text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Instalan lector de huellas digitales en la Universidad Nacional

      
Esto gracias a los lectores de huellas que fueron instalados por Bienestar Universitario con ayuda del Centro de Cómputo de la Institución, en los restaurantes de los campus La Nubia y Palogrande, con el propósito de prestar un servicio de mejor calidad, sin tantos trámites y mucho más ágil.

El sistema parte desde el momento que la persona hace la solicitud para acceder a este servicio, se evalúa el perfil socioeconómico y se les asigna a las personas que tengan una condición económica vulnerable, y de acuerdo con el número de cupos que tenemos que oscila entre 500 y 550, expresó Santiago Ruiz Herrera, director de Bienestar Universitario de la UN en Manizales.

Entonces, desde el instante en que se le adjudica al estudiante, él registra su huella y si se le otorga nuevamente el próximo año no tiene que volver a hacer el procedimiento, porque esa huella le sirve durante toda su estadía en la Universidad, detalló Ruiz.

De esta forma, cuando un estudiante va a reclamar su alimento hace la fila y al llegar al lector pasa la huella, siendo identificada por el sistema en un lapso de dos segundos, apareciendo en la pantalla cuál de las tres modalidades tiene: compensación, tarifa básica o media, y se le descuenta en el número de cupos asignados.

Sobre las bondades de este lector de huellas, el Director de Bienestar Universitario destacó: La primera ventaja que entrega este nuevo sistema es que podemos llevar un conteo más rápido de todas las comidas que fueron consumidas durante la semana, de tal manera que al final de ella le podamos pagar al contratista de manera efectiva, rápida y sin contratiempos.

Además, ya no se tendrán que elaborar los tiquetes, ahorrando en papel y en impresión, y no se deberá realizar el largo procedimiento que hacían tanto los estudiantes para reclamar los tiquetes, como los funcionarios de Bienestar Universitario al momento de organizar el paquete con todos los vales para toda la semana y hacer el conteo después de utilizados.

Así mismo, al tener un registro exacto de las comidas que se consumieron se podrá saber cuánto se prepara en alimentos, con el fin de evitar el desperdicio, que se quede gente sin comer y asignar los cupos restantes a otros estudiantes que se encuentren en la lista de espera.

Frente a la comercialización de tiquetes, el Director de Bienestar Universitario dijo: También se quería evitar esta parte, ya que habían estudiantes que no consumían el alimento sino que lo vendían para comprar otras cosas, y no es que lo hicieran de mala fe, pero eso no está bien porque es un dinero público y el estudiante se estaba tomando el atributo de asignar este dinero, sin un criterio administrativo, con el que sí lo puede hacer Bienestar.

Ruiz Herrera puntualizó que si un joven quiere ceder su almuerzo o su comida a otro compañero por uno u otro motivo lo puede hacer, solo que será el estudiante registrado quien reclame los alimentos en el restaurante.

Se espera que en corto tiempo los beneficiarios de este servicio puedan reclamar el día sábado las dos comidas de una vez, y así en la noche no deban desplazarse hasta el restaurante y se puedan dedicar a otras actividades.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.