text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Mi experiencia en Barcelona

      
En mis planes no estaba España porque me parecía más enriquecedor ir a un país que tuviera una lengua diferente a la mía, pero en una charla informativa de la Oficina de Relaciones Internacionales me enteré sobre un convenio muy interesante que firmó la UNAB con la Escuela de Turismo y Hotelería, Ceta, de la Universidad de Girona, en abril de 2007.<br/><br/> En ese momento empecé a investigar un poco sobre la ciudad de Barcelona y España en general y entonces me surgieron nuevos intereses. En primer lugar hay que tener en cuenta que este país europeo es la principal potencia turística pues es el receptor de turismo más importante del mundo. Aunque en las listas de destinos preferidos queda de segundo superado por Francia, sus ingresos por turista son aún mayores que los de ese país, lo que lo hace estar en primer lugar (Francia en este listado es el quinto). Ahí me di cuenta que venir acá sería una oportunidad muy valiosa para enriquecerme profesional y personalmente.<br/><br/> A grandes rasgos me he sentido muy contenta en esta experiencia de vida. Barcelona es una ciudad pequeña que tiene todo lo de una gran metrópoli, empezando por su moderno sistema de transporte y por la cantidad de establecimientos comerciales de talla mundial que existen. Además, es un lugar en donde se respira cultura y arte, por donde uno camine se encuentra con algo relacionado con los maestros Gaudí o Calatrava, inclusive algún artista desconocido que en plena calle está realizando sus obras o exponiendo sus pinturas. Vivir aquí, a orillas del Mar Mediterráneo, es fascinante, siempre hay algo por hacer y por conocer, pero también ha sido un proceso de adaptación lento. En octubre del año pasado cuando llegué a la ciudad resultó difícil enfrentar el choque cultural de convivir con los catalanes, que a pesar de ser personas amables son herméticos en sus relaciones, resultando complicado penetrar en sus círculos laborales o personales.<br/><br/> Respecto a la Universidad puedo decir que me he sentido complacida con el convenio. Ceta es pionera en Cataluña, lleva 25 años trabajando en el sector y cuenta con un alto prestigio y reconocimiento. Esta es una experiencia que se puede recomendar a cualquier estudiante de la UNAB; las clases son magistrales y con profesores muy calificados, el material que nos entregan es de calidad, las instalaciones son pequeñas pero cuentan con todo lo necesario y la metodología, aunque es muy diferente a la nuestra, me ha gustado a pesar de que al principio me costó trabajo adaptarme al hecho de que sólo exista un examen por materia y que de eso dependa la calificación de todo un semestre.<br/><br/> En estos momentos ya terminé mi primer semestre y ahora comencé un nuevo ciclo en el que me siento más a gusto, pues estoy viendo asignaturas más afines a mi orientación profesional y en estas materias se incluyen visitas culturales por rutas turísticas interesantes, a museos locales y unos viñedos cercanos.<br/><br/> Por otra parte, en dos semanas inicio mi práctica académica que la voy a realizar en una compañía importante de Barcelona que se llama Aopc, que es la organizadora de eventos y congresos número uno de Cataluña. Es una excelente oportunidad pues es en un área del turismo muy interesante y voy a trabajar allí como asistente directa de la persona encargada de los proyectos y eventos internacionales, así que voy a aprender mucho.<br/><br/> Considero que de la UNAB he recibido una muy buena formación académica y profesional, que me ha servido para afrontar los retos que implica estudiar en el exterior y adaptarme a otro sistema educativo. Desde el primer día de clases en Ceta sentí que mi educación universitaria me había dado las herramientas necesarias para superar los nuevos retos que tenía enfrente. Hoy puedo decir que respecto a mis compañeros españoles me siento en ventaja porque tengo una visión mucho más completa de mi profesión y una orientación hacia la excelencia del servicio en el turismo que me ha inculcado la UNAB como administradora turística y hotelera.<br/><br/> Un saludo especial a mis compañeros de Facultad y a todos los lectores de Vivir la UNAB.<br/><br/>
En mis planes no estaba España porque me parecía más enriquecedor ir a un país que tuviera una lengua diferente a la mía, pero en una charla informativa de la Oficina de Relaciones Internacionales me enteré sobre un convenio muy interesante que firmó la UNAB con la Escuela de Turismo y Hotelería, Ceta, de la Universidad de Girona, en abril de 2007.

En ese momento empecé a investigar un poco sobre la ciudad de Barcelona y España en general y entonces me surgieron nuevos intereses. En primer lugar hay que tener en cuenta que este país europeo es la principal potencia turística pues es el receptor de turismo más importante del mundo. Aunque en las listas de destinos preferidos queda de segundo superado por Francia, sus ingresos por turista son aún mayores que los de ese país, lo que lo hace estar en primer lugar (Francia en este listado es el quinto). Ahí me di cuenta que venir acá sería una oportunidad muy valiosa para enriquecerme profesional y personalmente.

A grandes rasgos me he sentido muy contenta en esta experiencia de vida. Barcelona es una ciudad pequeña que tiene todo lo de una gran metrópoli, empezando por su moderno sistema de transporte y por la cantidad de establecimientos comerciales de talla mundial que existen. Además, es un lugar en donde se respira cultura y arte, por donde uno camine se encuentra con algo relacionado con los maestros Gaudí o Calatrava, inclusive algún artista desconocido que en plena calle está realizando sus obras o exponiendo sus pinturas. Vivir aquí, a orillas del Mar Mediterráneo, es fascinante, siempre hay algo por hacer y por conocer, pero también ha sido un proceso de adaptación lento. En octubre del año pasado cuando llegué a la ciudad resultó difícil enfrentar el choque cultural de convivir con los catalanes, que a pesar de ser personas amables son herméticos en sus relaciones, resultando complicado penetrar en sus círculos laborales o personales.

Respecto a la Universidad puedo decir que me he sentido complacida con el convenio. Ceta es pionera en Cataluña, lleva 25 años trabajando en el sector y cuenta con un alto prestigio y reconocimiento. Esta es una experiencia que se puede recomendar a cualquier estudiante de la UNAB; las clases son magistrales y con profesores muy calificados, el material que nos entregan es de calidad, las instalaciones son pequeñas pero cuentan con todo lo necesario y la metodología, aunque es muy diferente a la nuestra, me ha gustado a pesar de que al principio me costó trabajo adaptarme al hecho de que sólo exista un examen por materia y que de eso dependa la calificación de todo un semestre.

En estos momentos ya terminé mi primer semestre y ahora comencé un nuevo ciclo en el que me siento más a gusto, pues estoy viendo asignaturas más afines a mi orientación profesional y en estas materias se incluyen visitas culturales por rutas turísticas interesantes, a museos locales y unos viñedos cercanos.

Por otra parte, en dos semanas inicio mi práctica académica que la voy a realizar en una compañía importante de Barcelona que se llama Aopc, que es la organizadora de eventos y congresos número uno de Cataluña. Es una excelente oportunidad pues es en un área del turismo muy interesante y voy a trabajar allí como asistente directa de la persona encargada de los proyectos y eventos internacionales, así que voy a aprender mucho.

Considero que de la UNAB he recibido una muy buena formación académica y profesional, que me ha servido para afrontar los retos que implica estudiar en el exterior y adaptarme a otro sistema educativo. Desde el primer día de clases en Ceta sentí que mi educación universitaria me había dado las herramientas necesarias para superar los nuevos retos que tenía enfrente. Hoy puedo decir que respecto a mis compañeros españoles me siento en ventaja porque tengo una visión mucho más completa de mi profesión y una orientación hacia la excelencia del servicio en el turismo que me ha inculcado la UNAB como administradora turística y hotelera.

Un saludo especial a mis compañeros de Facultad y a todos los lectores de Vivir la UNAB.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.