text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Egresado de la UN inventa novedoso modelo para enseñar castellano

      
De la mano de las fábulas, un egresado de Filología e Idiomas de la Universidad Nacional de Colombia ha cambiado radicalmente las competencias académicas en Puerto Tejada, uno de los municipios más pobres del país y que, hasta hace apenas cuatro años, figuraba en los últimos puestos de los exámenes del Icfes.<br/><br/> Este salto cualitativo se logró con la aplicación del modelo de desarrollo de las habilidades en lectura y escritura que propuso en su tesis de grado Eduard Said Navia, y que ha permitido que los jóvenes conecten la literatura con su entorno social y natural, un valle selvático entre los ríos Palo y Paila donde habita una población en su mayoría afrodescendiente.<br/><br/> Basado en una metodología que articula análisis-investigación-escritura, Navia la viene aplicando con estudiantes del Colegio San Pedro Claver del municipio caucano. El resultado: los promedios del Icfes de Puerto Tejada, normalmente entre 20 y 30 puntos, ascendieron a 50 y 60 puntos, y la satisfacción de que varios de sus alumnos han pasado el examen de admisión en varias universidades públicas, una situación muy esporádica hasta hace poco.<br/><br/> Era increíble, pero muchas veces no comprendíamos ni siquiera las preguntas que nos hacían en un examen de admisión, admite francamente David Fabián Carabalí, que reconoce la importancia del proyecto de Eduard y logró un cupo en la Universidad del Valle.<br/><br/> Las fábulas del escritor nicaragüense Augusto Monterroso, por ejemplo, le han servido de insumo para que sus pupilos investiguen, analicen y escriban sobre los problemas cotidianos que aquejan a la comunidad.<br/><br/> A partir de la lectura significativa del texto La oveja negra y demás fábulas, surgieron ejercicios argumentativos sobre el machismo, la promiscuidad, la moda, el maltrato, la negación de sus costumbres, la hipocresía política, etc.<br/><br/> Esquemas mentales más avanzados, capacidad de plantear una hipótesis, perder el miedo a hablar en público y sustentar una propuesta han sido las mayores conquistas de estos chicos, cuya baja autoestima intelectual ha paralizado sus fortalezas lingüísticas, dice Eduard Said Navia.<br/><br/> El mismo Navia es ejemplo de osadía, pues ingresó a la Universidad Nacional de Bogotá mediante el Programa de Admisión Especial (Paes) de municipios pobres, y a pesar de la precariedad y el choque cultural que le generó una ciudad desconocida, no sólo logró ser un estudiante aventajado, sino regresar a su comunidad para darle la mano en un aspecto fundamental: la educación.<br/>
De la mano de las fábulas, un egresado de Filología e Idiomas de la Universidad Nacional de Colombia ha cambiado radicalmente las competencias académicas en Puerto Tejada, uno de los municipios más pobres del país y que, hasta hace apenas cuatro años, figuraba en los últimos puestos de los exámenes del Icfes.

Este salto cualitativo se logró con la aplicación del modelo de desarrollo de las habilidades en lectura y escritura que propuso en su tesis de grado Eduard Said Navia, y que ha permitido que los jóvenes conecten la literatura con su entorno social y natural, un valle selvático entre los ríos Palo y Paila donde habita una población en su mayoría afrodescendiente.

Basado en una metodología que articula análisis-investigación-escritura, Navia la viene aplicando con estudiantes del Colegio San Pedro Claver del municipio caucano. El resultado: los promedios del Icfes de Puerto Tejada, normalmente entre 20 y 30 puntos, ascendieron a 50 y 60 puntos, y la satisfacción de que varios de sus alumnos han pasado el examen de admisión en varias universidades públicas, una situación muy esporádica hasta hace poco.

"Era increíble, pero muchas veces no comprendíamos ni siquiera las preguntas que nos hacían en un examen de admisión", admite francamente David Fabián Carabalí, que reconoce la importancia del proyecto de Eduard y logró un cupo en la Universidad del Valle.

Las fábulas del escritor nicaragüense Augusto Monterroso, por ejemplo, le han servido de insumo para que sus pupilos investiguen, analicen y escriban sobre los problemas cotidianos que aquejan a la comunidad.

A partir de la lectura significativa del texto "La oveja negra y demás fábulas", surgieron ejercicios argumentativos sobre el machismo, la promiscuidad, la moda, el maltrato, la negación de sus costumbres, la hipocresía política, etc.

"Esquemas mentales más avanzados, capacidad de plantear una hipótesis, perder el miedo a hablar en público y sustentar una propuesta han sido las mayores conquistas de estos chicos, cuya baja autoestima intelectual ha paralizado sus fortalezas lingüísticas", dice Eduard Said Navia.

El mismo Navia es ejemplo de osadía, pues ingresó a la Universidad Nacional de Bogotá mediante el Programa de Admisión Especial (Paes) de municipios pobres, y a pesar de la precariedad y el choque cultural que le generó una ciudad desconocida, no sólo logró ser un estudiante aventajado, sino regresar a su comunidad para darle la mano en un aspecto fundamental: la educación.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.