text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Colombia cuenta con poca exploración de minerales "exticos"

      
Difícilmente el común de la gente sabe que el país tiene un potencial grande en los anteriores minerales, que forman parte de una larga lista con nombres enredados, pero con aplicaciones sorprendentes.

Francisco Velandia, geólogo y subdirector de la oficina de Recursos del Subsuelo del Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas), reconoce que en el país aún existe muy poco conocimiento sobre los minerales que nos rodean.

Si bien instituciones como la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad Industrial de Santander lideran investigaciones importantes en minerales poco conocidos y de importancia económica, en general a los geólogos les falta mayor preparación para abordar nuevas áreas y enfoques de investigación, dice el funcionario.

Agrega que la mayoría de los egresados se encaminan hacia la parte de petróleos, pero existe una gran deficiencia de personal en otras áreas prioritarias, como son la explotación minera, la caracterización mineralógica y la cartografía, vitales para saber en qué riqueza se asienta el país.

Zeze Amaya, un apasionado estudiante de Geología de la UN en Bogotá, oriundo de Guainía, desde chico supo en qué tierra estaba parado: un verde inhóspito, ubicado entre el llano y la selva, en la Orinoquia colombiana, que se extiende por una de las regiones geológicas más antiguas del planeta.

El joven explica que la característica de antigua que también comparten los departamentos de Guaviare, Vaupés y Vichada produjo unos procesos de mineralización bastante particulares; esto es, que los minerales se unieron o asociaron de una manera que raramente se encuentra en otras partes de la naturaleza.

Las rocas allá son especiales porque se crearon casi en las primeras instancias en que se formó la Tierra, pues los magmas se cristalizaron y se solidificaron rápidamente. Por eso tienen muchos procesos, ¡casi toda la historia del planeta encima! Esos afloramientos de rocas son los que contienen varios minerales estratégicos para el país, explica Amaya.

Entre estos se encuentran las tierras raras, llamadas así porque es difícil separar sus componentes. El coltán famoso por estos días y lleno de mitos como que es más caro que el oro, algo falso, afirma Amaya está compuesto por dos minerales utilizados en la industria tecnológica: el niobio y el tantalio.

Además, existen unos cincuenta minerales catalogados como tierras raras, que se presentan en la naturaleza en pequeñísimas cantidades, factor que los hace más valiosos en el mercado. Amaya destaca que, así mismo, hay otros minerales aún menos explorados en el país, pero que son vitales para diversos usos industriales: ilmenita, titanio, casiteritas, estaño, wolframita (tungsteno) son ejemplos.

Thomas Cramer, profesor del Departamento de Geociencias de la UN y experto en detectar minerales de importancia económica, manifiesta que hasta hace poco no había interés por estudiar a fondo las posibilidades mineralógicas de Colombia.

Cuando empezamos a investigar el coltán en el oriente colombiano, nadie se interesaba por el tema. El hecho de pertenecer a una universidad pública nos permitió investigar en algo que no perteneció a ningún plan ni prometió ganancia inmediata. Ahora hay mucha exageración en la prensa, radio y televisión, y especulación económica, sostiene Cramer.

El profesor alemán añade que el deseo del Grupo de Estudios en Geología Económica de la UN es entregar información que permita generar desarrollos propios. Colombia no puede quedarse sólo como exportador de materias primas para el primer mundo.

Zeze Amaya pone el ejemplo del platino: Esta sustancia sólida es rica en tierras raras. Los japoneses vienen y lo compran. Lo que no saben muchos colombianos es que los asiáticos lo adquieren no por el platino en sí mismo, sino por los otros minerales asociados, como el iridio, el osmio o el rodio, que son más costosos. La falta de tecnologías y técnicas de extracción, que sí tienen los japoneses, hace que sigamos mirando el platino solo en bruto.

El Subdirector de la oficina de Recursos del Subsuelo de Ingeominas afirma que Colombia tiene la posibilidad de explorar recursos mineros alternativos a los tradicionales y que son necesarios para la industria nacional, por ejemplo la de los fertilizantes.

Varios minerales que se hallan en el subsuelo colombiano son importados por empresas del país, debido a que aquí no hay exploración ni investigación en esos renglones. Es el caso del fósforo, un insumo para los fertilizantes, o la diatomita, utilizada en la elaboración de filtros para la industria cervecera. También están las sales de potasio y magnesio Zipaquirá es rica en estos minerales, y las calizas, utilizadas aquí solo para la cerámica, detalla Francisco Velandia.

El profesor Cramer concluye: Si se logra organizar una minería con alto nivel tecnológico, conocimiento y responsabilidad, los daños potenciales serían menores que los beneficios posibles.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.