text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Wuxia: ¡qué buen cine!

      
Estas cintas recurren a una magnífica estética en la imagen visual y sonora, así como las hermosas locaciones típicas de Asia. El género de este cine se le conoce como Género <span style=font-style: italic;>Wuxia</span>, y sus directores son en su mayoría japoneses, coreanos, taiwaneses o chinos. <br/><br/>Literalmente la palabra <span style=font-style: italic;>Wuxia</span> significa "caballeros de las artes marciales" y en China no solamente es exclusivo del cine sino que también es característico en la literatura y la televisión. La palabra se compone de dos caracteres: <span style=font-style: italic;>Wu</span>, utilizada para nombrar lo bélico o lo relacionado a las artes marciales, y <span style=font-style: italic;>Xia</span>, que define al tipo de héroe propio de esta clase de cine. <br/><br/>La película <span style=font-style: italic;>El tigre y El Dragón</span> marca el salto definitivo de la mundialización del <span style=font-style: italic;>Wuxia</span>, género que hasta entonces era nada, o casi nada, conocido en occidente, pues su mercado era exclusivo de países asiáticos. Es a partir de filmes como <span style=font-style: italic;>Héroe</span> y <span style=font-style: italic;>La Casa de las Dagas Voladoras</span>, del afamado director chino Zhang Yimou, que se comienza a tomar como un nuevo género representativo de un contexto, y que no debe ser confundido con el cine de Kung Fu. <br/><br/>En el Kung Fu los héroes son más terrenales y respetan las leyes de la gravedad, en cambio el <span style=font-style: italic;>Wuxia </span>es místico; los héroes alcanzan alto grado de destreza y espectacularidad en el uso de las artes marciales, desarrollan poderes sobrenaturales, son impenetrables, repelen cualquier ataque, pueden aparecer y desaparecer y dominan los fenómenos climáticos. <br/><br/>Además, son caballeros errantes, fieles a sus principios, capaces de obrar en contra del orden establecido y de batallar solos contra un ejército numeroso. En este género se lucha por el amor, aunque los personajes jueguen a ser otros y otras y se lucha a favor o en contra de una causa establecida, así como de los protegidos y desprotegidos. Generalmente el final es trágico. <br/><br/>Esta narrativa en el cine no es nueva, apareció por primera vez, según los estudiosos, en la Shangai de los años 20 con la película <span style=font-style: italic;>Burning of the Red Lotus Monastery,</span> del director chino Zhang Shichuan. Luego, vive un período de decadencia hasta 1969 cuando la película <span style=font-style: italic;>A touch of Zen</span>, del director King Hu, gana el Gran Premio de la Técnica en Cannes. <br/><br/>Ahí, vuelven las cintas de Kung Fu a robarse el show de la pantalla grande hasta el año 2000, en que el Ang Lee dirige <span style=font-style: italic;>El Tigre y El Dragón</span> e impresiona a Hollywood y a occidente para sentar un precedente del valor de este género. <br/><br/>Otra característica del <span style=font-style: italic;>Wuxia</span> es el preciosismo visual y sonoro: el impresionante juego de imágenes, seleccionadas meticulosamente bajo la premisa de la estética, son acompañadas de melodías que seducen al espectador. El trabajo en el vestuario es minucioso, hay que detallar el uniforme de los héroes y guerreros. <br/><br/>Las locaciones, la escenografía y la fotografía, que a ratos se confunde con la obra de un artista plástico y un perfecto equilibrio cromático entre el paisaje y los actores, hacen de este género una verdadera obra de arte. Gracias a Zhang Yimou, Ang Lee, Takeshi Kitano, entre muchos otros directores, volvemos a decir: ¡qué buen cine!.<br/><br/><br/><br/><br/>
Estas cintas recurren a una magnífica estética en la imagen visual y sonora, así como las hermosas locaciones típicas de Asia. El género de este cine se le conoce como Género Wuxia, y sus directores son en su mayoría japoneses, coreanos, taiwaneses o chinos.

Literalmente la palabra Wuxia significa "caballeros de las artes marciales" y en China no solamente es exclusivo del cine sino que también es característico en la literatura y la televisión. La palabra se compone de dos caracteres: Wu, utilizada para nombrar lo bélico o lo relacionado a las artes marciales, y Xia, que define al tipo de héroe propio de esta clase de cine.

La película El tigre y El Dragón marca el salto definitivo de la mundialización del Wuxia, género que hasta entonces era nada, o casi nada, conocido en occidente, pues su mercado era exclusivo de países asiáticos. Es a partir de filmes como Héroe y La Casa de las Dagas Voladoras, del afamado director chino Zhang Yimou, que se comienza a tomar como un nuevo género representativo de un contexto, y que no debe ser confundido con el cine de Kung Fu.

En el Kung Fu los héroes son más terrenales y respetan las leyes de la gravedad, en cambio el Wuxia es místico; los héroes alcanzan alto grado de destreza y espectacularidad en el uso de las artes marciales, desarrollan poderes sobrenaturales, son impenetrables, repelen cualquier ataque, pueden aparecer y desaparecer y dominan los fenómenos climáticos.

Además, son caballeros errantes, fieles a sus principios, capaces de obrar en contra del orden establecido y de batallar solos contra un ejército numeroso. En este género se lucha por el amor, aunque los personajes jueguen a ser otros y otras y se lucha a favor o en contra de una causa establecida, así como de los protegidos y desprotegidos. Generalmente el final es trágico.

Esta narrativa en el cine no es nueva, apareció por primera vez, según los estudiosos, en la Shangai de los años 20 con la película Burning of the Red Lotus Monastery, del director chino Zhang Shichuan. Luego, vive un período de decadencia hasta 1969 cuando la película A touch of Zen, del director King Hu, gana el Gran Premio de la Técnica en Cannes.

Ahí, vuelven las cintas de Kung Fu a robarse el show de la pantalla grande hasta el año 2000, en que el Ang Lee dirige El Tigre y El Dragón e impresiona a Hollywood y a occidente para sentar un precedente del valor de este género.

Otra característica del Wuxia es el preciosismo visual y sonoro: el impresionante juego de imágenes, seleccionadas meticulosamente bajo la premisa de la estética, son acompañadas de melodías que seducen al espectador. El trabajo en el vestuario es minucioso, hay que detallar el uniforme de los héroes y guerreros.

Las locaciones, la escenografía y la fotografía, que a ratos se confunde con la obra de un artista plástico y un perfecto equilibrio cromático entre el paisaje y los actores, hacen de este género una verdadera obra de arte. Gracias a Zhang Yimou, Ang Lee, Takeshi Kitano, entre muchos otros directores, volvemos a decir: ¡qué buen cine!.




  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.