text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo son las bibliotecas de García Márquez y de Mutis?

      
El escritor, que reside en México, visitó a García Márquez y a Mutis para ayudarles a ordenar sus bibliotecas. En el caso de Mutis, se trataba de recuperar el orden que alguna vez hubo allí, dijo.<br/><br/> Granados contó que Mutis tenía organizados los libros de su biblioteca por idiomas y después por países. Con el tiempo, todo se le desorganizó y libros de literatura rusa estaban mezclados con tomos de historia de Francia. <br/><br/> El proceso para reorganizar esta biblioteca pasó primero por una etapa de selección, en la que se determinó qué libros iban a reposar en ella y cuáles iban a ser donados. Luego de organizada, quedaron en los estantes los libros esenciales, los que no están destinados para llenar huecos, los que significan algo, que han sido leídos y pueden ser consultados de nuevo, comentó Granados. <br/><br/> Explicó que a Mutis no le interesa tener bases de datos de nada. Los libros, los de literatura colombiana y mexicana, los de historia universal y francesa, y todos los de poesía, están ubicados en lugares específicos para que se acuerde dónde buscarlos. Entre todos ellos, tiene una colección de libros de Bizancio. <br/><br/> Según Granados, en la casa de García Márquez hay más espacio para guardar los libros, pero hay menos libros. <br/><br/> Gabo tiene todo el espacio para acomodar los libros con los que cuenta. Con Mutis, parte del problema es que haya un lugar para guardar sus libros, dijo Granados. <br/><br/> Entre los libros atesorados por la biblioteca del Nobel se encuentran ejemplares de literatura iberoamericana, periodismo, cine y política. También hay de literatura universal. Asimismo, cuenta con tesoros invaluables como la primera edición de Rayuela, dedicada, y libros de poesía de Neruda, también dedicados al escritor costeño. En la biblioteca está el testimonio del afecto, concluye Granados. <br/><br/><br/><br/>
El escritor, que reside en México, visitó a García Márquez y a Mutis para ayudarles a ordenar sus bibliotecas. "En el caso de Mutis, se trataba de recuperar el orden que alguna vez hubo allí", dijo.

Granados contó que Mutis tenía organizados los libros de su biblioteca por idiomas y después por países. Con el tiempo, todo se le desorganizó y libros de literatura rusa estaban mezclados con tomos de historia de Francia.

El proceso para reorganizar esta biblioteca pasó primero por una etapa de selección, en la que se determinó qué libros iban a reposar en ella y cuáles iban a ser donados. "Luego de organizada, quedaron en los estantes los libros esenciales, los que no están destinados para llenar huecos, los que significan algo, que han sido leídos y pueden ser consultados de nuevo", comentó Granados.

Explicó que a Mutis no le interesa tener bases de datos de nada. Los libros, los de literatura colombiana y mexicana, los de historia universal y francesa, y todos los de poesía, están ubicados en lugares específicos para que se acuerde dónde buscarlos. Entre todos ellos, tiene una colección de libros de Bizancio.

Según Granados, en la casa de García Márquez hay más espacio para guardar los libros, pero hay menos libros.

"Gabo tiene todo el espacio para acomodar los libros con los que cuenta. Con Mutis, parte del problema es que haya un lugar para guardar sus libros", dijo Granados.

Entre los libros atesorados por la biblioteca del Nobel se encuentran ejemplares de literatura iberoamericana, periodismo, cine y política. También hay de literatura universal. Asimismo, cuenta con tesoros invaluables como la primera edición de Rayuela, dedicada, y libros de poesía de Neruda, también dedicados al escritor costeño. "En la biblioteca está el testimonio del afecto", concluye Granados.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.