text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo formar jóvenes líderes y leales a su empresa?

      
Imagen relacionada
Como formar jovenes lideres y leales a su empresa.
Es por esto que las empresas deben implementar diversas iniciativas para atraer una fuerza laboral que incluya a los mejores talentos de todas las generaciones, los potencialice y los conserve por muchos años.

Este fenómeno que también se presenta en el mercado laboral colombiano, implica un gran esfuerzo de las compañías por capacitar a sus empleados y motivarlos a construir habilidades que no solo los mantengan atractivos en el mercado, sino que los haga sentir a gusto en una sola empresa.
 
 
¿Cómo lograr la lealtad de los mejores talentos?

Ligia Olvera Especialista en Negocios, Executive Coach y profesora de INCAE BUSINESS SCHOOL, considera importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones, si se quiere contar con jóvenes muy bien capacitados, bilingües y tecnológicamente hábiles en su empresa:

a) Coaching. Los jóvenes pueden beneficiarse mucho de un proceso de coachingpara ganar competencias de las que carecen y que son difíciles de cultivar, ya que no se enseñan en las instituciones educativas. El coaching puede potenciar el desarrollo del capital humano de una empresa, formando la siguiente generación de líderes jóvenes y contribuir a reducir sensiblemente la rotación al permitirles desarrollar competencias suaves (Coeficiente Emocional (CE) que determinan el éxito individual mucho más que la inteligencia (Coeficiente Intelectual (IQ) o la competencia técnica.

b) Programas de mentoría.
Este es un proceso más directivo y de consejería que busca brindar acompañamiento, compartir experiencias, aprendizajes, brindar consejos, dar ideas, etc. Es muy beneficioso para que el joven sienta acompañamiento y maneje mejor sus frustraciones con perspectivas y visión de largo plazo.

c) Job Shadowing. Este instrumento es muy adecuado porque se le brinda la oportunidad al empleado de contar con un acompañante que tiene una posición neutral para observarlo. Lo que se busca es contar con un espejo para la revisión de patrones de pensamiento y comportamiento que deben reforzarse, modularse o eliminarse para desarrollar la mejor versión de la persona.

d) Rotación de trabajo. A la generación joven le gusta rotar por diferentes áreas funcionales, porque le permite crecer y desarrollar al líder potencial de forma más acelerada.  Considerarlo e incorporarlo permite que el empleado tenga una visión más global de su puesto y de la empresa.

e) Entrenamiento a la medida. Los jóvenes buscan explícitamente aprender y evolucionar. Disfrutan del juego y la interacción social, así como del aprovechamiento de las herramientas tecnológicas disponibles.  Lo anterior debe incorporarse en los programas de entrenamiento si se quiere que sean efectivos.

f)  Claridad de expectativas al contratar. Uno de los errores más comunes de las empresas es no ser claras o dar información confusa para generar una mejor impresión de la que será la situación laboral real al momento de la contratación.

g) Retroalimentación constante y evaluaciones claras y asertivas. Para retroalimentar y evaluar a un joven, es necesario saber expresar claramente lo que se espera de él, qué tan lejos o cerca está de esa expectativa y cómo es posible lograrla.  Además es fundamental dar la oportunidad al joven de expresar qué necesita de la empresa, compañeros y superior para lograr las expectativas (compromiso compartido).

h) Transición empresarial. Los jóvenes tienen problemas con empresas muy rígidas. Cuando se tiene un talento joven, muy creativo y positivo que agrega valor, una compañía debería sopesar si vale la pena flexibilizarse para retenerlo y el impacto organizacional de su partida vs. el impacto organizacional de la flexibilización (trade offs).

Las empresas que cuidan a sus empleados y su calidad de vida tienen mejores resultados financieros y menores índices de rotación.  Las diferencias generacionales en las empresas hoy, incrementan la complejidad del manejo del recurso humano. Aceptar, apreciar y ser sensibles a esas diferencias, permitirá a las organizaciones ser más exitosas y apetecidas, no solo por los clientes, sino por los mejores talentos.

Como humanos, independientemente de la generación a la que pertenezcamos, es importante aceptar que hay más puntos de unión que de división.  La ética, los valores, el respeto, la confianza y la capacidad de aprender y desarrollarnos, apelan en general a todos.
 

¿Quiere liderar una organización exitosa en el contexto actual, complejo y cambiante?

a) Entienda las diferencias generacionales y cómo impactan ciertos procesos y lidere tomando en cuenta la diversidad generacional.

b) Entienda lo que es común pero importante en todas las generaciones: aquéllos valores fundamentales que la cultura de su empresa debería incorporar en la misión, la visión y en el complejo entretejido de relaciones que definen la trayectoria de su organización.

De acuerdo a estudios académicos, las organizaciones más exitosas en términos de rentabilidad en el tiempo, tienden a tener una fuerza laboral y una cúpula empresarial más diversa que sus contrapartes menos exitosas.

Liderar la diversidad no es fácil, pero aprender a hacerlo, permite que la toma de decisiones estratégicas y operativas sea más rica, más sólida, más sostenible y con muchas mejores perspectivas a lo largo del tiempo.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.