text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diez lecciones para la paz

      
Diez lecciones de paz
A los diez años del Caguán, diez lecciones para acercarse a la paz. Foto: Uniandes.
Lee también:
 
 
 
 
Estas fueron opiniones de los conferencistas del primer panel: Mauricio García, director del Cinep (Centro de Investigación y Educación Popular/ Programa por la Paz); Álvaro Villarraga, de la Fundación para la Cultura democrática y los profesores de Uniandes Francisco Leal y Carlo Nasi. La moderadora fue la directora de Ciencia Política en Los Andes, Angelika Rettberg.

A los diez años del Caguán, diez lecciones para acercarse a la paz. Estas lecciones fueron elaboradas a partir de la reflexión conjunta entre representantes de The United States Institute of Peace (Usip), The Center for Latin American Studies of the School of Foreign Service at Georgetown University, el Programa de investigación sobre conflicto armado y construcción de paz (ConPaz) de Ciencia Política de la Universidad de los Andes y el Equipo de iniciativas de paz del Centro de investigación y educación popular (Cinep/PPP).

El 20 de febrero se cumplió el décimo aniversario de la ruptura de los diálogos entre el gobierno colombiano durante la administración Pastrana y las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC-EP).Hace 10 años que la sociedad colombiana vive bajo la sombra del Caguán; una experiencia cuyo legado ha sido el descarte de la opción del diálogo como el camino preferencial para la paz. Debido a las frustraciones generadas por el proceso del Cagúan, algunos sectores sociales y políticos lo recuerdan con una gran carga negativa, ignorando o descalificando cualquier propuesta para una solución negociada. A diez años de distancia, es tiempo de retomar la conversación, analizar y debatir los errores del Caguán, y sacar lecciones objetivas de la experiencia que sean insumos para construir alternativas para el futuro de un país que ha puesto una cuota demasiado alta de sangre, sufrimiento y destrucción. A continuación, y con objeto de animar esta reflexión, queremos presentar al menos diez de estas lecciones.


Lección 1

Se pueden rechazar elementos del modelo de negociación con las FARC-EP en el Caguán sin descartar de plano la opción de una solución negociada.

Diez años después del Caguán, Colombia sigue en guerra. Las FARC y el ELN están debilitados, pero han unido esfuerzos y han adaptado sus tácticas a las nuevas realidades colombianas. Su capacidad para atacar sigue siendo considerable, al igual que su capacidad para reclutar nuevos combatientes. Al mismo tiempo, las Fuerzas Armadas colombianas han consolidado una notable capacidad ofensiva. Sin embargo, tras seis décadas, ningún lado ha podido ganar la guerra. Hace falta una solución política que pueda llevar a un acuerdo de paz y a la reconciliación de los colombianos y las colombianas.

Lección 2


Una estrategia para hacer la paz debe construir sobre las lecciones que han dejado procesos anteriores, sobre todo los fracasos.

En Colombia se ha fallado al no construir las estrategias de negociación a partir de las lecciones de los procesos de paz que el país ha vivido en los últimos treinta años. Ello ha llevado a que se vuelvan a cometer errores de procesos anteriores. Por ejemplo, al no haber aprendido de las fallas de la dinámica de verificación de los acuerdos de cese al fuego firmados durante la administración del presidente Belisario Betancur, en la administración del presidente Andrés Pastrana se adelantó el despeje de la zona del Caguán sin establecer con claridad la manera como se haría la verificación de la misma. Y este fue un elemento que incidió fuertemente en el fracaso de la negociación.

Lección 3

No es viable una negociación exitosa en medio del escalamiento de la confrontación armada
y del incremento de las infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Durante el proceso del Caguán tanto el nivel del conflicto armado como de las infracciones al DIH alcanzaron los mayores niveles en la Colombia contemporánea. En los acuerdos firmados en el Caguán (sobre todo el Acuerdo de San Francisco), se acordó la necesidad de reducir la violencia como condición de la sostenibilidad del proceso de paz. Se requiere, por tanto, que las partes asuman un horizonte de tregua para garantizar las condiciones para una negociación exitosa, definiendo el momento y la manera idónea para la negociación de un eventual cese al fuego.

Lección 4

Se requiere una política integral de paz
, que no puede agotarse únicamente en el tema de la negociación con la insurgencia.

En primer lugar, se requiere una estrategia de seguridad y paz que considere la manera de hacer frente a todos los factores de violencia. Además de las guerrillas hay que tener en cuenta otros factores de violencia como son los grupos paramilitares y los que han surgido a partir de la desmovilización de estos. Hay que también considerar cómo enfrentar el problema del narcotráfico, cuyos recursos alimentan el conflicto y estimulan la criminalidad. También hay que pensar en el papel de las Fuerzas Armadas y la Policía en un contexto pos-conflicto cuando las necesidades del país se concentrarían más en cuestiones de seguridad ciudadana.

En segundo lugar, se requiere una estrategia de paz con la sociedad en general. Si bien el objetivo de una negociación es desmantelar todas las estructuras ilegales de violencia y restaurar el monopolio del uso de la fuerza legítima por parte del Estado, hay temas estructurales que tendrán un impacto en la eventual consolidación de la paz en el país y que se deben concertar no solamente con la insurgencia sino con los distintos sectores de la sociedad civil involucrados en los mismos, particularmente en las regiones, e incluyen temas como la propiedad y uso de la tierra, el medio ambiente, la inclusión social y la participación política.

En síntesis, una de las lecciones que se puede aprender del Caguán es que se necesita una política que articule el negociar la paz con los actores armados con el construir la paz con la sociedad en general (peacemaking + peacebuilding). Y dado que el conflicto se manifiesta de manera diferenciada en las regiones, se requieren mecanismos de diálogo nacional y regional sobre el conflicto y la paz que podrían modelar un proceso democrático de inclusión que reconozca el impacto de la violencia en las regiones, busque una articulación entre las regiones y el centro, y siembre las bases para la inclusión en los mecanismos futuros de paz.

Lección 5

Gobierno y guerrilla necesitan reconocer lo que es posible y viable en las actuales circunstancias del conflicto.

Se han dado cambios en la correlación militar y política que había en 1998 cuando inició el proceso en el Caguán. Hoy posiblemente se requiere una agenda más restringida que aquella pactada como horizonte de dicha negociación. Pero así como no cabe una agenda maximalista, tampoco cabe una simple desmovilización y entrega de armas de parte de la guerrilla.

El reto será encontrar con realismo cuál es el tamaño de la paz que es posible hoy para parar el conflicto, sin tener que seguir pagando los costos de un conflicto degradado que afecta crecientemente a la sociedad. Como mínimo, se debe considerar temas que ya han sido reconocidos por el gobierno del Presidente Santos como prioridades, lo cual hace más factible avanzar en una agenda de reformas como base de una solución política al conflicto. Ellos incluyen los temas de Derechos Humanos, DIH y la crisis humanitaria que afecta ciertas regiones; la situación agraria, el problema de propiedad y el desarrollo rural; formas de abrir la participación política y social; y asuntos de verdad, justicia y reparación de las víctimas. Una agenda realista debe además abrir temas puntuales sobre cuándo y cómo acordar un cese al fuego, y, el desarme, desmovilización y reincorporación de los armados, lo que se llama en la literatura “D.D.R.”

Continúe leyendo este artículo en la página Web de la Universidad de los Andes o dando clic aquí.

 


•    Enlace para negrilla


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.