text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Clínica de paso para animales de tiro

      
Clínica-de-paso-animales-de-tiro
Hospital de paso para animales que ya no serán usados para tirar de vehículos. Foto: Unimedios.
Síguenos en nuestras redes sociales como Facebook y Twitter, y recibe las noticias más importantes del mundo universitario. 
 
 
 
Así lo indicó Olimpo Oliver,profesor asociado de la Clínica de Grandes Animales de la UN y coordinador de la iniciativa.

Señala, además, que si bien la administración distrital aún trabaja en el proceso de negociación, la UN fue contactada por la Secretaría de Movilidad para diseñar y acompañar a un organismo que se encargue del estado de los animales y de su adecuada salud, una vez que se llegue a un acuerdo entre su propietario y la cartera distrital.

Según un censo de la entidad distrital, se calcula que hay cerca de 1.700 animales en la ciudad ejecutando labores de tracción de vehículos. Esto indica que el programa debe desarrollarse por etapas, toda vez que reunir esta cantidad en un solo lugar es imposible por espacio y por manejo.

Por el momento, se adelanta un compromiso entre la Secretaría y posibles adoptantes. “Se calcula que el tiempo de estadía de los animales debe ser muy corto. La idea es hacer pequeños grupos (entre veinte y cuarenta), en donde todos entran y salen después de haber sido recibidos, examinados, tratados (si tienen alguna enfermedad) hasta alcanzar la condición óptima para su adopción”, explica.

Y agrega que la UN será como un hogar, una clínica de paso de pequeños grupos en un espacio limitado, bajo supervisión las 24 horas y con toda la alimentación necesaria.

Así, a través de diferentes modalidades, el animal va a ser traído al campus, a fin de hacerle una serie de exámenes para verificar que este en adecuadas condiciones.


Impacto


El profesor Oliver asegura que es una medida óptima desde el punto de vista del bienestar de los animales, pues las condiciones en que son mantenidos no son las más adecuadas.

Además, dice que no son aptos para ser de tiro. “Nunca hubo la raza ni se logró mejorarla para que cumpliera con estas condiciones”, precisa.

Sin embargo, pese a que está de acuerdo con el decreto, señala que hay que entender la situación social en la que sus propietarios viven. Por eso, la política de proveer trabajo, negocio o remplazar al animal con un vehículo motorizado es fundamental.

“Si el proyecto no se acompaña de una forma de mitigar el impacto social, no tiene sentido. Es necesario el capital semilla, para que monten un negocio, o un vehículo, para que mantengan su negocio”, puntualiza.

Para el profesor Carlos Moncada, coordinador de la Maestría en Transporte de la UN, es un asunto que la Alcaldía se ha tomado demasiado tiempo en solucionar, pues hace más de tres años estos vehículos de tracción animal debieron haber salido de circulación.

Asimismo, dice que deben estar totalmente erradicados de las vías. En primer lugar, porque no satisfacen condiciones de seguridad vial. Segundo, porque hay un problema serio con su trato y salubridad: siempre se les ve en muy malas condiciones.

Con respecto al impacto, anota que no es muy notorio, dado que las “zorras” son cada vez menos. Lo realmente importante es la mejora en términos de seguridad y de reducción de accidentalidad, pues son vehículos que no tienen ningún tipo de iluminación, ni luces de frenos, ni registro automotor, por mencionar algunas carencias. “En pleno siglo XXI, en una ciudad como Bogotá, no se deberían estar dando estos debates”, asevera.
 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.