text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El trabajo decente en Colombia aumentó en los últimos 4 años

      
Fuente: Archivo

Un conjunto de 15 indicadores, entre 18 definidos por el Manual de la OIT para medir el “Trabajo Decente” –trabajo productivo desarrollado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana– muestran avances en Colombia durante los últimos 4 años, que representan una mejora generalizada de la calidad del empleo.

 

Lee también
» El 29% de los colombianos piensa cambiar de trabajo en 2015

 


Esta es la principal conclusión del estudio “El Trabajo Decente en Colombia: 2010-2014” adelantado por el Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social de la Universidad Externado de Colombia, publicado en el Boletín número 15 de dicha unidad investigativa. El análisis cubrió a Bogotá, a las otras 12 principales ciudades y al Resto nacional, de acuerdo con la clasificación del DANE.



Tenemos salarios más altos, mayor participación femenina, más ocupación, más sindicalización y más personas adultas mayores que reciben una pensión; igualmente, han disminuido el desempleo, la inactividad de los jóvenes, el empleo precario, las largas jornadas de trabajo, la informalidad, la pobreza y los accidentes con desenlace mortal en el puesto de trabajo.



Hay indicadores que experimentaron mejoras más contundentes: los relacionados con la pobreza y el trabajo precario, y otros que progresaron más lentamente: segregación ocupacional y cobertura pensional, por ejemplo. Y aunque las mujeres ganaron terreno en el mercado laboral, estamos lejos de hablar de equidad.

 




Resultados más destacados



- La Tasa de ocupación aumentó 2.8 puntos porcentuales. Es decir, 2 millones 200 mil colombianos más pudieron tener un empleo. Sin embargo, la brecha de tasas entre sexos sigue elevada: 68.7% hombres vs 46.5% mujeres.



- La Tasa de desempleo mejoró. Al tiempo que aumentó la probabilidad de encontrar un empleo, disminuyó la proporción de la fuerza de trabajo en situación de paro, en 2.7 puntos porcentuales. La caída de la tasa de desempleo fue más pronunciada para las mujeres, aunque ellas en el primer semestre de 2014 seguían experimentando un desempleo mucho más alto, de 12.8% frente a 7.4% de los hombres.



- El número de jóvenes NINI (ni estudian, ni trabajan) se contrajo 2.4 puntos porcentuales. Las mujeres con una mejora más acentuada, aunque su exclusión de la formación y la vida productiva sigue siendo elevada, ya que casi un tercio de las jóvenes en edad de trabajo no estudia, ni ha tenido acceso al mercado laboral, frente al 12.2 % de los jóvenes varones.



- La informalidad se redujo, aunque sigue abarcando un 60% de la población ocupada. El descenso fue más rápido entre los hombres: la incidencia pasó de 63.3% a 59.5% mientras que para las mujeres pasó de 63.6% a 61%.



- La pobreza disminuyó. La proporción de personas ocupadas en hogares cuyos ingresos per cápita no alcanzan la línea de pobreza disminuyó 8.4 puntos porcentuales, de 28.4% a 20%. Los progresos fueron mayores para los hombres (- 9.2 puntos porcentuales) que entre las mujeres (-7 puntos porcentuales).



- Bajó la Tasa de asalariados con bajos ingresos. Se evidencia un incremento de los salarios y, en especial, una mejora relativa de los salarios de los trabajadores en el extremo inferior de la distribución de ingresos. El indicador se redujo en 2.6 puntos porcentuales, tanto en hombres como en mujeres.


- Horas de trabajo decente. El exceso de trabajo se presenta en menor proporción. El porcentaje de colombianos que trabajan más de 48 horas semanales bajó 2.5 puntos porcentuales. El porcentaje de hombres con jornada laboral excesiva es de 37.3% y el de las mujeres (22.5%).



- Trabajo que debería abolirse. El Trabajo infantil ha disminuido un punto porcentual, de 8.1% a 7.1%. Al no considerarse el trabajo productivo doméstico, es lógico que las cifras muestren proporcionalmente más varones trabajando (9.6%) que mujeres (4.2%). Asimismo, la disminución registrada favoreció casi exclusivamente a los primeros y muy pocos a las segundas.


- También bajó la Tasa de empleo precario, es decir, la proporción de trabajadores en riesgo de perder su empleo en plazos muy cortos disminuyó en 6.3 puntos porcentuales. El empleo precario afecta proporcionalmente más a las mujeres (31.9% vs 26.5% de los hombres). Además, las cifras muestran que la disminución de la precariedad en los últimos cuatro años fue mayor entre los hombres que entre las mujeres.


- Los índices de Segregación ocupacional según sexo, muestran avances en una más equitativa distribución de las ocupaciones entre género. A pesar de ello, las mejoras son lentas debido al carácter estructural de la división sexual del trabajo y de la jerarquía ocupacional. Así, el índice de Duncan se contrae de 56.2 a 55.3. Por su lado, la participación femenina en cargos directivos y gerenciales subió de 42.3% a 43%, a pesar de que todavía está por debajo de su participación en la fuerza laboral total que en 2014 fue de 46%.


- La evolución de la Tasa de accidentalidad laboral ha sido muy favorable: las muertes por millón de trabajadores han bajado sustancialmente de 7.6 a 5.4. Este índice no incluye información sobre mortalidad laboral de casi 13 millones de colombianos que trabajan como informales en condiciones menos seguras y saludables que sus homólogos formales. Se agrega que la tasa de accidentes entre los trabajadores formales subió de 6.2 a 6.7, lo que revela una disminución de la severidad de la accidentalidad a pesar de una leve alza en su frecuencia.


- Aumentó levemente el Índice de Seguridad social. El porcentaje de personas que han alcanzado la edad del retiro y recibe una pensión subió de 22.7% a 24.2%. Fundamentalmente, este progreso se dio solo entre las mujeres. Aun así, un 80% de las mujeres mayores de 57 años no devenga una pensión, situación compartida por el 70% de los hombres mayores de 62 años.


- La Tasa de sindicalización interrumpe su trayectoria descendente evidenciada a partir de la década de los 80 del siglo pasado y empieza lentamente, a crecer. La densidad sindical (ampliada) total subió de 2.3% a 4.2%. Entre la población ocupada potencialmente beneficiaria del derecho a sindicalizarse (versión estrecha) el crecimiento fue un poco mayor, de 6.5% a 9.2%.



- Tasa de cobertura de la negociación colectiva (incluye a los asalariados del sector privado beneficiarios de convenciones, pactos y contratos sindicales en Colombia en 2011 y 2013. También este indicador muestra una leve mejora, de 5,4% a 6,3%. Hay que resaltar la expedición del Decreto 1092 de 2012 que reguló este derecho de los empleados públicos. En 2013 se firmaron 200 acuerdos colectivos que beneficiaron a 359.012 funcionarios.



En presencia del Viceministro de Empleo y Pensiones del Ministerio de Trabajo de Colombia, Juan Carlos Cortés, y luego de las palabras de bienvenida del director del Departamento, Emilio Carrasco, el director del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social e investigador principal, Stefano Farné, presentará la investigación “Indicadores de Trabajo Decente y su evolución 2010-2014”, analizará las razones de la evolución positiva en el país y explicará por qué a pesar de los datos favorables, el sector debe mantenerse alerta, en la medida en que se aproximan realidades económicas locales que pueden neutralizar los resultados en esta materia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.