text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Qué consecuencias sociales suscitó el caso Manatí?

      
desastre-natural-manati
Las redes sociales existen desde que el hombre vive en sociedad y han sido estudiadas por varias disciplinas Fuente: imagen suministrada
Entre 2010 y 2011, Colombia experimentó una de las más fuertes temporadas invernales de su historia: según la Alta Consejería para las Regiones y la Participación Ciudadana (ACRPC), las inundaciones ocasionaron 3.893.087 damnificados; en el departamento del Atlántico, la rotura del carreteable del Canal del Dique dejó 110.202 afectados en siete municipios.

Teniendo en cuenta que en los desastres naturales, además de las pérdidas materiales, los damnificados experimentan una ruptura de sus relaciones con vecinos, familiares y amigos, las cuales son fundamentales para enfrentar situaciones adversas, expertos han concluido que se hace necesario estudiar las relaciones o redes sociales que, en esos momentos de crisis, conforma esa comunidad social y económicamente vulnerable, para comprender sus procesos de reacomodación psicosocial e identificar sus estrategias de supervivencia, adaptación y superación frente a la adversidad; y que ese conocimiento permita el diseño e implementación de estrategias de intervención orientadas al fortalecimiento del bienestar de las comunidades afectadas.

Cabe señalar que las redes sociales son estructuras formadas por personas que interaccionan entre sí por algún tipo de parentesco, amistad o interés común. Existen desde que el hombre vive en sociedad y han sido estudiadas por varias disciplinas. La psicología social, por ejemplo, ha conocido que las personas, particularmente en situaciones de peligro o adversas acuden a sus redes con familiares y amigos para intercambiar información, recursos y afectos.

El Grupo de Investigación en Desarrollo Humano, (GIDHUM), con más de 20 años de experiencia en el estudio de las redes sociales en comunidades vulnerables, realizó una investigación que permitió diagnosticar qué pasó, desde el punto de vista afectivo, psicológico y cognitivo, con el tejido social de los habitantes del municipio de Manatí, sur del departamento del Atlántico, luego de experimentar el desastre invernal 2010-2011, con el propósito de diseñar acciones dirigidas a promover la recuperación psicosocial y el desarrollo comunitario
 

Resultados e impacto de la investigación

Se conoció la dinámica de las redes sociales en la comunidad estudiada: Sus habitantes vieron fracturadas sus relaciones con parientes, amigos y vecinos como consecuencia del desplazamiento de sus hogares a albergues y, frente a esto, conformaron nuevas relaciones para adaptarse a la nueva situación de convivencia. Estas nuevas relaciones se caracterizan por ser frágiles, de manera que la formación de lazos sociales es impulsada por las necesidades inmediatas, generando vínculos débiles entre los actores, lo cual conduce a un estado de crisis que pone en riesgo la inserción psicosocial de los individuos y sus posibilidades de afrontar el desastre y superar la adversidad.

El estudio concluyó que cualquier programa de recuperación de comunidades afectadas sólo será efectivo, independiente de las ayudas materiales recibidas, si se tienen en cuenta prácticas de intervención desde las redes que se han visto fracturadas por los desastres naturales, pues las condiciones de calamidad que estas enfrentan provocan un impacto psicosocial que altera todos los sistemas sociales en los que ellos están inscritos.

Con base en el diagnóstico realizado, se diseñó un programa de intervención psicosocial para trabajar con la comunidad el fortalecimiento del tejido social fracturado y, en ese sentido, generar su bienestar y empoderamiento. Las actividades se desarrollan en módulos, en los cuales se trabajan los siguientes aspectos:


1. Presentación de los resultados de la investigación.

2. Cohesión social y relaciones entre los miembros de la comunidad.

3. Identificación de los recursos de bienestar y apoyo disponibles, así como las estrategias de afrontamiento.

4. Autogeneración de recursos de bienestar para la superación de la adversidad.

5. Fortalecimiento de la percepción de apoyo social


El programa de intervención se ha puesto en práctica en Manatí, y se proyecta  implementar en otras comunidades afectadas por la ola invernal en el Atlántico 2010-2011 y por otros desastres naturales en el país

Los resultados de la investigación se ponen al servicio de la comunidad científica, organizaciones sociales y autoridades locales y nacionales para que sean útiles en la consolidación de políticas públicas efectivas en Colombia dirigidas a la recuperación comunitaria ante desastres naturales.

Los investigadores recomiendan al Estado:

1. Mayor rapidez y eficiencia en las soluciones requeridas por los habitantes damnificados de Manatí, que (después de 2 años y medio de ocurrido el desastre) viven aún en albergues

2. Mayor conciencia sobre la necesidad de estudiar y resolver las condiciones de desequilibrio psicoafectivo que se presentan después de un desastre, pues los estudios muestran que la ayuda material no es suficiente para el bienestar de las personas afectadas

Los resultados del estudio se han articulado a otras investigaciones en el tema de redes sociales y a la alianza internacional para el clima y el desarrollo CDKN: Climate & Development Knowledge Network.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.