text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

A goles de vida

      
<span style=font-style: italic;>Tomado de la revista Bodytech No 22, página 14</span><br/><br/> Las olas del mar cartagenero arreciaban fuertes contra la costa humedeciendo el asfalto de la Avenida Santander. Ese 25 de noviembre del año 2000 Catherine perdió el control del carro que conducía, resbaló y chocó contra un poste que le ocasionó un severo trauma craneoencefálico. El accidente la obligó a permanecer postrada en una cama durante mucho tiempo. <br/><br/> Nacida en Cartagena, Catherine es una costeña de 20 años, graduada en la Universidad Tecnológica de Bolívar como ingeniera industrial, con una especialización en negocios internacionales, el último de estos títulos lo obtuvo a pesar de las limitaciones que padece a raíz de su accidente. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> El tiempo decisivo</span><br/><br/> Muchas fueron las puertas que se cerraron, pero también muchas las que se abrieron. Luego del accidente Catherine no podía caminar, levantarse de su cama y se le dificultaba hablar. Necesitaba una revancha, una segunda oportunidad. <br/><br/> La luz de esperanza fue el Centro Médico Deportivo Bodytech, al que decidió ingresar asumiendo el reto de mejorar su vida. En el 2004 comenzó la dura tarea de entrenar de la mano de todo el equipo de especialistas y de Marina, quien la cuidaba y se ha convertido en su compañera inseparable. <br/><br/> Catherine sabe que su meta de estar mejor cada día requiere esfuerzo y dedicación, su programa de ejercicios se desarrolla con 20 minutos de caminadora, 10 minutos de bicicleta y un tiempo no superior a una hora en el área de pesas, para fortalecer sus piernas. Con estos ejercicios ha logrado más firmeza en sus músculos y mejorar su motricidad. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> Efectos</span><br/><br/> Después de dos años en Bodytech, Catherine es una mujer feliz, es la consentida de la sede y habla fluidamente con toda la gente, lo que ha contribuido a mejorar su salud. Cambió la silla de ruedas por un caminador y se mueve con toda propiedad por el Centro Médico Deportivo, además estudia mandarín (idioma chino). "Me encanta llegar todos los días porque me ayuda a olvidar un poco los problemas y puedo hacer muchos amigos, volví a sonreír".
Tomado de la revista Bodytech No 22, página 14

Las olas del mar cartagenero arreciaban fuertes contra la costa humedeciendo el asfalto de la Avenida Santander. Ese 25 de noviembre del año 2000 Catherine perdió el control del carro que conducía, resbaló y chocó contra un poste que le ocasionó un severo trauma craneoencefálico. El accidente la obligó a permanecer postrada en una cama durante mucho tiempo.

Nacida en Cartagena, Catherine es una costeña de 20 años, graduada en la Universidad Tecnológica de Bolívar como ingeniera industrial, con una especialización en negocios internacionales, el último de estos títulos lo obtuvo a pesar de las limitaciones que padece a raíz de su accidente.

El tiempo decisivo

Muchas fueron las puertas que se cerraron, pero también muchas las que se abrieron. Luego del accidente Catherine no podía caminar, levantarse de su cama y se le dificultaba hablar. Necesitaba una revancha, una segunda oportunidad.

La luz de esperanza fue el Centro Médico Deportivo Bodytech, al que decidió ingresar asumiendo el reto de mejorar su vida. En el 2004 comenzó la dura tarea de entrenar de la mano de todo el equipo de especialistas y de Marina, quien la cuidaba y se ha convertido en su compañera inseparable.

Catherine sabe que su meta de estar mejor cada día requiere esfuerzo y dedicación, su programa de ejercicios se desarrolla con 20 minutos de caminadora, 10 minutos de bicicleta y un tiempo no superior a una hora en el área de pesas, para fortalecer sus piernas. Con estos ejercicios ha logrado más firmeza en sus músculos y mejorar su motricidad.

Efectos

Después de dos años en Bodytech, Catherine es una mujer feliz, es la consentida de la sede y habla fluidamente con toda la gente, lo que ha contribuido a mejorar su salud. Cambió la silla de ruedas por un caminador y se mueve con toda propiedad por el Centro Médico Deportivo, además estudia mandarín (idioma chino). "Me encanta llegar todos los días porque me ayuda a olvidar un poco los problemas y puedo hacer muchos amigos, volví a sonreír".
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.