text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

En EAFIT estudiantes son becados con aportes de empleados

      
La Institución inició este proyecto social que involucra a sus empleados, quienes con sus aportes permiten que jóvenes de bajos recursos obtengan becas completas para adelantar estudios de pregrado en la EAFIT.<br/><br/> Para el año 2007, los aportes aumentaron considerablemente y ahora el sueño de ser profesionales de 10 estudiantes de undécimo grado se hará realidad.<br/><br/> Los funcionarios que apoyan este programa, ceden mensualmente un porcentaje de su sueldo para costear la totalidad de los gastos de los estudiantes beneficiados.<br/><br/> Ángela Echeverri, directora de Desarrollo Humano, explica que se convocó a todos los trabajadores de la universidad a que de manera voluntaria dieran una cuota. Y la respuesta fue extraordinaria.<br/><br/> Además de la matrícula, la beca otorga a un subsidio que cubre el transporte, la alimentación y la compra de útiles. También les permite complementar su formación con la inscripción gratuita a todos los cursos de extensión de la Universidad.<br/><br/> Los graduandos seleccionados son estudiantes de los estratos uno y dos que se distinguen por su liderazgo y actitud académica. De esta manera la Universidad EAFIT quiere aportar alguna solución a la ausencia de oportunidades de educación superior en ciertos sectores de nuestra sociedad.<br/><br/> No sólo por ser los mejores estudiantes son seleccionados estos jóvenes, también porque son verdaderos líderes al interior de sus comunidades y la idea es que repliquen los beneficios recibidos y pongan sus conocimientos al servicio de ellas.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Historia de estudiantes becados</span><br/><br/>A la Universidad EAFIT sólo la había escuchado una vez en su vida. Fue en una emisora donde decían que era la universidad más puppy de Medellín.<br/><br/> De las otras instituciones de educación superior de la ciudad tampoco conocía mucho pues, pese a que era una de las mejores en su colegio, no pensaba en ninguna carrera porque no había con qué.<br/><br/> Su vida parecía definida: culminar bachillerato y ponerse a trabajar para ayudar en la casa.<br/><br/> Pero en el 2003, entre los tres mejores del grado once de su colegio, Santa Teresa, Lina María Ortega Aguirre fue escogida para presentar una prueba de selección en EAFIT con 125 jóvenes de 66 colegios oficiales y resultó elegida con otros 29 alumnos.<br/><br/> Asistió durante un año, todos los sábados a la Universidad para recibir nivelaciones en competencias matemáticas y comunicativas y un módulo de informática.<br/><br/> Nos daban los pasajes, el refrigerio, el material, todo. Me encontré con una universidad organizada, muy bonita. Uno cree que, como son personas con tanto dinero, eran fastidiosas, pero no, todas son súper bien, cuenta Lina.<br/><br/> Al final del año Lina y sus compañeros presentaron un examen y los diez mejores puntajes fueron becados con el ciento por ciento de la matrícula. Tres los paga el programa y los otros siete la universidad.<br/><br/> La joven, que vive en el barrio Pablo Sexto, empezó Ingeniería de Producción. Ahora está en sexto semestre, espera graduarse, conseguir un trabajo y comprar una casa para su familia.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> El futuro de Brahyan<br/><br/></span> En 2005, Brahyan Alejandro Buitrago Gómez, de la Institución Antonio José de Sucre, de Itagüí, también tuvo esta oportunidad. Su futuro profesional era incierto. Solo tenía la esperanza de presentarse a una universidad pública "por si de pronto pasaba" y así empezar alguna ingeniería.<br/><br/> Además de la matrícula, ambos reciben ayuda económica mensual para los gastos de manutención. También les dan la beca para estudiar inglés. Cuenta, además, con acompañamiento psicológico y académico para evitar deserciones.<br/><br/> Hasta julio de 2006 el programa tenía 30 estudiantes en los nivelatorios, diez alumnos que iniciaron pregrado y 302 empleados que han aportado cerca de 189 millones de pesos.<br/><br/> Esta iniciativa también se ha convertido en un reto para los colegios, porque los muchachos han visto que sí se puede y que hay opciones", agrega Ángela Echeverri.<br/><br/><br/><br/>
La Institución inició este proyecto social que involucra a sus empleados, quienes con sus aportes permiten que jóvenes de bajos recursos obtengan becas completas para adelantar estudios de pregrado en la EAFIT.

Para el año 2007, los aportes aumentaron considerablemente y ahora el sueño de ser profesionales de 10 estudiantes de undécimo grado se hará realidad.

Los funcionarios que apoyan este programa, ceden mensualmente un porcentaje de su sueldo para costear la totalidad de los gastos de los estudiantes beneficiados.

Ángela Echeverri, directora de Desarrollo Humano, explica que se convocó a todos los trabajadores de la universidad a que de manera voluntaria dieran una cuota. "Y la respuesta fue extraordinaria".

Además de la matrícula, la beca otorga a un subsidio que cubre el transporte, la alimentación y la compra de útiles. También les permite complementar su formación con la inscripción gratuita a todos los cursos de extensión de la Universidad.

Los graduandos seleccionados son estudiantes de los estratos uno y dos que se distinguen por su liderazgo y actitud académica. De esta manera la Universidad EAFIT quiere aportar alguna solución a la ausencia de oportunidades de educación superior en ciertos sectores de nuestra sociedad.

No sólo por ser los mejores estudiantes son seleccionados estos jóvenes, también porque son verdaderos líderes al interior de sus comunidades y la idea es que repliquen los beneficios recibidos y pongan sus conocimientos al servicio de ellas.


Historia de estudiantes becados


A la Universidad EAFIT sólo la había escuchado una vez en su vida. Fue en una emisora donde decían que era la universidad más "puppy" de Medellín.

De las otras instituciones de educación superior de la ciudad tampoco conocía mucho pues, pese a que era una de las mejores en su colegio, no pensaba en ninguna carrera porque "no había con qué".

Su vida parecía definida: culminar bachillerato y ponerse a trabajar para ayudar en la casa.

Pero en el 2003, entre los tres mejores del grado once de su colegio, Santa Teresa, Lina María Ortega Aguirre fue escogida para presentar una prueba de selección en EAFIT con 125 jóvenes de 66 colegios oficiales y resultó elegida con otros 29 alumnos.

Asistió durante un año, todos los sábados a la Universidad para recibir nivelaciones en competencias matemáticas y comunicativas y un módulo de informática.

"Nos daban los pasajes, el refrigerio, el material, todo. Me encontré con una universidad organizada, muy bonita. Uno cree que, como son personas con tanto dinero, eran fastidiosas, pero no, todas son súper bien", cuenta Lina.

Al final del año Lina y sus compañeros presentaron un examen y los diez mejores puntajes fueron becados con el ciento por ciento de la matrícula. Tres los paga el programa y los otros siete la universidad.

La joven, que vive en el barrio Pablo Sexto, empezó Ingeniería de Producción. Ahora está en sexto semestre, espera graduarse, conseguir un trabajo y comprar una casa para su familia.

El futuro de Brahyan

En 2005, Brahyan Alejandro Buitrago Gómez, de la Institución Antonio José de Sucre, de Itagüí, también tuvo esta oportunidad. Su futuro profesional era incierto. Solo tenía la esperanza de presentarse a una universidad pública "por si de pronto pasaba" y así empezar alguna ingeniería.

Además de la matrícula, ambos reciben ayuda económica mensual para los gastos de manutención. También les dan la beca para estudiar inglés. Cuenta, además, con acompañamiento psicológico y académico para evitar deserciones.

Hasta julio de 2006 el programa tenía 30 estudiantes en los nivelatorios, diez alumnos que iniciaron pregrado y 302 empleados que han aportado cerca de 189 millones de pesos.

"Esta iniciativa también se ha convertido en un reto para los colegios, porque los muchachos han visto que sí se puede y que hay opciones", agrega Ángela Echeverri.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.