text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Programa contra la violencia escolar recibe reconocimiento internacional

      
Debido a estos resultados, <strong>Aulas en Paz</strong>, iniciativa que busca prevenir la agresión y promover formas de convivencia pacífica por medio del desarrollo de competencias ciudadanas en niños y niñas, acaba de ser premiada por el <strong>Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile </strong>en el <strong>‘Primer Concurso de Buenas Prácticas en Prevención del Delito en América Latina y el Caribe’</strong>, entre 57 iniciativas que se presentaron desde 11 países de <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/06/08/237322/rectores-america-latina-caribe-promueven-integracion-universitaria.html target=_blank>América Latina y el Caribe</a>.<br/><br/> A la cabeza de estos resultados están el profesor <strong>Enrique Chaux</strong> del Departamento de Psicología de la <a href=https://estudios.universia.net/colombia/institucion/universidad-los-andes/ver/www.innoversia.net target=_blank>Universidad de los Andes</a> y un equipo de cerca de 20 personas, que ha contado con el apoyo del <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/08/19/452503/mineducacion-apoya-ies-evaluen-pertinencia-programas.html target=_blank>Ministerio de Educación Nacional</a>, Usaid, Unicef y el apoyo local de siete secretarías de educación.<br/><br/> Sobre agresión y conflictos interpersonales en niños y adolescentes, Chaux comenzó a trabajar desde que hizo una maestría en Riesgo y Prevención y un doctorado en Desarrollo Humano y Psicología en Harvard. Continuó con esta preocupación a su regreso a Los Andes, de donde es egresado en Física e Ingeniería Industrial (’93) y ahora dirige el grupo de investigación Educación, Desarrollo y Convivencia del Departamento de Psicología.<br/><br/> Ahora, a cambio de amenazas a la integridad de los menores y ataques verbales y físicos, hay expectativa frente a los avances que ha evaluado Aulas en Paz, y a la expansión que ha tenido este programa ejemplar en Cali – financiado por Manuelita S.A. y la Fundación Harold Eder- e incluso fuera del país, en cinco escuelas de Monterrey (México), con la participación de 20 docentes y 800 estudiantes, donde se realiza el pilotaje de los tres componentes del programa (en el aula, con padres y madres de familia y con grupos heterogéneos).<br/><br/> Además de ir a otros lugares, <strong>Aulas en Paz</strong> quiere replicarse en niños más pequeños, con ‘<a href=https://psicologia.uniandes.edu.co/intrapsico/aulasenpaz/aulitas.html target=_blank>Aulitas en Paz</a>.’ La idea es tener un enfoque integral y dar atención especial a quienes más lo necesitan, llegar a otros contextos de los estudiantes, como su familia, con talleres y visitas a sus padres. <br/><br/> “Hay diferentes formas en que los padres se relacionan con sus hijos: unos son autoritarios, no se dejan cuestionar y abusan de su poder, lo que puede llevar a maltrato. Otros son el extremo opuesto, demasiado permisivos, no ponen límites a los menores. Ambos pueden formar niños agresivos, como resultado de castigos severos o de malas conductas no corregidas. Los dos estilos son terribles para la formación de vida en sociedad”, explica Chaux.<br/><br/> Por eso tratan de que los padres sean cuidadosos pero que también sepan poner normas y límites y que nunca permitan el maltrato. Lo mismo pasa con los profesores, la idea es que no sean ni autoritarios, ni permisivos, sino asertivos y democráticos.<br/><br/><a href=https://www.aulasenpaz.org target=_blank>Más sobre Aulas en Paz</a><br/>
Debido a estos resultados, Aulas en Paz, iniciativa que busca prevenir la agresión y promover formas de convivencia pacífica por medio del desarrollo de competencias ciudadanas en niños y niñas, acaba de ser premiada por el Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile en el ‘Primer Concurso de Buenas Prácticas en Prevención del Delito en América Latina y el Caribe’, entre 57 iniciativas que se presentaron desde 11 países de América Latina y el Caribe.

A la cabeza de estos resultados están el profesor Enrique Chaux del Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes y un equipo de cerca de 20 personas, que ha contado con el apoyo del Ministerio de Educación Nacional, Usaid, Unicef y el apoyo local de siete secretarías de educación.

Sobre agresión y conflictos interpersonales en niños y adolescentes, Chaux comenzó a trabajar desde que hizo una maestría en Riesgo y Prevención y un doctorado en Desarrollo Humano y Psicología en Harvard. Continuó con esta preocupación a su regreso a Los Andes, de donde es egresado en Física e Ingeniería Industrial (’93) y ahora dirige el grupo de investigación Educación, Desarrollo y Convivencia del Departamento de Psicología.

Ahora, a cambio de amenazas a la integridad de los menores y ataques verbales y físicos, hay expectativa frente a los avances que ha evaluado Aulas en Paz, y a la expansión que ha tenido este programa ejemplar en Cali – financiado por Manuelita S.A. y la Fundación Harold Eder- e incluso fuera del país, en cinco escuelas de Monterrey (México), con la participación de 20 docentes y 800 estudiantes, donde se realiza el pilotaje de los tres componentes del programa (en el aula, con padres y madres de familia y con grupos heterogéneos).

Además de ir a otros lugares, Aulas en Paz quiere replicarse en niños más pequeños, con ‘Aulitas en Paz.’ La idea es tener un enfoque integral y dar atención especial a quienes más lo necesitan, llegar a otros contextos de los estudiantes, como su familia, con talleres y visitas a sus padres.

“Hay diferentes formas en que los padres se relacionan con sus hijos: unos son autoritarios, no se dejan cuestionar y abusan de su poder, lo que puede llevar a maltrato. Otros son el extremo opuesto, demasiado permisivos, no ponen límites a los menores. Ambos pueden formar niños agresivos, como resultado de castigos severos o de malas conductas no corregidas. Los dos estilos son terribles para la formación de vida en sociedad”, explica Chaux.

Por eso tratan de que los padres sean cuidadosos pero que también sepan poner normas y límites y que nunca permitan el maltrato. Lo mismo pasa con los profesores, la idea es que no sean ni autoritarios, ni permisivos, sino asertivos y democráticos.

Más sobre Aulas en Paz

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.