text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La sociedad capitalista: Deirdre McCloskey

      
La sociedad capitalista: Deirdre McCloskey
Deirdre McCloskey. Fuente: Uniandes.
Síguenos en nuestras redes sociales como Facebook y Twitter, y recibe las noticias más importantes del mundo universitario.
 
Visita nuestra sección noticias
 
 

Deirdre McCloskey es profesora distinguida de economía, historia, inglés y comunicación en la Universidad de Illinois en Chicago. Con su vida y sus ideas polémicas estuvo en la Universidad de los Andes presentando su tesis de que el capitalismo no solo es el sistema correcto para la sociedad sino que, en términos individuales, exalta aspectos como la identidad, el coraje e incluso el amor, además de una serie de valores.

A pesar de los contradictores que encuentra -sobre todo entre la izquierda, dice- ella, que se convirtió en mujer al cambiar de sexo hace 17 años, sostiene que "el mercado ha ayudado a liberar a las mujeres porque les da trabajo, así que ya no tienen que estar subordinadas".

Con el capitalismo, entonces, las mujeres lograron también la voz política, y con esta, el coraje. "Podemos hacer manifestaciones; la independencia que tenemos como mujeres de carrera nos da coraje político. El florecimiento de la mujer ha logrado el florecimiento de la sociedad americana", dice.

Y eso tiene que ver además con que a la par de esa liberación femenina, el capitalismo trae consigo el fortalecimiento de la identidad individual. "La identidad no es una elección. Es un hecho". Para McCloskey la libertad y la identidad están ligadas. Básicamente en el capitalismo se tiene la libertad de elegir y es tal la fuerza de esa libertad que no se puede renunciar a ella.

Entonces, según McCloskey, al capitalismo se le debe la libertad, la identidad y el coraje. Porque "el capitalismo es el entrenamiento de algunas virtudes": la templanza, la justicia, la prudencia, la fe, la esperanza y el amor.

Pero, ¿cómo es que el mundo de los mercados puede exaltar esas virtudes? Porque a la gente no le pagan si no demuestra su trabajo. Si no lo hace, lo despiden. Así que el pago, obliga.

Pero el trabajo podría hacerse aún sin esas virtudes...
Sí, se puede hacer mal el trabajo. La razón por la que no lo haces mal es porque tienes fe, tienes identidad, tienes amor por tus colegas, no quieres decepcionarlos, tienes el sentido de justicia que te dice que es inapropiado cobrar tu salario sin hacer lo que debes hacer. Ahí están las virtudes.

Si eso fuera así, si todos los capitalistas desarrolláramos esas virtudes, viviríamos en un mundo ideal...
Pero eso no pasa porque hay otras fuerzas como los gobiernos, que promueven la corrupción. Si pudiera cambiar algo del capitalismo, haría los gobiernos más pequeños, menos burócratas.

Entonces, ¿qué ha pasado en las sociedades no capitalistas? La gente se comporta peor en el socialismo que en el capitalismo. Y no hablo de un capitalismo perfecto, sino del capitalismo real, donde trabajo es trabajo y un dólar es un dólar. En el capitalismo todo es un trato. En el socialismo ellos fingen que trabajan y los otros fingen pagarles por ese trabajo. En el capitalismo los bienes provienen de la gente que quiere cuidar de su familia, hacerlos es una expresión de amor. Es maravilloso. En cambio, esperar a que el Estado nos de dinero es indigno.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.