitarios. Ha realizado alrededor de 200 tesis y más de 2.000 trabajos, todos comprendidos entre las fechas de abril, mayo y junio y finalizando octubre, noviembre y diciembre.<br/><br/> Su teléfono lo encontramos en uno de los postes de luz cercanos a la Universidad Pedagógica Nacional y no es que estemos diciendo que todos los estudiantes de esta institución manden a hacer sus trabajos a terceros, sino que es el ejemplo de una constante con el tema de las tesis de grado por encargo, la mayoría de quienes las realizan publican sus avisos en sectores cercanos a las universidades e instituciones educativas.<br/><br/> Según Franco, el 60 por ciento de sus clientes son mujeres, al igual que las personas que estudian de noche y trabajan de día. Cobra por adelantado para no perder su trabajo y el precio depende del grado de complejidad de la tesis o el trabajo. Acostumbro a cobrar por páginas. Para tesis el valor es de 50 mil pesos por página y para trabajos rutinarios el precio es de 15.000 pesos.<br/><br/> Comenta que no sólo él es el del negocio. Esto es toda una red. Tengo compañeros que hacen los pedidos por áreas, cada uno está especializado en una. Aquí lo importante es no perder el cliente, por eso se le hace el trabajo que pida.<br/><br/> Según las leyes colombianas el plagio se constituye en un delito que puede acarrear una condena de dos a cinco años de cárcel y una multa de 20 a 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes.<br/><br/> Imagínese ir a donde un médico el cual pagó para que le hicieran la tesis. ¿Qué credibilidad puede tener ante su paciente?, dice Karla Mejía Uribe, estudiante de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana. Ella es conciente de la gravedad que constituye mandar a hacer una tesis de grado y de la responsabilidad social y profesional con la que una persona se compromete cuando decide estudiar un pregrado o posgrado.<br/><br/> Por eso pagar para que le hagan su tesis de grado no es el único camino. A veces es mejor creer en las propias capacidades y no pasar la vergüenza de ser tachado como un mediocre, plagiador o perezoso.<br/><br/><br/>
Unos lo hacen por pereza, otros por ahorrar tiempo, otros simplemente porque pagar les resulta más fácil que pensar un poco y hacerla de su puño y letra.

"Pagar una tesis es mucho más fácil de lo que muchos piensan. En las propias universidades se reparten volantes ofreciendo esos servicios. Las hacen en una semana y uno simplemente las lee detenidamente, se las memoriza y listo. En estos momentos se debe ser práctico porque al final la tesis terminan archivadas en el último rincón de las bibliotecas", dice un egresado de Administración de Empresas de una universidad privada de Bogotá, quien prefirió guardar su nombre en reserva.

"Yo acepto que mandé a hacer mi tesis de grado. Y la verdad no me arrepiento, si la hubiera hecho yo mismo sería la misma cosa, ya que en los trabajos no las exigen. Ahora tengo un buen puesto en una multinacional y nadie sabe que compré mi tesis para graduarme", dice el administrador.

Sin embargo, no todos los que mandan a hacer la tesis de grado corren con la misma suerte, quien es descubierto presentando trabajos cuyo autor fue otra persona, puede ser expulsado definitivamente de la institución educativa.

Desde hace 15 años Carlos Daniel Franco, un ingeniero químico que contactó Universia está dedicado al negocio de la venta de tesis de grado y trabajos universitarios. Ha realizado alrededor de 200 tesis y más de 2.000 trabajos, todos comprendidos entre las fechas de abril, mayo y junio y finalizando octubre, noviembre y diciembre.

Su teléfono lo encontramos en uno de los postes de luz cercanos a la Universidad Pedagógica Nacional y no es que estemos diciendo que todos los estudiantes de esta institución manden a hacer sus trabajos a terceros, sino que es el ejemplo de una constante con el tema de las tesis de grado por encargo, la mayoría de quienes las realizan publican sus avisos en sectores cercanos a las universidades e instituciones educativas.

Según Franco, el 60 por ciento de sus clientes son mujeres, al igual que las personas que estudian de noche y trabajan de día. Cobra por adelantado para no perder su trabajo y el precio depende del grado de complejidad de la tesis o el trabajo. "Acostumbro a cobrar por páginas. Para tesis el valor es de 50 mil pesos por página y para trabajos rutinarios el precio es de 15.000 pesos".

Comenta que no sólo él es el del negocio. "Esto es toda una red. Tengo compañeros que hacen los pedidos por áreas, cada uno está especializado en una. Aquí lo importante es no perder el cliente, por eso se le hace el trabajo que pida".

Según las leyes colombianas el plagio se constituye en un delito que puede acarrear una condena de dos a cinco años de cárcel y una multa de 20 a 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

"Imagínese ir a donde un médico el cual pagó para que le hicieran la tesis. ¿Qué credibilidad puede tener ante su paciente?", dice Karla Mejía Uribe, estudiante de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana. Ella es conciente de la gravedad que constituye mandar a hacer una tesis de grado y de la responsabilidad social y profesional con la que una persona se compromete cuando decide estudiar un pregrado o posgrado.

Por eso pagar para que le hagan su tesis de grado no es el único camino. A veces es mejor creer en las propias capacidades y no pasar la vergüenza de ser tachado como un mediocre, plagiador o perezoso.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.