text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

"Llevo la medicina como profesión y la música como pasión": Carmen Rocío Rojas

      
Ella es una de las mejores estudiantes del quinto semestre de la Facultad de Ciencias de la Salud y además ostenta el título como mejor voz femenina aficionada de Expofestival, evento que se relizó paralelo al Festival Vallenato.<br/><br/> Tiene 20 años, nació en Valledupar, lleva tres años en Santa Marta, hizo parte del coro infantil de la iglesia Las tres ave marías y ama su carrera por encima de cualquier cosa.<br/><br/> Cuando ingresó a la Universidad del Magdalena de inmediato se enroló en el coro. De la mano de su director Edinson Amador perfeccionó su técnica vocal y la respiración.<br/><br/> Desde 2006 su mamá Rosabel la inscribió por primera vez para que participara en Expofestival. Allí fue finalista. El no haber ganado la motivó para volver. Lo hizo este año y ganó.<br/><br/> Ese triunfo se lo debe en parte al director del grupo vallenato de Unimagdalena Carmelo Hernández Caro, quien le propuso que saliera del coro y se vinculara a esta agrupación.<br/><br/> Gracias a su talento, Carmen Rocío es una de las 55 jóvenes que reciben beca de estudios por ser artista destacada, política implementada por el rector titular Carlos Caicedo.<br/><br/> No es fácil estudiar medicina y destacarme en el canto, pero me agrada lo que hago. Cantar y estudiar son dos cosas que me gustan mucho porque permiten aliviar los males del cuerpo y el alma, afirma.<br/><br/> Entre sus planes está culminar sus estudios, especializarse en nefrología y grabar un compacto de vallenatos… pero con una mujer tocando el acordeón.
Ella es una de las mejores estudiantes del quinto semestre de la Facultad de Ciencias de la Salud y además ostenta el título como mejor voz femenina aficionada de Expofestival, evento que se relizó paralelo al Festival Vallenato.

Tiene 20 años, nació en Valledupar, lleva tres años en Santa Marta, hizo parte del coro infantil de la iglesia Las tres ave marías y ama su carrera por encima de cualquier cosa.

Cuando ingresó a la Universidad del Magdalena de inmediato se enroló en el coro. De la mano de su director Edinson Amador perfeccionó su técnica vocal y la respiración.

Desde 2006 su mamá Rosabel la inscribió por primera vez para que participara en Expofestival. Allí fue finalista. El no haber ganado la motivó para volver. Lo hizo este año y ganó.

Ese triunfo se lo debe en parte al director del grupo vallenato de Unimagdalena Carmelo Hernández Caro, quien le propuso que saliera del coro y se vinculara a esta agrupación.

Gracias a su talento, Carmen Rocío es una de las 55 jóvenes que reciben beca de estudios por ser artista destacada, política implementada por el rector titular Carlos Caicedo.

"No es fácil estudiar medicina y destacarme en el canto, pero me agrada lo que hago. Cantar y estudiar son dos cosas que me gustan mucho porque permiten aliviar los males del cuerpo y el alma", afirma.

Entre sus planes está culminar sus estudios, especializarse en nefrología y grabar un compacto de vallenatos… pero con una mujer tocando el acordeón.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.