text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

16 mil kilómetros en escarabajo

      
El belga había emprendido su sueño de recorrer la región desde <strong>México hasta Argentina a bordo de su carro Volkswagen Beetle o ‘escarabajo’</strong>, pero a Colombia le fue negada su entrada en éste. Fue así como por primera vez en su travesía tuvo que separarse de su ‘vocho’ -como se le conocen popularmente a este modelo en México-, y se embarcó durante cinco días en un precario velero que por poco naufraga en aguas caribeñas antes de anclar en Cartagena.<br/><br/> Su vertiginoso paso por Colombia, recorriendo diferentes ciudades del Caribe, Antioquia, Quindío, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, es amenamente narrado con la sinceridad de un periodista extranjero que ofrece no sólo sus impresiones personales de lugares como el barrio Getsemaní, la tumba de Pablo Escobar y la Quinta de San Pedro Alejandrino, sino su acercamiento a la historia y la cultura de un país que no dejó de sorprenderlo. <br/><br/> “El camino empieza a subir lentamente y la temperatura baja. Es un alivio después del calor sofocante de la costa. Ahora se me compensa la soledad del viaje con vallenatos chispeantes que salen de la radio, un ritmo optimista con acordeón. De pronto se interrumpe el programa con una publicidad. Una voz de niño habla sobre la Navidad:—¡Papá, vuelve a casa pronto! Le sigue una voz de hombre: —Guerrillero, ¡este podría ser tu hijo! Que la Navidad sea una buena oportunidad para reconciliarte con él. Ese anuncio suena poco convincente. Como si el Gobierno colombiano de repente estuviera muy pendiente de la paz navideña de las familias guerrilleras. Esto huele a campaña para despejar los caminos alrededor de las fiestas, la época en que los capitalinos salen de viaje y los terratenientes visitan sus fincas”. <br/><br/> Este mes, el periodista regresa al país para presentar su libro en <strong>Bogotá y Medellín</strong>, donde seguramente seguirá respondiendo la misma pregunta que tantas veces oyó en su camino: “¿Qué opina de Colombia? ¿Le gusta? Siempre las mismas preguntas. Aquí la gente ama a su país y se supone que un visitante extranjero no puede permanecer indiferente. Un colombiano realmente puede sentirse afligido cuando escucha de la mala fama de su tierra en el exterior. Como si se calumniara a un familiar. No ve ninguna relación entre la identidad de su país y la imagen difundida por los medios de comunicación”. <br/><font size=2><strong><br/> Presentaciones de Diarios del Vocho en Colombia</strong></font><br/><strong>Bogotá</strong><br/> Día: Jueves 17 de marzo<br/> Hora: 6 P.M. <br/> Lugar: Prólogo Café y Libro (Calle 96 No. 11A-46) <br/><br/><strong>Medellín</strong><br/> Día: Miércoles 23 de marzo<br/> Hora: 6 P.M. <br/> Lugar: Auditorio Art Hotel (Carrera 41 No. 9-31 Parque Lleras, El Poblado) <br/><br/> En Colombia el libro está disponible en la Librería Arteletra de Bogotá (Carrera 7 No. 70- 18, Tel. (1) 312 3412- 2550681) y a través de amazon.com<br/>
El belga había emprendido su sueño de recorrer la región desde México hasta Argentina a bordo de su carro Volkswagen Beetle o ‘escarabajo’, pero a Colombia le fue negada su entrada en éste. Fue así como por primera vez en su travesía tuvo que separarse de su ‘vocho’ -como se le conocen popularmente a este modelo en México-, y se embarcó durante cinco días en un precario velero que por poco naufraga en aguas caribeñas antes de anclar en Cartagena.

Su vertiginoso paso por Colombia, recorriendo diferentes ciudades del Caribe, Antioquia, Quindío, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, es amenamente narrado con la sinceridad de un periodista extranjero que ofrece no sólo sus impresiones personales de lugares como el barrio Getsemaní, la tumba de Pablo Escobar y la Quinta de San Pedro Alejandrino, sino su acercamiento a la historia y la cultura de un país que no dejó de sorprenderlo.

“El camino empieza a subir lentamente y la temperatura baja. Es un alivio después del calor sofocante de la costa. Ahora se me compensa la soledad del viaje con vallenatos chispeantes que salen de la radio, un ritmo optimista con acordeón. De pronto se interrumpe el programa con una publicidad. Una voz de niño habla sobre la Navidad:—¡Papá, vuelve a casa pronto! Le sigue una voz de hombre: —Guerrillero, ¡este podría ser tu hijo! Que la Navidad sea una buena oportunidad para reconciliarte con él. Ese anuncio suena poco convincente. Como si el Gobierno colombiano de repente estuviera muy pendiente de la paz navideña de las familias guerrilleras. Esto huele a campaña para despejar los caminos alrededor de las fiestas, la época en que los capitalinos salen de viaje y los terratenientes visitan sus fincas”.

Este mes, el periodista regresa al país para presentar su libro en Bogotá y Medellín, donde seguramente seguirá respondiendo la misma pregunta que tantas veces oyó en su camino: “¿Qué opina de Colombia? ¿Le gusta? Siempre las mismas preguntas. Aquí la gente ama a su país y se supone que un visitante extranjero no puede permanecer indiferente. Un colombiano realmente puede sentirse afligido cuando escucha de la mala fama de su tierra en el exterior. Como si se calumniara a un familiar. No ve ninguna relación entre la identidad de su país y la imagen difundida por los medios de comunicación”.

Presentaciones de Diarios del Vocho en Colombia

Bogotá
Día: Jueves 17 de marzo
Hora: 6 P.M.
Lugar: Prólogo Café y Libro (Calle 96 No. 11A-46)

Medellín
Día: Miércoles 23 de marzo
Hora: 6 P.M.
Lugar: Auditorio Art Hotel (Carrera 41 No. 9-31 Parque Lleras, El Poblado)

En Colombia el libro está disponible en la Librería Arteletra de Bogotá (Carrera 7 No. 70- 18, Tel. (1) 312 3412- 2550681) y a través de amazon.com

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.